Se encuentra usted aquí

BBS Paranoicos: Vivir por Esto

BBS Paranoicos: Vivir por Esto

Emotiva celebración de su cuarto de siglo
BBS Paranoicos: Vivir por Esto

 Viernes 4 de noviembre. Teatro Caupolicán.

Un cuarto de siglo. Sin pausas. Cuantos años luchando por construir una postal como la de anoche en el Teatro Caupolicán. Será difícil olvidar una jornada tan redonda, la extensión de un propósito por el que BBS Paranoicos ha luchado desde sus primeros días como banda: enaltecer la movida rockera chilena sin limitarse en pequeñeces. Si la graduación por sus dos décadas fue un masivo gracias al estilo que los formó como banda, las bodas de plata podrían ser vistas como la validación del proyecto mayor.

La nómina de bandas, resistida en primera instancia por más de algún purista de la web, fue acertada y un segmento mayoritario de los cerca de 3 mil asistentes así lo entendió. Abrieron los suizos de Black Market Crash, ante poco público dado el horario (7 de la tarde), pero eso no fue limitante para que ellos descargaran su punk melódico bien influenciado por Bad Religion. El set se centró en su disco “The Buried Dancers” (2012) y una bien lograda versión para ‘Knowledge’ de Operation Ivy, algo ignorada por la gente, fueron parte de su presentación.

Luego vendría Machuca, pares por años de BBS, aportaron significativos fragmentos de su historia: ‘Olvidando’, ‘Corazón Desilusionado’, ‘Al Patíbulo’ y ‘CNI’, más una prendida relectura para ‘The KKK Took My Baby Away’ de los Ramones encendieron un show que, mereció un mayor número de público. Tienen oficio de sobra.

Tocaba el turno de Rama, una de las apuestas del cartel, no por su recorrido, cercano a las dos décadas, más bien por cómo saldrían parados ante un público en su mayoría no tan familiarizado por su estilo, un cruce que mira sin disimulo a Jeff Buckley y Helmet; Sebastián (Voz/guitarra), Daniel Campos (guitarra) y sus partners dominan el escenario, arropados en los sólidos cimientos que han construido por sobre cualquier apego y escena: Pasan de ‘Adiós’ a ‘Imposible’ y la progresión del show corre ante un público cautivo. Lo que suceda con su cuarto disco, anunciado para el primer semestre del 2017, puede ser crucial.

Sinergia son palabras mayores. Es impresionante ver cómo el grupo sortea cualquier instancia arriba de un escenario. Los que crítican al combo de don Rorro por apelar al piloto automático, deberían darse una vuelta por sus conciertos. Desde la partida con su conocida versión para ‘Síndrome Camboya’ de Los Peores de Chile, el sexteto, de riguroso overol, se echó al bolsillo a la cancha del Caupolicán; ni hablar cuando pasaron a ‘Mujer Robusta’ o ‘Toy Chato’ que por instantes recuerda el lado más enérgico de Suicidal Tendencies, sumando los quiebres ricos en percusiones y la chispa propia de la banda.

La marcha efectuada a nivel nacional contra las AFP, aparte de estar representada por un lienzo en la tribuna del Teatro, tuvo su mención por el grupo, siempre activo a la hora de enunciar algunos de los males que contaminan la sociedad chilena; punto aparte la versión para ‘Ausencia’, incluida en el tributo a BBS, “Paranoia Colectiva”, una de las mejores del proyecto, simplemente por respetar la esencia original y añadirle con clase el rock mestizo y sentido del humor que Sinergia ha desarrollado en toda su trayectoria.

BBS a escena. Llegaba el momento de sellar meses y meses de trabajo. Un proyecto gestado a comienzos de este año finalizaba de manera inmejorable: un teatro plagado de público de dos o tres generaciones familiarizados con distintos ciclos. Una pantalla con imágenes históricas y guiños a todo su catálogo, acompañaba a Pedro, Juan, Carlos y Omar; ‘Sin salida’, el single y tema más reconocido de “Cruces” (2014) arrancaba la velada, luego sin respiro, ‘Sonríe’ de “Capital” (2003) invitaba a la gente a darlo todo.

Había muchas postales. Amigos del norte y sur de Chile diciendo presente, lienzos y una bandera que vistió la cancha al inicio del show. Arriba, los cuatro miembros de la banda miraban con emoción todos esos estímulos y señales de apoyo. “Oso” dedica las primeras palabras de agradecimiento y presenta ‘Lo Peor de Mí’; ‘Corazón al barro’, del resistido en primera instancia “Antídoto” (2007), es coreada por todo el Caupolicán, otro convincente espaldarazo para los BBS, criticados por aquellos años por el giro más rockero y “oreja” a su sonido. A quién no le ha pasado.

El repaso fue muy acucioso, como es usual en este tipo de citas. Un cuarto de siglo revisitado en pleno y el bloque más clásico contaría con un obsequio significativo: Cedric y, minutos después Alex se suman al show. La respuesta fue rotunda y el pogo cosa de segundos. Escuchar ‘Libertad condicionada’, ‘Tatawise’ o 'El regreso’ con ellos, inmediatamente. trajo a la memoria aquellas pequeñas tocatas noventeras en el Taller Sol o el Cimarrón. Un total acierto y claramente uno de los momentos más aplaudidos de la noche.

‘Cristales’ fue impresionante, tanto por la energía del cuarteto, absolutamente amplificada por la gente y el coro masivo que remecía el Caupolicán. Qué difícil es alcanzar ese tipo de convocatoria y respuesta en el rock chileno. Tanto se habla del mentado estado de gracia y adherencia hacia el pop y otros géneros y circuitos, pero lo de ayer fue realmente una señal esperanzadora. Ese bis cantado a todo pulmón con ’Mentira’, ‘La Rabia’, ‘Tanto Insistir’ e ‘Irreparable’, al cierre acompañados por su fiel equipo de años, fue un cierre muy fuerte.

El éxito de este evento de BBS Paranoicos puede ser una importante señal. ¿El rock chileno no es convocante? Efectivamente, hay un tema de espacios, infraestructura, también, voluntad de los medios más visibles con apostar por lo nuestro, pero hay que partir por casa. Cada entrevista dada por el grupo en los últimos años ha apelado a sumar fuerzas e integrar a todos los que quieran sumar, sin importante la escena. El camino es larguísimo, pero con trabajo, humildad, paciencia y metas aterrizadas se pueden lograr grandes cosas. Te lo dice un grupo que acaba de llenar su segundo Caupolicán y, ante, la lamentable separación de Fiskales Ad Hok, se consolida como una de las mayores fuerzas del estilo en Chile. Es la importancia de una buena estrategia.

Francisco Reinoso

Fotos: Gary Go

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Shows La Cumbre del Rock Chileno 2017: Tiempo de homenajes 2 semanas 8 horas
Galeria Cumbre del Rock Chileno 2 semanas 15 horas
Novedades Sinergia Sinergia comienza las celebraciones por sus 25 años 2 semanas 2 días
Novedades Sinergia Para las fiestas de fin de año: Sinergia regala el "Vacilón pajarón" 3 semanas 4 días
Novedades Recuento Rockaxis 2016: Lo mejor en música chilena 1 mes 1 semana