Se encuentra usted aquí

Cumbre del Rock Chileno: Todos juntos

Cumbre del Rock Chileno: Todos juntos

La buena salud de nuestra música popular
Cumbre del Rock Chileno: Todos juntos

Sábado 27 de enero, 2018
Club Hípico

Se pronosticaba un calor abrasador, hubo bajas hasta última hora en el cartel, y durante su realización diversas desinteligencias en la organización atrasaron todo el festival. Sin embargo, la edición 2018 de la Cumbre del Rock Chileno+ (con ese simbólico signo de adición al final) fue un espacio único para el goce de parte de lo mejor de nuestra música popular. Se dijo de todo show tras show. La inclusión de Quilapayún, Banda Conmoción, Portavoz o las chicas pop (Camila Gallardo, Denise Rosenthal, María Colores, Supernova) sumaron mucho, algo que todos los músicos rescataban cada vez que podían en sus presentaciones. Los cuatro escenarios desplegados en el Club Hípico sonaron a gran nivel, haciendo de la experiencia algo gratificante. Si bien los protagonistas de la jornada eran Los Jaivas, hubo varias presentaciones que significaron muchísimo para nuestra historia musical, como el de Alain Johannes –ya repatriado- o Cecilia, ovacionada y recibiendo en vida y arriba de un escenario los honores que se merece. El resumen es claro y alentador: tenemos muy buenos músicos y con shows de calidad profesional, que pueden pararse en cualquier escenario; también, hay que sacar varias lecciones en cuanto a producción, con muchas cosas a mejorar (puntos de acceso, sombra, agua y comida) para que tanto músicos, medios y público puedan disfrutar a pleno y sin contratiempos la maratónica jornada que, a pesar de su nombre, tuvo representantes de varios estilos. Porque, al final, como dice una conocida canción, “para qué vivir tan separados”.   

ESCENARIO JORGE GONZÁLEZ

El Cruce

A las 13:25 hrs., El Cruce tuvo la difícil misión de abrir la versión 2018 de la Cumbre, pero la banda liderada por Felipe Toro supo conquistar la desafiante situación desde el comienzo. El arranque con su excelente single de regreso ‘Santiago de Chile’, rápidamente captó las miradas de quienes llegaron más temprano. Entre un repertorio clásico (‘Chinita y yo’, ‘Me gustan todas’) y nuevo (‘El almacén de mi vecino’) el show de El Cruce fue sólido, destacando momentos como la sesión de bronces a lo Blood, Sweat & Tears para ‘La gata’ y el espaldarazo de apoyo a Álvaro Henríquez.

Crisálida

Con poderío, Crisálida salió al escenario para deslumbrar con el carisma y calidad sonora de su show, apoderándose de él rápidamente gracias a su propuesta de metal progresivo melódico. La banda tuvo varias sorpresas, como tener de invitada a la tremenda Arlette Jequier (ex Fulano y Mediabanda) y estrenar un nuevo tema. Cinthia Santibañez, como siempre, se lució con su carismático e inspirado canto, reforzado con la ayuda de sus virtuosos compañeros.

Electrodomésticos

“Hay mucho calor… y amor a la música”, parafraseó Carlos Cabezas durante la presentación de Electrodomésticos. Sin especular, aprovecharon el escenario para mostrar las canciones de su último disco “Ex la humanidad”, más la clásica ‘El frío misterio” para complacer a los fanáticos que se acercaron a ver el show. Los jóvenes músicos que hoy integran la banda se muestran cada vez más afiatados y funcionales a la propuesta que ha desarrollado la legendaria banda, destacando cada uno en su instrumento (mención especial a Valentín Trujillo en crear todo el universo sonoro de electrónica moderna e inquietante). 

Portavoz

Lo de Portavoz no es nuevo, pero desde la trinchera del rock es posible que siga sorprendiéndonos. Su show siempre es sinónimo de alta convocatoria, colaboraciones con otros MCs, ácidos discursos de crítica social y una calidad al micrófono de excelencia. Momentos como el apoyo al machi Celestino Córdova (con rapeo en mapudungún) y coro del público en ‘Rap con R de revolución’ –un clásico a esta altura- confirman porqué es la cara visible de una exitosa generación de raperos surgidos al margen de la industria del establishment.

