Se encuentra usted aquí

La Renga: Oda a la fidelidad

La Renga: Oda a la fidelidad

Un nuevo banquete convocó a los fanáticos chilenos
La Renga: Oda a la fidelidad

Sábado 14 de enero, 2017
Polideportivo del Estadio Nacional, Santiago

Fidelidad es el concepto de la noche. Fidelidad de la muchedumbre renguera que se reunió una vez más para consagrar el poder del rock como fuerza colectiva. Su fanaticada ha seguido por tantos y tantos años a la banda en su ya larga carrera, y el fuego no se apaga, y el banquete sigue allí servido, para goce de este pueblo multinacional. Porque, como tantas veces, la estridencia acompaña el abrazo y el brindis en que chilenos y argentinos celebran no ser más que multitud que disfruta el momento. Fidelidad de ir y casi repletar el Polideportivo del Estadio Nacional, para convertirlo en una caldera de pasión y fraternidad. ¿5.000, 6.000 personas? Las cifras son sólo un dato. Estar ahí para vivirlo es la única verdad.

Fidelidad de la banda que, con la disculpa de presentar otra vez “Pesados vestigios”, disco de 2014, se las arregla para ofrecer un show intenso, armado a la medida de la memoria emotiva del pueblo renguero. El setlist era afilado, con 27 canciones que rara vez bajaron la intensidad. Casi no hubo espacios para el descanso o el pulso reposado. Rock and roll de acelerador a fondo, fidelidad al deseo de aumentar las revoluciones. Mucho tema clásico (que La Renga tiene para tocar cuatro horas seguidas si quisiera), con una muy medida presencia de temas nuevos. Abrieron con ‘Corazón fugitivo’, que confirma la capacidad indefinida de Chizzo para sacar riffs de la manga. Sonó el muy sentido ‘San Miguel’ y poco más de la placa 2014.

Fidelidad de presentarse en un formato flexible, que iba desde el poderoso power trío basal (Chizzo, Tete y Tanque) hasta sumar la contundente presencia de Manu en saxo y armónica. A eso hay que agregar los bronces de Marcelo, Leandro y Cristián, que se unieron en varios de los temas, multiplicando la potencia del “maldito rock”.

Fidelidad irrenunciable a esa masa que anhela escuchar canciones con las cuales se vive, se crece y se envejece. No sólo con ‘El twist del pibe’, ‘Panic Show’ o “A tu lado”. Se escarbó en lo profundo del recuerdo para salir a tocar ‘Oportunidad oportuna’, ‘Bailando en una pata’ o ‘Luciendo mi saquito blusero’, como si el recital fuera un ejercicio para medir qué tanto sabe el público de esas viejas letras nacidas en el barrio Mataderos, en Buenos Aires.

Fidelidad confirmada cuando todos cantan al unísono cada una de las estrofas. Las recientes, las habituales, las que se creían olvidadas, las que nunca se dejan de cantar. Fidelidad de hacer que el concierto tenga aires de ritual, de reencuentro de viejas amistades y nacimiento de complicidades cargadas de futuro.

Fidelidad de no emitir reclamos porque faltó tal o cual tema. Lealtad de darle cancha al grupo para que se de, una vez más, el lujo de dejar fuera ciertos clásicos que casi ni se extrañaron. Fidelidad de no esperar más temas de “Pesados Vestigios”, que podrían haber sonado perfectamente sin alterar el ritmo de la presentación.

Fidelidad al rock, en definitiva, con todo lo habitual, con el placer de saberse ciertos ritos de memoria, para esperarlo, para cumplirlos, para saber que esta noche una vez más fue redonda, intensa y luminosa. ‘Hablando de la libertad’ cierra este festín, este eterno reencuentro de lealtades: una banda que no para, un público inclaudicable que los sigue hasta su propia eternidad, y el rock and roll, como siempre, desvelando al vecindario.

Pablo Padilla Rubio
Fotos: Peter Haupt

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Galeria La Renga La Renga 2 meses 1 semana
Novedades La Renga Comienza la venta de entradas para retorno de La Renga en Chile 3 meses 4 semanas
Novedades La Renga La Renga volverá a Chile a principios del 2017 6 meses 2 horas
Novedades La Renga La Renga: Falleció Raúl Dilelio, uno de sus fundadores 11 meses 4 semanas
Novedades Mira el primer avance de "Cemento: El documental" 1 año 5 días