Se encuentra usted aquí

Anneke Van Giersbergen: Una noche de confianza

Anneke Van Giersbergen: Una noche de confianza

El reluciente carisma de la holandesa conquistó a Valparaíso
Anneke Van Giersbergen: Una noche de confianza

Teatro Municipal de Valparaíso

2 de marzo

Apenas Anneke Van Giersbergen dio sus primeros pasos en el escenario del Teatro Municipal de Valparaíso, irradió una simpleza y cariño que instantáneamente conectó con el público. Vestida de negro, y muy fascinada, la cantante holandesa con su guitarra enchufada lista, dio comienzo a lo que sería una jornada llena de intimidad y cercanía. 

Desde el primer verso que cantó con ‘Beautiful One’, la delicadeza de su voz empezó a transmitir una ola de emociones, que, al mismo tiempo de su guitarreo, permitió que la atención se centrara en el espectro continuo de su rango vocal bello y cuidado, deslumbrando con su simple performance. Terminada esa canción, entre risas simpáticas y – uno que otro piropo o comentario que le gritaban- Anneke empezó a interactuar con sus fanáticos, mientras se preparaba para cantar uno de sus covers más conocidos. ‘Sex On Fire’ de Kings of Leon, bajo la custodia de la cantante, se volvió una balada hermosa y controlada, con cambios de melodías y ajustes, que apenas terminados, fueron el motivo de un recuerdo absurdo que la artista quiso contar. La historia relatada por ella, contaba que en una de sus presentaciones acústicas en la cual tocó esta versión, hubo una pequeña niña-de tal vez 3 años- la cual vestía un tutú y una corona de princesa. Y que mientras ella cantaba el coro de la canción, esta pequeña quedó impactada por su voz, mientras ella cantaba una oda al sexo. Las risas se sintieron en las butacas, siendo una anécdota incomoda que la marcó. Esta misma intimidad se dio cuando cantó una sentida versión de ‘Broken Wigs’, tema originalmente interpretado por Mr. Mister.

Estando conectada a los amplificadores y micrófonos, aun así, decidió desenchufarse, y entregar una canción frente a los primeros asientos, con tal de que su presencia fuese algo más que una manifestación acústica, sino también una experiencia. Tomó su guitarra, para sentarse en la tarima principal del escenario, y tocar la sufrida canción ‘Circles’ sin nada de amplificación, resonando su potente voz sin necesidad de un micrófono, y creando una de las postales memorables de la jornada sin lugar a dudas. Otro espacio que dejó para adentro a muchos, fue el sentido homenaje que le dedicó a Chris Cornell, en donde ‘Like a Stone’ de Audioslave fue escogida, en respeto y descanso de su figura, y en donde más tarde repasó una variedad de reversiones, pasando desde Queen hasta U2, y cada uno con su propio toque. Los clásicos de The Gathering no faltaron, y para ganarse el corazón de los oyentes tocó ‘Locked Away’, cada uno ayudando con su parte en los coros. Los fans solo querrían que se quedará cantando para todos, pero habiendo un límite de tiempo, Anneke aprovechó cada espacio y silencio para que los presentes fuesen uno con ella. 

Con dos fechas más en Santiago- una solista y otra con su nueva banda, Vuur teloneando a Epica-, la impresión que dejó la vocalista holandesa en su primera vez en la ciudad puerto, fue la de una simpatía que rompió la barrera del ídolo con sus fieles seguidores, para mostrar su lado más sincero y bello. Una jornada cálida de la cual convirtió en protagonistas a todos como parte de sus vivencias y relatos, quienes a más de alguno hizo reír y suspirar en todo momento. 

Pablo Rebolledo Bañados

Fotos: Fernanda Reyes

 

Galería Asociada: 

COMENTARIOS