López

La banda del carismático Álvaro López y su hermano Gonzalo, ex bajista de Los Bunkers, daba su segundo show en el festival con altas expectativas. Un repertorio con canciones exclusivas de la agrupación como ‘Tanto di’ y ‘Me voy’, fueron suficientes para mantener la atención de una fiel fanaticada, en base a un formato clásico de pop rock de tinte electroacústico. La agrupación que también componen Diego Fuchlocher y Martín Benavides, realizó un show que pudo tener más fuerza o momentos de matices, pero la apuesta de tocar un repertorio 100% original siempre será considerada.

Gepe

El amor a la cultura folclórica en todas sus aristas, y hasta las experimentaciones con el reggaetón, la bachata y el indie rock, son la muestra de la versatilidad del compositor sanmiguelino. Esta mezcla urbana y de raíz que siempre vuelve universal en sus conciertos –con sus bailarinas, visuales e invitados especiales- han expandido el espectro de su propuesta musical. Una fiesta de poesía y goce, sin olvidar los audiovisuales que complementaron una presentación de muy alta calidad.

Chancho En Piedra

Una vez más, Chancho en Piedra deja en evidencia lo que son: una de las bandas más importantes de la historia de Chile. Canciones clásicas e inmortales, inclusión de covers y temas de su última entrega, cerraron una presentación con altos momentos para el recuerdo, como la versión de ‘El impostor’ con Mauricio Pinilla, ‘Sinfonía de cuna’ en homenaje a Nicanor Parra, el mosh más grande de la noche en ‘Historias de amor y condón’, y el brillante cierre con ‘Locura espacial’. ¿Algún día recibirán el premio al ícono del rock chileno? A nivel de convocatoria y lo que ocurre en sus shows, lo de los marranos es único y más que merecedores de aquel reconocimiento.

Javiera & Ángel Parra

El legado y respeto existente a la transgresora imagen de Violeta Parra dicta la obligación familiar de homenajear su transcendental figura en la música chilena y latinoamericana. Ángel y Javiera, sin pretensiones y solo con amor, dedicaron su espacio a la memoria de su abuela, con la colaboración constante de Álvaro López en diferentes temas. Respetuoso, folclórico, totalmente alegre en su memoria, y con el talento carasterístico del linaje Parra, los nietos de nuestra matriarca mayor de la música popular, revivieron para un amplio margen de público, canciones que ya son patrimonio de nuestro cancionero popular.

ESCENARIO GATO ALQUINTA

Weichafe

El power trío cerraba en la Cumbre una mini gira por el cono sur antes de regresar a México. Por esta razón, la presentación debía ser un golpe energético de rock n’ roll desde el comienzo. Un show con momentos altamente destacables como la versión de ‘La conquistada’ en homenaje a Los Jaivas (tal como hicieron el año pasado con ‘Déjate caer’ y ‘Estrechez de corazón’), y tocar junto a un fanático ‘El rock del Poncho’ llevando cada vez a un siguiente nivel eso de “yo soy Weichafe”. La relación de la banda con su público es única en Chile y ya cualquiera la quisiera.

Alain Johannes Trío

La presentación de Alain en la Cumbre es ya la prueba definitiva para poder llamarlo, sin culpa ni error, uno de nuestros compositores nacionales más exitosos. Junto a los hermanos Foncea –Felo en teclados, y Cote en batería- dieron rienda suelta a un setlist poderoso, recordando los temas de Eleven y robusteciendo sus temas solistas. Pasando de la guitarra eléctrica a su clásica cigar box, Johannes fue uno de los puntos altos de la fiesta de sábado por la tarde.  

We Are The Grand

El grupo relevación del pop rock nacional participó por segunda vez consecutiva en la Cumbre. En esta ocasión, aprovecharon el escenario para brindar momentos de unidad y hacer saltar a la gente que llegó a verlos. Su vocalista, Sebastián Gallardo, habló de la violencia e intolerancia que se vive en el mundo y cómo podríamos detenerla, para dar paso al cover de ‘Mi casa en el árbol’ de Jorge González, en una versión que demostró sensibilidad y respeto al compositor. Mucha gratitud de parte de la banda, y alegría respecto al recibimiento de su público.

