Se encuentra usted aquí

Animals As Leaders: Simetría metalizada

Animals As Leaders: Simetría metalizada

Clínica djent por partida doble
Animals As Leaders: Simetría metalizada

Lunes 24 de julio de 2017, Teatro Nescafé de las Artes

La fila para entrar al Teatro daba vuelta casi por toda la cuadra. La apertura de puertas se había pospuesto por el atraso en el arribo de parte del equipo de Animals As Leaders, el trío de Washington que daría el primero de dos shows en el país. Este hecho aumentó la tensión por ver en acción a una de las bandas con más pergaminos y buenas críticas del último tiempo en la escena del neo-prog, sobre todo a su último álbum "The Madness Of Many", el que vinieron a presentar.

Parte de esas expectativas se calmaron cuando se abrió el telón y sobre el escenario estaban los teloneros Octopus. Para el cuarteto nacional, esta fecha tenía muchas significancias: era su regreso luego de un prolongado receso, y también funcionó como el “lanzamiento” de su último disco publicado en 2013, “Into the Void of Fear”, y que no alcanzaron a presentar en vivo en su momento. Los afilados tentáculos de Octopus tienen escuela inequívoca al canon djent, cuyo artífice es el guitarrista de Meshuggah, Fredrik Thordendal. Juegos rítmico-melódicos y contrapuntos, más una potencia y versatilidad envidiable de cada integrante, provocan un caos orquestado. Su emoción por volver a tocar, y en esta circunstancia, fue algo que logró tocar la fibra del público, que no dudo en devolver cada aplauso. Y si bien en ciertos pasajes se dejaba entrever cierta falta de training (sobre todo en la batería, donde Cristóbal Orozco terminaba agotado al final de cada track), en suma lograron sacar una buena performance, muy en sintonía con la gala de virtuosismo que se venía.

Animals As Leaders son una especie de quimera indómita del metal progresivo. Una vez que dan inicio a su show (con la tripleta ‘Arithmophobia’, ‘Ectogenesis’ y ‘Cognitive Contortions’), su poder instrumental, su ritmo desgarrador y su descollante tecnicismo no dan respiro, salvo cuando dejan de tocar una canción para pasar a la siguiente. Todo es velocidad, maniobras complejas, compases atípicos. Jazz fusión, rock progresivo, djent, death metal. En la performance del trío no hay espacio para la simpleza.

Para lograr que todo funcione con la precisión deseada, su comunicación y sincronización son clave. En este punto, destacan y sobresalen (sobre todo en comparación con sus teloneros), y de alguna extraña forma, su excelsa ejecución la hacer ver como algo “fácil”, a sabiendas de su extrema complejidad. 

 

En paralelo a sus destrezas, vale destacar el juego en directo de sus guitarristas Tosin Abasi y Javier Reyes. Sus melodías sincopadas son las que guían las canciones. La base rítmica que crean en las cuerdas es de excelencia, creando atmósferas, vislumbrando. Mientras una lleva el ritmo, la otra entrega matices. Mientras una crea los efectos de bajo –con slap y tapping- la otra asume más protagonismo con riffs entrecortantes. Y así van, yendo y viniendo con precisión milimétrica, manejando el pulso, entre ruido y respiro. También dejan espacio para que, en solitario, se pueda lucir el incansable Matt Garstka en batería. Un “lucir” de manera casi irónica, porque en todo el acto, el estadounidense es un espectáculo en sí mismo, deja en claro su talento e importancia en el trío, gracias a sus destellantes patrones rítmicos. De hecho, cada uno destaca por igual. Músicos de un oficio tan brutal como pulcro, donde lo único que pareciera molestarles es el silencio. 

A la hora de show, aproximadamente, hubo casi una petición para que el público se pusiera de pie a disfrutar del concierto. ‘Physical Education’ despertó al público que estaba hipnotizado con tanto desplante de virtuosidad. Si bien se veían algunos headbangin’, una vez parados delante de las butacas, nadie quedó ajeno a aquel ritual. Fue en las últimas canciones donde hubo más complicidad, que si bien, por razones obvias, no se podía acompañar en el canto, si los fanáticos trataban de seguir a la banda con palmas, como en ‘Cafo’, su canción final. 

Sónicamente, Animals As Leaders fueron claros como el cristal, aunque a ratos, su propuesta puede llegar a ser sofocante. Pero son como hechiceros en lo que hacen. De alguna forma, te atrapan y no te sueltan. Encantan. Hasta que, sin aviso, llegan al final. Su magnetismo es tal que incluso en los pasillos del Teatro, ya en la salida, se escuchan no críticas al show, sino que intentos por seguir tarareando los matemáticos riffs del trío.

César Tudela
Fotos: Juan Pablo Maralla

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Galeria Solstafir Sólstafir 1 semana 3 días
Galeria Angel Parra + Javiera Parra Las Ultimas Composiciones de Violeta Parra 1 mes 6 días
Novedades "Las últimas composiciones de Violeta Parra": Invitados al show de Santiago 1 mes 3 semanas
Galeria Animals as Leaders Animals As Leaders + Octopus 2 meses 2 días
Novedades Jacob Collier Multinstrumentista inglés Jacob Collier debutará en Chile 2 meses 2 semanas