Se encuentra usted aquí

Pedro Aznar: 35 años de contemplación y resonancia

Pedro Aznar: 35 años de contemplación y resonancia

Celebrando en un ambiente íntimo
Pedro Aznar: 35 años de contemplación y resonancia

Teatro Teletón, 7 de diciembre de 2017

La presencia de Pedro Aznar en Chile ya es algo común, aunque en esta oportunidad el lapso desde su visita anterior fue mayor de lo habitual. Así que, exactamente, el concierto que realizó anoche el músico argentino en Santiago fue la respuesta a esta espera: “Resonancia”, el espectáculo que sintetiza sus 35 años de variada carrera solista, resumida en un show de más de 2 horas de duración. 

¿Cuál son las diferencias y/o novedades en relación con los anteriores conciertos en nuestro país? Muchas. Se trata de un concierto en perfecto orden cronológico, desde su disco debut en 1982 hasta sus nuevas creaciones. Y es aquí donde está la principal gracia: en esta ocasión, Aznar interpretó canciones que no toca habitualmente, con una banda compacta y muy efectivo en cuanto a sonido, cohesión e interpretación, formada por Julián Semprini en batería, el percusionista Alejandro Oliva, Coqui Ortiz en las guitarras y el tecladista Federico Arreseygor. 

En concreto, el foco principal del espectáculo, más allá de los músicos y de la figura del propio Aznar (quien dialogó empática pero brevemente con la audiencia) estuvo en su obra: esta especie de viaje en el tiempo permite apreciar la evolución del buen Pedro en su manera de componer, desde sus influencias principalmente jazzísticas de la primera época (por cierto, como consecuencia de Serú Girán y de su paso por el grupo de Pat Metheny) y el inmenso influjo de Jaco Pastorius en la forma de ejecutar el bajo, hasta la asimilación y aprendizaje de diversos estilos que le han permitido crear un sonido representativo e inconfundible. 

Otro punto a favor estuvo en el recinto elegido, el Teatro Teletón: evidentemente la propuesta del show requiere de un ambiente más íntimo, en que se pueda escuchar con atención y el público también lo entendió así, apreciando y disfrutando con cada detalle. Esta vez, el fervor de oportunidades anteriores quedó en segundo plano. 

¿Los mejores momentos? Creo que esta apreciación se remite a los temas que habitualmente no están en sus setlist, como ‘Conduciendo una Locomotora’ (que abrió el concierto), ‘Septiembre’ (la maravillosa versión de la obra de Ivan Lins), las tremendas ‘Al Dolor de mi Gente’ y ‘Si no oigo a mi corazón’ (donde Pedro demostró nuevamente su talento como vocalista) o la musicalización del poema de Jorge Luis Borges, ‘Caja de Música’. Todo estuvo cargado de emotividad y mística. Por cierto también hubo lugar para los clásicos infaltables, como ‘A Primera Vista’, ‘Parte de Volar’ o ‘Amor de Juventud’. 

Resonancia y contemplación (para citar ese gran disco de 1985) son los conceptos que – creo – mejor sintetizan este espectáculo: un gran corolario para 35 años de carrera y un hito para proyectar los siguientes. 

Emilio Garrido R.
Fotos: Juan Pablo Maralla

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Galeria Pedro Aznar Pedro Aznar - Resonancia 35 Años 1 mes 1 semana
Novedades Pedro Aznar Pedro Aznar regresa a Chile con su gira “Resonancia” 4 meses 3 días
Shows Pedro Aznar Pedro Aznar: A contraluz…sin perder el rumbo 1 año 1 mes
Novedades Pedro Aznar Pedro Aznar presenta “Contraluz” en gira por Chile 1 año 2 meses
Artículos Charly García Seis colaboraciones de Charly García para tomar en cuenta 1 año 2 meses