Cecilia

Cecilia Pantoja, o simplemente “La incomparable”, sorprendió desde el anuncio de su participación. Nuestra primera colérica desafió el tiempo, el clima, su salud y su edad, y se presentó acompañada con una banda de lujo, donde destacaba la presencia de Carlos Corales en guitarra. Una serie de invitados la acompañaron en su canto que ya no posee la vitalidad de antaño, pero que aún conserva sus altos característicos. Javiera Parra, Rulo, Álvaro López, Don Rorro, Ana Tijoux y Denisse Malebrán acompañaron a la de Tomé en ‘Compromiso’, ‘Dilo Calladito’, ‘Serénate’, ‘Puré de papas’, ‘Aleluya’, y ‘Baño de mar a medianoche’, respectivamente.  “La incomparable es para siempre”, decía un lienzo desplegado en el público que repletó ese espacio de la explanada del Club Hípico, coreó todas las canciones y la despedía entre vítores y aplauso cerrado. Cecilia, a medio caminar hacia la salida, se detiene, observa la ovación, pide micrófono y dice “gracias, me voy con esto”, desatando algunas lágrimas entre los presentes. Tu canción nunca callará, Cecilia.

Sinergia

La irreverencia del metal pájaro se tomó nuevamente la Cumbre. Son pocos los grupos que apenas se suben al escenario logran una reacción tan recíproca y pasional, y Sinergia sin duda son uno de ellos. Uniformados con sus overoles rojos, se aseguraron de hacer de la noche un espacio para celebrar y desatar el desorden de los asistentes en la cancha. Mención honrosa a la colaboración de Denise de Aguaturbia para dar vida a una más que peculiar versión de su ya clásica ‘Amor Alternativo’. Más freak (y ñoño) imposible.

ESCENARIO VICTOR JARA

Dixon

La banda oriunda de San Felipe fue la segunda en presentarse en este escenario para mostrar sin temor su propuesta musical, mezcla de blues y rock alternativo que se llenaban de texturas gracias a las sensuales notas de la saxofonista Medelayn. A esa hora de la tarde, un momento alto fue cuando tocaron el cover ‘Te vas’ de Américo en clave punk rock, finalizando así su show con una buena aprobación del público presente.

Rulo

“Esto es como vals-funky-psico-judeo-cuequero”, menciona Rulo en una entrevista al recordar lo que un colega le dijo de su estilo musical cuando estrenó su disco solista “Vendaval”. Es este trabajo el que mostró el también bajista de Los Tetas en la Cumbre, lleno de mixturas y colores que tienen su esencia en la música de raíz y la canción cebolla, sin abandonar las armonías y el flow que siempre lo han acompañado. El público cantó, bailó al ritmo de las cadencias de canciones como ‘Tu misterio’, ‘Pájaro vagabundo’, ‘Te veré en la oscuridad’ o ‘Veleidosa’.

Kuervos Del Sur

El cariño de sus fanáticos siempre ha sido esencial para las tocatas de Kuervos del Sur, dejándolos como los protagonistas de su propia historia, escrita con sudor, paciencia y mucho trabajo. “El Vuelo del Pillán” y “Porvenir” fueron revisitados con canciones como ‘Cenizas’, ‘Anciano sol’, ‘Los cometas’ y ‘El vuelo’, que fueron cantadas por todos, en la tercera tocata al hilo de los de Curicó, luego de telonear a Attaque 77 y presentarse en el festival Rock en Río Itata. Potencia, intensidad y cariño mutuo.

Lucybell

Siempre enfocados en el detalle de los efectos y las bases oníricas, Lucybell cumplió con su dosis de nostalgia noventera, pero también actualizando su poderoso setlist con temas de su último disco, “Magnético”. La inconfundible voz sensual de Claudio, y la parte instrumental de sus compañeros, completaron la efectiva fórmula del grupo, en una deslumbrante performance marcada por la preparación profesional de su sonido en vivo.

