Se encuentra usted aquí

Foo Fighters: El segundo debut

Foo Fighters: El segundo debut

Un regreso que cumplió las expectativas
Foo Fighters: El segundo debut

15 de enero, 2015
Pista Atlética del Estadio Nacional

Pese a que, hace casi tres años, Foo Fighters ya había pisado suelo chileno en Lollapalooza, frente a unas 50 mil personas, lo de anoche en la Pista Atlética tuvo marcados ribetes de debut, casi obviando la experiencia anterior en Santiago. La razón era simple: por primera vez el conjunto de Dave Grohl llegó con toda la infraestructura que usualmente presenta a nivel mundial, realizando el show por el que se le conoce alrededor del globo. Casi tres horas de duración, en un escenario que incluía pantallas LED, un escenario en forma de T, un sonido de alta calidad y una banda en el tope de su performance.

Pero hubo una razón más allá de lo técnico que convirtió a este concierto en una experiencia que superó lo meramente racional: el protagonismo del público. Más de alguna vez, hasta el mismo cumpleañero se vio opacado por la fuerza con que la gente cantaba, ya fuese en los coros de sus canciones como en los cánticos chauvinistas. Y todos saben que es difícil hacer callar a Dave Grohl. Esto, facilitado por un repertorio de puros éxitos, con solo tres canciones del nuevo álbum, “Sonic Highways”. Ni el más novato podía dejar de reconocer los temas.

Antes de esto, habían pasado Los Mox!, a eso de las siete de la tarde, con un público que recién estaba llegando al recinto ñuñoíno. Más tarde, Kaiser Chiefs, con un set de poco más de cuarenta minutos, revisitaron varios hits: ‘Everyday I Love You Less and Less’, ‘Everything Is Average Nowadays’, la coreada ‘Ruby’, y hasta un cover de ‘Pinball Wizard’ de The Who, mientras el mismo Ricky Wilson, vocalista del grupo, se encargaba de calentar los ánimos para ver a Foo Fighters.

Apenas anocheció, Dave Grohl subió al escenario corriendo por la plataforma sin presentación ni fanfarria, al igual que Taylor Hawkins, Pat Smear, Nate Mendel y Chris Shifflett. De ese minuto en adelante, la fiesta se desató, comenzando con ‘This Is a Call’, y pasando por ‘Learn to Fly’ (tras el saludo de los fans al ex Nirvana, que cumplió 46 años el pasado 14 de enero), ‘Arlandria’ (donde Grohl ya mencionaba que este era “el público más loco que había visto”), ‘The Pretender’, la épica ‘My Hero’, ‘I’ll Stick Around’ e ‘In the Clear’, el primer corte incluido de “Sonic Highways”.

Tras ello, vino un extenso intercambio entre los asistentes y Grohl: a medida que el pelilargo presentaba a cada uno de los miembros de la banda, los fanáticos gritaban y exigían a cambio un solo. Comenzó con Shifflett, pasó por Nate Mendel, quien se negaba inicialmente, pero interpretó algo de ‘Another One Bites the Dust’ de Queen, el tecladista Rami Jaffee, y Pat Smear, que muy en su estética punk, no hizo un solo sino que, en un momento para la memoria, rompió la guitarra. Y al final, Grohl, que tocó un extracto de ‘Blackbird’ de The Beatles, coreada como cualquier otra canción de los Foos.

Pasó ‘Cold Day in the Sun’, y el inicio de ‘Big me’, en que otra vez el líder del grupo se dirigió a la gente diciendo “ustedes cantan todas las canciones antes que yo”, seguido por un “olé olé”, de parte del público, y finalizando con un “déjenme tocar la canción”. Estos intercambios fueron numerosos y mantuvieron el ánimo en alto durante toda la jornada.

Después, con Grohl en la plataforma, guitarra acústica en mano, se dio inicio a una sección acústica que pasó por ‘Skin and Bones’, ‘Wheels’, y el comienzo de ‘Times Like These’, donde se unió al resto del conjunto en un círculo que rotaba en el medio del escenario. Pasaron a los covers: ‘School's Out’ (Alice Cooper), ‘Ain't Talkin' 'bout Love’ (Van Halen), ‘Miss You’ (The Rolling Stones), ‘Stiff Competition’ (Cheap Trick) y Under pressure (David Bowie y Queen). En ese tramo, la fanaticada se vio complacida por la cercanía física de los músicos (“¡no lo puedo creer! ¡Dave Grohl existe!”, gritaba una fan).

Cerca del final, llegó la poderosa ‘All My Life’, que desató al público en furor, para seguir con ‘These Days’, ‘Outside’ y la ineludible ‘Best of You’, en que un emocionado Grohl concluía “gracias por ser el mejor público en la primera noche de nuestras giras”. Para terminar, llegaría ‘Everlong’, con la que culminó un show de dos horas y cincuenta minutos, muy generoso en su entrega, con un cariño notable de los fans a Foo Fighters y con sonrisas por doquier. “Espero verlos otra vez”, mencionaba Grohl, sin promesa de regreso, pero dejando para la memoria un concierto abundante en canciones entrañables, carisma y admiración mutua.

María de los Ángeles Cerda

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado