Se encuentra usted aquí

LOVEDRIVE

LOVEDRIVE

¡Una clase con la historia, una historia con clase!
LOVEDRIVE

Domingo 16 de Junio de 2013
Casino Monticello

 


Casi tan inesperada como la noticia de que el legendario héroe de la guitarra alemán Michael Schenker por fin tocaría por primera vez en Chile, era el lugar donde se realizaría el show, el Casino Monticello ubicado cerca de Rancagua. Lo cierto es que los afiches y banners promocionales indicaban la presencia de “Lovedrive”, una banda formada por Michael, Herman Rarebell, Francis Bucholz, Doogie White y Uli Jon Roth. Eso llamaba la atención, ¿Schenker y Roth tocando juntos en la misma banda y compartiendo el rol estelar de primera guitarra? Muy raro por decir lo menos, pues ambos guitarristas han desarrollado casi toda su carrera en solitario.

Pronto las dudas se disiparían cuando a las 20.30 de la noche, Ulrich Roth, más conocido como Uli Jon Roth y su grupo se tomaron el escenario (con la participación de Wayne Findlay de la banda de Schenker en teclados). Con su legendario y habitual look hippie de los setenta, el gran guitarrista germano citado como una de las mayores influencias para el metal neo clásico, dio una impresionante demostración de su estilo único y personal donde el blues, el jazz y la música clásica están al servicio del Hard Rock sonando con una fluidez y dinamismo lleno de magia extraídos de esos acordes celestiales de la “Sky Guitar”. Una banda muy sólida, con una muy buena base rítmica, más el aporte de una segunda guitarra y voz, todo con un sonido realmente impecable, limpio y cristalino, que permitieron disfrutar de un show de nada menos que noventa minutos de duración, donde Uli nos recordó que ya han pasado cuarenta años desde que el formó parte de Scorpions y que iban a tocar algunas canciones de esa maravillosa época.

Y así se despacharon tremendas versiones de temas como ‘Sails of charon’ (gran influencia para Testament que incluso grabó un gran cover de este tema), y ‘Far away’ con unas guitarras gemelas realmente impresionantes. Entre canción y canción Uli Roth hacía unos pequeños interludios de guitarra limpia donde el silencio era absoluto, todos absortos con el hechicero de las seis cuerdas. Ni hablar cuando tocaron la inmensa ‘All along the watchtower’ cantada de gran forma por Uli, tema original de Bob Dylan, pero que popularizó Jimi Hendrix y que Uli indicó que harían una versión basada en la interpretación de Hendrix (con quien Roth tenía una conexión directa, pues su mujer Monika había sido la novia de Hendrix al momento de su muerte). Casi sin darnos cuenta, ya estábamos en los bises y para ello, hubo un enroque en la sección rítmica y subieron al escenario Herman Rarebell en batería y Francis Bucholz en bajo para rematar la actuación con una soberbia ‘In trance’ de los Scorpions, cantada a todo pulmón por los cerca de 200 asistentes. Sin duda tener la oportunidad de ver un show completo de este único y legendario guitarrista por primera vez en Chile, cuyo sonido permanece inoxidable en el tiempo, fue un regalo adicional que los fans supieron apreciar y agradecer.

Luego de unos minutos, a las 22.30 horas era el turno de la banda de Michael Schenker. El telón de fondo con la imagen del icónico guitarrista, decía “Temple of Rock & Lovedrive World Tour” por lo que esta noche escucharíamos canciones de Scorpions, UFO, MSG y material solista del hermano menor de Rudolf Schenker. De pronto, detrás de los amplificadores apareció Michael haciendo sonar su legendaria “Flyng V” (que en la actualidad son de marca Dean, no Gibson), e inmediatamente corrió al borde del escenario a chocar las manos de los fans. El arranque fue apoteósico precisamente con la canción ‘Lovedrive’ que la da título al álbum de 1979 de Scorpions. Wayne Findlay en teclados y segunda guitarra, Herman Rarebell y Francis Bucholz, en batería y bajo y Doogie White en voz, son los músicos que acompañan a Michael en la actualidad y la banda suena muy poderosa y afiatada, como quedó demostrado en la furiosa ‘Another piece of meat’ también clásico de Scorpions. Entonces Doggie White nos pregunta si conocemos a Graham Bonnet y se despachan una tremenda ‘Assault attack” de MSG, del gran álbum del mismo nombre de 1982, para seguir con otra genial del MSG ‘Armed and ready’ del disco de 1980. ¡Un inicio sencillamente aplastante!