Fiskales Ad-Hok

“Siempre habíamos querido estar en la Cumbre… de la callampa”, disparó el siempre mordaz Álvaro España en medio de la presentación de Fiskales. La gente se agolpaba para ver a la histórica banda punk, y creaba los huracanes humanos a su paso. España, aunque a ratos se le va la voz, mantiene intacta la misma energía de sus inicios, saltando, puteando y encarando. El coro y pogo masivo de ‘Lorea Elvis’, ‘No estar aquí’ o ‘Cóndor’ fueron de los más álgidos en este escenario.

Lanza Internacional

Uno de los debuts esperados de esta Cumbre. El proyecto conformado por los hermanos Durán, ex guitarristas y compositores de Los Bunkers, dieron una muestra de música bailable que no paró de sorprender. Muy afiatados y con un show pulcro que sonó increíble, Lanza Internacional presentó sus nuevas canciones, potentes y pegajosas, con pasajes rockeros que recordaban a lo hecho décadas atrás por Devo y New Order, pero con el filtro moderno con el que Lanza Internacional pretende abrirse camino en las grandes ligas. Un show sumamente entretenido y que el público disfrutó.

Quilapayún

El histórico conjunto de ponchos negros eran los representantes de la Nueva Canción en esta Cumbre. Siempre con un mensaje político por delante, dieron el suyo sin tantas palabras sino que con música, al darle un espaldarazo a Álvaro Henríquez interpretando su versión para ‘Pájaros de fuego’. Cómodos, y con un público respetuoso, brindaron como de costumbre un show perfecto, echando mano a sus clásicos que han acumulado en sus 50 años de trayectoria y hasta mostrando una canción nueva, 'Guajira Chilena'.

Saiko

Con su característico pop rock refinado, Saiko no sólo dio clase de ejecución musical, sino que también en cómo montar un show performático lleno de luces y audiovisuales, engrandeciendo su propuesta sobre el escenario. Carlos Azócar se lució con sus solos de guitarra, mientras las líneas de bajo de Luciano Rojas eran la cama perfecta para que Denisse luciera, como de costumbre, su color de voz. Mención al "parche" que tuvieron en batería: nada menos que el histórico Mauricio Clavería. Un cariño y profesionalismo a prueba de cualquier crítica.

Ana Tijoux

Lo de Ana Tijoux bordea la perfección. Desde hace un tiempo que las inquietudes musicales de la emcí nacida bajo la estrella de Makiza coquetea con otros estilos de raíz negra, como el soul y el funk. Es más, ya no ocupa samples ni bases, sino que su rapeo descansa en la música que entrega su banda de nivel superlativo, con un groove impecable que, curiosamente, entrega su tecladista emulando las líneas de bajo. El trío de bronces –liderados por el talentosísimo Andrés Pérez- le da cuerpo y color único a cada una de las canciones, renovando clásicos como ‘La rosa de los vientos’ o ‘En paro’ –coreadas a más no poder-, o dandole nuevos aires a las más nuevas, como ‘Shock’, ‘1977’, ‘Somos sur’ (“dedicada para los cabros del SENAME”) y ‘Antipatriarca’.  “La música es un ser político”, decía junto a un discurso social que nunca ha abandonado, siempre alerta del estado político del país. Ya se quisiera Residente una performance y una legitimidad como la de nuestra Anita.

ESCENARIO VIOLETA PARRA

 

Rama

Encargados de abrir este escenario, Rama no se achicó y brindó un show como ya tiene acostumbrado a sus fanáticos. Sus pesados riffs y la voz raspada de Sebastián Cáceres dieron vida a canciones como ‘Imposible’, la ya clásica ‘Despegar’ y su más reciente single ‘Manifiesto’ (adelanto de su próximo disco). Con gusto a poco y con una cantidad no despreciable de fanáticos que llegaron temprano para verlos, la banda deja en claro la hermandad con su público, reforzando una de sus últimas frases que ya es una declaración de principios: “somos familia, somos hijos, somos fuego”.

Aguaturbia

Por extraño que parezca, los emblemáticos Aguaturbia pareciesen estar hoy en su mejor momento. Con uno de los mejores discos de la temporada bajo el brazo y una formación rejuvenecida de sólido fiato, la banda de Denise y Carlos Corales dejaron en manifiesto el porqué fueron llamados a ser la cara del rock clásico chileno. El show se dividió en dos partes claramente reconocibles: primero las canciones nuevas como ‘Fe, amor y libertad’ y ‘En mi lugar’, y luego las clásicas ‘Waterfall’ y ‘E.V.O.L.’. Un gusto que no deja espacio a las dudas.

