Se encuentra usted aquí

Chargola Fucking Fest Femme: Causa e inconsecuencia

Chargola Fucking Fest Femme: Causa e inconsecuencia

Poco apoyo del público para un cartel nacional más que interesante
Chargola Fucking Fest Femme: Causa e inconsecuencia

Sábado 27 de mayo, 2017
Arena Recoleta

Como Jorge "Chargola" Hurtado se la sigue jugando con la escena nacional, anunció otra edición de su festival con bandas del país, con la particularidad de que cada una de las presentes en el cartel tendrían presencia femenina. La chance de ver a diez bandas poderosas del metal chileno era una muy buena jugada, con un montón de subgéneros para todo tipo de público. Sin embargo, faltó lo de siempre: el apoyo y el compromiso con la música de nuestra nación.

Con la animación de Sirena Carolina, vocalista de Aurora Voraz, quien se dedicó a presentar a todos los participantes del festival, además de hacer reir a los pocos presentes e incluso premiar a algunos afortunados con varios vasos de whisky, discos y con una entrada al show de la banda de Neal Morse que se presenta en unas semanas más en Santiago. Luego de abrir con Cruor y la gran avivada de último minuto a la que recurrieron debido a la lesión de su baterista y presentarse como dúo, se vino Sangre de Acero quienes lograron prender a los pocos asistentes que se dieron cita en el Arena Recoleta. El sonido durante toda la jornada fue bastante bueno, solamente se produjeron ciertos acoples y la voz principal a ratos se perdía.

Von Dippel fue la siguiente agrupación en subir, donde Paola Dippel, su vocalista, se lució con las castañuelas y broméo bastante con el público. Tocando canciones como ‘Hijos de la ignorancia’ y ‘Guerrero’, extraidas del EP "Dentro del espejo" causaron aplausos espontáneos en la gente presente. Luego de tocar ‘Más allá del sur’, canción grabada casi en su totalidad por el baterista Franco Gabelo (Catoni), piden ayuda al poco pero entusiasta público para el corte ‘Mi pesadilla’, con el cuál se despiden del escenario.

Los próximos en saltar a escena fueron Tephiret, quienes fueron uno de los puntos más altos de esta jornada. Viniendo desde Valparaíso, la vocalista de este conjunto, Catalina Blanco, se robó la película durante toda la presentación, con un carisma y una voz increíblemente poderosa. Con canciones como ‘Realidad’ y su mezcla de un hard rock con toda la onda de los 70 e incluso toques de jazz, presentaron un reducido set que incluyó un homenaje al recientemente fallecido Chris Cornell interpretando un extracto de 'Black Hole Sun', de Soundgarden. Luego de ‘Tierra’, canción que en su versión de estudio cuenta con la colaboración en voces del ilustre Pancho Sazo de Congreso, se despiden del Arena Recoleta con ‘Fénix’ y todos los asistentes aplaudiendo a una banda que brilló con luz propia.

Luego vino el momento de nostalgia con Simone, proyecto donde Simone Weber, su vocalista junto a grandes músicos como Benjamín Lechuga y Nicolás Quinteros de Delta, ejecutan canciones de animé las cuáles pusieron a cantar a la mayoría de los asistentes de todas las edades. Slam Dunk, Los Justicieros, Dragon Ball Z y una emotiva versión de ‘Pegasus Fantasy’, de Los Caballeros del Zodiaco, animaron una jornada que ya se hacía fría pero seguía con mucho ánimo por delante. Con un ambiente un poco más denso y gótico, The Fallacy hizo su aparición en la cuál agradecieron a Chargola por la instancia creada y diciendo que hace mucho tiempo no tocaban, cosa que ni se notó ya que sobre el escenario todo fue perfecto, tocando casi 30 minutos en los cuales la carismática Angeline Bernini se lució con su belleza y personalidad, tocando canciones como ‘Jobs of Fire’ y su nuevo single, ‘Lost In Disguise’. Punto aparte para aplaudir al gran baterista Felipe Cortés, quien fue parte de las dos bandas recién mencionadas en escena demostrando todos los estilos que puede abarcar su majestuosa ejecución.