La primera instrumental de la noche llegó con ‘Into the arena’ también del disco de 1980, donde Michael Schenker, como toda la noche, mostró toda su grandeza como guitar heroe con su clásica postura agazapada, apoyando sus maravillosas guitarras en su muslo. El tipo no tiene una técnica de los mil demonios como John Petrucci ni la velocidad de la luz como Yngwie Malmsteen, pero su digitación es tan exquisitamente limpia y sus melodías tienen un buen gusto innato, soberbio y sublime, que lo hacen un músico legendariamente admirado no sólo por los fans sino por muchísimos músicos destacados, y esta noche por fin lo teníamos aquí directo frente a nuestros ojos en un lugar muy íntimo y de excelente acústica para disfrutar de toda su magia.

Demostrando todas su tablas, Doogie White, el último cantante de Rainbow (que tuvo una gran actuación), apenas se inició el show, llamó a toda la gente de la orillas laterales a que se pusieran al aborde del escenario, todos de pie y saltando (el auditorio tenía butacas), para vivir el Hard Rock y el Metal como se debe, con euforia y pasión, transpirando la camiseta. La noche siguió desgranando grandeza musical con joyas como ‘Attack of the mad axeman’ un temazo autobiográfico, que nos muestra a un Schenker en gran forma musical, muy delgado físicamente, pero dejando atrás completamente sus horas oscuras de hace algunos años donde pasó por muchos problemas personales, financieros y de adicciones, pero todo eso quedó atrás y hoy el maestro Schenker está de vuelta con todo. Incluso, tuvimos el privilegio de escuchar una canción nueva, que vendrá en el próximo álbum de Michael Schenker titulado “Bridge The Gap” (algo así como “Cerrar la Brecha”, gran título auto-referente me imagino), y que saldrá en noviembre. Si no escuché mal, el nuevo tema se llama ‘Horizons’ y es un temazo muy potente y con un lead guitar sencillamente impresionante de Schenker.

Luego vinieron las sentidas palabras de Doogie White para homenajear al gran Ronnie James Dio y es que a tres años de su muerte, su presencia aún se extraña en el alma. El tema elegido fue la tremenda ‘Before the devil know you’re dead’ del último disco “Temple of Rock”. Acto seguido Doogie dijo que toda gran banda de Rock necesita una gran base rítmica y presentó a Herman Rarebell y Francis Bucholz, quienes no son unos virtuosos, pero juntos son dinamita y tienen un peso y prestancia alucinante, por lo que eternamente serán recordados como la base rítmica icónica de Scorpions. A pesar de los años, estos veteranos siguen en plena forma musical y sobre todo Bucholz luce como un auténtico rockstar. ‘Coast to coast’ de Scorpions fue otro de esos momentos sublimes y a pesar de ser una instrumental, los fans acompañaron con sus voces las finas melodías de guitarra.

Entonces Schenker sacó la enésima Flyng V de la noche, esta vez con la portada de “Strangers of the Night” y el logo de UFO, signo inequívoco que se vendrían los clásicos de UFO a continuación con las festivas ‘Only you can rock me’ (del álbum “Obsession” de 1978), ‘Too hot to hadle’ y ‘Lights out’ (ambas del álbum “Lights Out” de 1977). El tiempo había volado y ya estábamos en los bises donde cayeron la gran balada ‘Holiday’ (con notable solo de Schenker) y ese himno universal que es ‘Rock you like a hurricane’ donde el solo de guitarra lo hizo Wayne Findlay (y que justifican su presencia en el set pues esas canciones fueron grabadas por Bucholz y Rarebell y este último participó en la composición), para rematar la gloriosa velada con una extensa versión de ‘Rock bottom’ de UFO (de su álbum ‘Phenomenon’ de 1974), con un largo e inspirado solo de Michael Schenker. Lamentablemente no estuvo en el set ‘Doctor, doctor’, ese otro gran clásico de UFO (y que utiliza Iron maiden como intro de sus conciertos), pero tras 90 minutos de actuación (y tres horas totales sumando el show de Uli Jon Roth), sólo quedaba dar las gracias por haber tenido la oportunidad de saldar otra deuda con la historia, con dos guitarristas que han sido absolutamente vitales para influenciar a muchísimos otros músicos. Sin duda, una noche inolvidable, de esas que se recuerdan por siempre, hasta la eternidad.

Cristián Pavez
 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Discos Michael Schenker Fest Resurrection 1 mes 2 semanas
Videos Michael Schenker's Temple of Rock Communion 2 años 5 meses
Novedades Michael Schenker editará material inédito 3 años 4 meses
Discos Michael Schenkers Temple Of Rock Bridge the Gap 4 años 5 meses
Novedades Ganadores entradas LOVEDRIVE 4 años 11 meses