Se encuentra usted aquí

Congreso: En horario estelar

Congreso: En horario estelar

La presentación desafiante de su nuevo disco contra viento y marea
Congreso: En horario estelar

Sábado 25 de noviembre, 2017
Teatro Oriente

“Pasa en las mejores familias”, murmuró Pancho Sazo al público que llegó al Teatro Oriente a la presentación en sociedad de su más reciente disco, “La canción que te debía”. Sin micrófono. Sin elevar mucho su voz. La razón era que la mesa de sonido había dejado de funcionar, dando paso a una situación que ninguna banda querría como antesala a un estreno. Pero, ante esa adversidad y con un temple de acero, Congreso puso de manifiesto su jerarquía y profesionalismo. Sazo, con parsimonia, cautela y sentido del humor, daba las explicaciones. Al final, pidió silencio, porque igual harían lo mejor que saben hacer. Sin amplificación y de manera orgánica, brotaron los acordes del piano y el contrabajo, mientras susurró las frases de ‘Nocturno’, la hermosa canción del “Estoy que me muero…” (1996), que completamente desenchufada sonó más íntima que nunca, y con Sebastián Almarza luciéndose en las teclas, emulando el excelso trabajo original del fallecido Jaime Vivanco. Aplauso cerrado. ¿Qué mejor evidencia para saber de qué están hechos? Maestría en su máxima expresión, con los recursos limitados. Invaluable tentempié de un show que asumía etiqueta de histórico.

Una nueva mesa conseguida en tiempo récord permitió que el ya atrasado concierto pudiera desarrollarse. En horario prime. A la larga, esa espera fue una inversión. El espectáculo que tenía preparado la banda nacida en Quilpué hace casi medio siglo era de primer nivel. Y de un riesgo absoluto, ya que interpretarían todo su nuevo disco, lanzado ese mismo día. Pero estamos en presencia de una banda señera, que difícilmente podía defraudar.

Congreso presentó un trabajo sumamente versátil, de una inquietud casi desafiante y con el pulso latente de querer remozar su sonido. Sin miedo a innovar, logrando fusiones de alto octanaje, como ‘Premio de consuelo’, que mezcla un prog rock ochentero con música altiplánica (huayno). Otra sorpresa fue ‘A la yeguas del apocalipsis’ –dedicada al colectivo de Lemebel y Casas-, quizás la canción más poderosa de todo su catálogo, y que dejó boquiabierta a media audiencia por su intensidad rockera. ‘El regreso’ y ‘Tiro de esquina’ también muestran a una banda que abraza la modernidad de manera espontánea, con su exquisita ejecución, donde resalta la dupla entre el bajo de Federico Faure y la batería de Tilo González , que lo hacen todo, y son el soporte principal del resto de sus compañeros.

“Es rocanrol, no es nada más”, replicaba Sazo que intervenía con mucha gracia luego de cada canción, causando risas por doquier en algo muy parecido a una rutina de stand up comedy. Por supuesto, el Congreso de armonías perfectas y cercanas al jazz también tiene representación. ‘Paris 2016’ –donde se dejan permear por el tango-, ‘La canción que te debía’ o ‘la sombra de un sueño’, son canciones que mostraron su faceta más clásica. Aunque, recalco, éste es un disco de novedades, por ende, fue un show donde las distintas texturas que presenta, hacen que no se sienta el tiempo. Y también cabe hacer mención a la propuesta visual, minimalista y muy bien cuidada, que otorgó dinamismo a la performance.

Simón González –hijo de Tilo- acompañó en guitarra en ‘Contemplación’ y el ‘El Rey Midas’, una canción abolerada y de crítica social, tal como ‘Canción por la paz’, “dedicada a todos los pacíficos, que somos más que los guerreros, y a Mister 'fucking' Trump”, decía Sazo en la presentación. Una invitada más apareció hacia el final de ‘Las sillas boca abajo’, Pamela Flores, una mezzosoprano lírica que sumó su talento en la coda de la canción. Casi como una versión criolla de ‘The great gig in the sky’ (Pink Floyd).

Impecables, terminaron con la trepidante ‘Fin del show’ y la acústica ‘Con el corazón’, con Tilo que dejaba su batería y se ponía al frente tocando el cuatro. Todos de pie aplaudiendo otra clase magistral más de una de las instituciones por excelencia de nuestra música popular. Tanto cariño la banda lo devolvió con dos canciones que no estaban en su setlist, pero que sintieron la obligación de tocar. Por la espera y admiración de un público que bordeaba todas las edades. Sabemos que la música cruza generaciones, por eso, cuando sonó ‘En horario estelar’, uno de sus himnos –que incluye homenaje a Víctor Jara-, tanto jóvenes como los más adultos la cantaban con la misma pasión. Y ya como un regalo para fanáticos, ‘Pasillo de amor’ le puso broche de oro a una noche accidentada, pero notable. Brillante.

César Tudela
Fotos: Juan Pablo Maralla

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Esta es nuestra fiesta: Especial #RX17 en revista Rockaxis 1 semana 2 días
Revista Rockaxis #176 1 semana 2 días
Novedades Congreso Escucha el nuevo disco de Congreso, "La canción que te debía" 2 semanas 1 día
Galeria Congreso Congreso: "La Canción que te debía" 3 semanas 1 día
Tocatas Congreso Congreso en Teatro Oriente 3 semanas 1 día