Ases Falsos

Para los Ases Falsos las cosas nunca han sido fáciles. El error en la presentación (anunciaron a Portavoz) y compartir horario con el potente sonido de Tomo Como Rey, no mermó que la banda congregara una importante cantidad de público. ‘Fuerza espacial’ abre el espectáculo, seguido de ‘Gahena’, ‘Venir es fácil’, ‘Simetría’ (con intro de ‘Mira niñita’ incluido), ‘La gran curva’ y el cierre con ‘Pacífico’, en un show donde Briceño dijo e hizo lo que quiso: se refirió críticamente a la situación en Carabineros, tocó percusiones y se lanzó al público.

De Saloon

Cada vez que vemos a De Saloon en el marco de algún festival, recordamos porqué están tan presentes en este tipo de carteles. Y es que los originarios de Concepción son un grupo increíblemente popular. Siempre convocan, siempre se corearán sus canciones y siempre gustará su espectáculo. Sus singles más reconocibles como ‘Déjalo’ y ‘Té’, el brillante pop de ‘Para ti’, el karaoke masivo en ‘Te mueres’ y la fiesta de ‘Domestícame’, armaron una presentación a la segura. De Saloon siempre será un plato fuerte.

Joe Vasconcellos

Joe es otro de los números fuertes en cualquier cartel. Con un repertorio clásico, deleitó a la masiva audiencia desde un comienzo. ‘Mágico’ y ‘Las 6’ encendieron la fiesta, esta vez, con un sonido más soul y pausado. ‘La joya del pacífico’ trajo las batucadas de Valparaíso y ‘Solo por esta noche’ el blues, para asegurar un cierre con ‘Preemergencia’, ‘La funa’ e ‘Hijo del sol luminoso’. Pero al terminar, cuando se pensaba que la presentación había acabado, se produjo uno de los momentos más altos de la jornada: Con todos los escenarios apagados, Vasconcellos interpreta una sincera versión de ‘Huellas’, con un completo Club Hípico reservado sólo para ello. “Viva el rock chileno, porque somos una familia” dijo al despedirse. Y lo fuimos.

Los Jaivas

Pasada la medianoche, era el turno de los invitados estelares y celebrados del festival. Los Jaivas recibieron el premio Ícono del Rock Chileno, tal como anteriormente lo recibió Jorge González y Álvaro Henríquez, y eso es absolutamente meritorio. La banda más importante de la historia del rock chileno (y puede que de nuestra música popular) recibió el galardón al iniciar su presentación, para dar inicio a un espectáculo que solo ellos, en su condición de estelares de la jornada, podían ofrecer. Sin otro escenario sonando, la primera hora del show estuvo marcada por el repertorio más introspectivo y experimental. ‘La poderosa muerte’ y ‘Amor americano’ de su obra canónica “Alturas de Machu Picchu”, y ‘Arriba quemando el sol’ y ‘El gavilán’ del clásico álbum Obras de Violeta Parra (con el cuál realizaron su última gira a la fecha). Una hora de una precisión estremecedora, de excelente pulcritud en el sonido y una destreza técnica inusitada. Para el final dos clásicos de su repertorio, ‘Hijos de la tierra’ y ‘Mambo del Machaguay’, que despertaron al público del estado de concentración y encendieron la fiesta nuevamente.

César Tudela
Cristofer Rodríguez
Pablo Rebolledo

Fotos: Peter Haupt / Juan Pablo Maralla

 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Tocatas Southamerican Music Festival 2018 0 seg
Tocatas Primer Festival Día de la Música en Centro de Eventos Luxor 0 seg
Novedades Gana entradas para "El reto": Lucha libre y música en un mismo lugar 1 día 12 horas
Shows We Are The Grand We Are the Grand: Marca registrada 4 días 4 horas
Tocatas We Are The Grand We Are The Grand en Teatro Novedades 5 días 7 horas