Se encuentra usted aquí

Anathema: Intocables

Anathema: Intocables

La experiencia y complicidad de una banda que se siente en casa
Anathema: Intocables

Miércoles 9 de agosto, 2017
Teatro Coliseo

A estas alturas, ya no es un misterio el apego que el público chileno tiene con las bandas de rock que nos visitan cada tanto. Si en algún momento de la historia fueron los argentinos los que se adjudicaban el estandarte de ser la mejor audiencia, desde hace por lo menos diez años la cosa ha cambiado a favor de los fanáticos locales. No hay mayor evidencia que los dichos de los mismos músicos y sus ya reiteradas visitas, que aparte de la rentabilidad que significa tener un público fiel, realmente se sienten acogidos y “en casa”, como dijo en medio del show Vincent Cavanagh, voz y guitarra de Anathema, los ingleses que nuevamente aterrizaron en suelo patrio para brindar un show a teatro repleto, para mostrar su último disco “The Optimist”.

Con tantas y tan cercanas venidas de los de Liverpool, pocas cosas nuevas se pueden decir. El talento que despliegan en vivo, más la cercanía que tienen con el público desde los primeros minutos sobre el escenario son ya conocidas, al punto que Danny desde el inicio, Lee al regreso del primer break, y luego el resto de la banda hacia el final, usaron camisetas chilenas con sus nombres estampados. Vincent, incluso, en un precario español, trató de decir algunas palabras. Desde lo bien que lo estaban pasando, unos “puta la wea” soplados desde el público (provocando una apasionada euforia chovinista), y la presentación de unos temas “viejitos” –refiriéndose a las que tocaron del Judgement a mitad del show-, eran la muestra de la comodidad de la banda con el show que estaban haciendo.

Con un apoyo audiovisual que complementaba a la performance, con la banda que se movió bien sobre el escenario y un elegante juego de luces, fueron pasando los temas elegidos. Partiendo con las dos partes de ‘Untouchables’, para continuar con las tres primeras de su aplaudido nuevo álbum (‘Leaving It Behind’, ‘Endless Ways’, ‘The Optimist’). El estilo ambient-prog-rock que han adquirido con el tiempo, si bien es muy excelso en ejecución y de colores modernos otorgados por samples programados y teclados atmosféricos, y de momentos emotivos hacia sus finales cuando las canciones explotan, tienden a ser reiterativos. El letargo al cual conduce la banda tuvo en ‘Thin Air’ un sutil primer quiebre. Ya cuando visitan su catálogo más “viejo”, como anunció su vocalista, es cuando la misma respuesta del público es más enérgica. Más participativa y menos contemplativa, incluso. Al punto, que el setlist inicial sólo incluía ‘Deep’ (aquel grandioso track uno del ya citado disco de 1999), pero que tras las sensaciones provocadas, sumaron tres más: ‘Pitiless’, ‘Forgotten Hopes’, ‘Destiny Is Dead’. Estocada al corazón. Una vuelta al desaliento doom de fin de siglo, aunque ya poco quede de eso. La alegría en la cara de la banda y el optimismo de sus nuevas canciones, transmiten otras sensaciones a ya once años de su primer concierto debut en el país. Difícil no recordar ese “smile” que Vincent dijo tras un set corta venas, pero que Anathema ya desde aquel tiempo, al parecer, quería dejar atrás.

Una presentación que tiene hacia el final sus mejores momentos, con puntos altos como la primera vez en vivo de la desgarradora ‘The storm before the calm’, la pegada entre ‘Universal’ y una gigante ‘Closer’, la correcta ‘Springfield’, la siempre emotiva ‘A Natural Disaster’ (lejos donde mejor se luce Lee), la enérgica ‘Distant Satellites’ (con Vincent dándole duro a unas percusiones muy bien incluidas). Y un final lacrimógeno con temas ya clásicos, como ‘Flying’, ‘Lost Control’ y ‘Fragile Dreams’, con los que sellaron otra visita con una complicidad genuina, sentándose sobre el escenario hacia el final del show para apreciar la ovación.

Llama la atención que, por la conceptualidad de “The Optimist”, no hayan tocado nada de “A Fine Day to Exit”, su precuela según han compartido los hermanos Cavanagh. Sin embargo, en las casi tres horas de show, dejan más que claro que, por lo menos en Chile, da lo mismo lo que toquen (y lo que no). Por una parte, sus fanáticos ya las han podido disfrutar en conciertos anteriores, y por otra, seguro vendrán otra vez en un futuro cercano, porque en este lado del mundo, Anathema se siente en casa. Sonriamos.

César Tudela
Fotos: Juan Pablo Maralla

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Anathema Anathema estrena videoclip de 'Can't Let Go' 1 día 15 horas
Novedades daniel cavanagh Daniel Cavanagh de Anathema anuncia nuevo trabajo solista 2 semanas 5 días
Novedades Videos: Nación DrumCam destaca el rol de los bateristas en la música 3 semanas 17 horas
Galeria Anathema Anathema 1 mes 1 semana
Novedades Anathema Anathema: Entradas agotadas para su concierto en Teatro Coliseo 1 mes 2 semanas