Caterina Nix y su banda son los siguientes en subir al escenario de Arena Recoleta. Con seis temas y un problema durante la primera canción, donde el micrófono de Caterina no sonaba por ninguna parte, lograron la atención y los gritos de varios fans que no se cansaron de alentar al grupo que presentó temas como ‘I Am Your Cancer’, ‘You Will Breathe Again’ y ‘The Point Of No Return’, que con la hermosa voz de esta cantante soprano reconocida a nivel mundial (sobre todo con sus discos junto al célebre Timo Tolkki) lograron mantener encendidos al poco más de cien personas que se dieron cita en el recinto.

Presentando su último concierto antes de un corto receso que harán hasta fines de octubre, Voodoo Zombie salió para hacer bailar a los asistentes con su Rockabilly al hueso y cortes del tamaño de ‘La santa muerte’. Katona, la vocalista, además de bromear con que ella es la más cool del festival por salir a cantar vistiendo shorts sin importar el frío, lanza una feroz crítica contra el público nacional, puesto que cuando se crean chances como la vivida, donde se presentó un cartel de diez bandas de distintos estilos para apoyar la escena nacional, nadie se interesa, pero sí se vuelven locos cuando viene algún show de otro país. Los asistentes aplauden a rabiar este discurso, el cuál cada vez es más recurrente.

La talentosa Cler Canifrú con su banda fue otro de los puntos más altos de la jornada, entregando risas y carisma por doquier. Además de un impasse en la guitarra de Ignacio Burgos al principio, todo el show se pasó volando, con un Andrés Cid dando todo de sí en el bajo y Carlos Almarza aporreando parches entregando la actitud necesaria para una noche fría como la que se vivía. Cler además se dio el tiempo de contar una anécdota sobre el machismo que aún existe en el ámbito musical, cosa que debería desaparecer. Tal como ella misma dijo, la música no tiene género, por lo tanto tiene que disfrutarse sin importar quién lo ejecute.

Lamentablemente, para Crisálida sólo quedaron algunos asistentes, no más de 30, entre los cuáles se apreciaba al medio de la cancha a la banda Tephiret en su totalidad. Cinthia Santibáñez, cuyo micrófono no se logró escuchar de buena manera durante la totalidad de su reducida presentación, tras interpretar ‘Cabo de hornos’ y ‘Morir aquí’, hizo una pausa para criticar los dichos de las bandas anteriores sobre la falta de apoyo a la escena nacional. Esto, debido a que casi ninguna de las agrupaciones que participaron en el festival se quedó a verlos. Una pena, puesto a que Crisálida tuvo una presentación memorable, donde Rodrigo Sánchez, por más que nunca logró acomodar de buena forma uno de sus platillos ejecutó cada una de las seis canciones que contuvo el set como el maestro que es en la batería. También Braulio Aspé, cuyo bajo retumbó poderosamente mientras el guitarrista Damián Agurto sonreía a los pocos asistentes que se quedaron a disfrutar de un show que se mereció mucho más de lo que obtuvo. Un cierre con la gente ayudando en ‘Raco: Viento del sur’ que fue el broche de oro para una jornada que tuvo de todo. Lamentablemente, las inconsecuencias vividas durante la cita sabatina dejaron mucho que desear, una vez más, por parte del público y por desgracia, también por las bandas que hablaron sobre el respeto pero sin practicarlo como lo decían. Ojalá se den otras instancias así, siempre y cuando, los adeptos al metal nacional, no importa cuál sea el subgénero favorito, aprovechen estos carteles que se están armando, porque sin los fans, no hay más escena.

Samuel Víctor Acevedo
Fotos: Juan Pablo Maralla

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Chargola FuckingFest vuelve a cambiar de recinto 1 semana 16 horas
Tocatas Valparaíso Prog Fest 2017 1 semana 2 días
Novedades Comparten el cartel completo de La Cumbre del Rock Chileno 2018 1 semana 5 días
Novedades Valparaíso ProgFest Aisles, Kafod y Tephiret participan en el Valparaíso ProgFest 3 semanas 6 horas
Novedades Tephiret Tephiret está en campaña de crowdfunding 1 mes 4 días