Se encuentra usted aquí

Accept y Barón Rojo en Chile

Accept y Barón Rojo en Chile

¡Un caos furioso y majestuoso!
Accept y Barón Rojo en Chile

Martes 21 de Noviembre – Teatro Cariola
Santiago - Chile

Dos leyendas del Heavy Metal europeo se daban cita en un caluroso día en Santiago para descargar una velada de altos decibeles, que transformaron el recinto en un masivo baño sauna donde el calor del acero español y germano se fundió con la pasión desatada de los “Metalheads” nacionales, en una combinación ciertamente apabullante.

Barón Rojo, la legendaria banda española no era un convidado de pierda en la velada, sino que eran los “invitados especiales” de Accept, por lo tanto el grupo tuvo 120 rebosantes minutos para presentar su show completo. Una gran pantalla Led al fondo del escenario con la frase “37 Años” (porque el grupo partió su carrera en 1980), y con imágenes del barón Manfred Von Richthofen el piloto germano que se anotó 80 victorias en los combates aéreos de la Primera Guerra Mundial, se daba inicio al concierto precisamente con la canción ‘Barón Rojo’ extraída de su disco debut “Larga Vida Al Rock ‘N’ Roll’ de 1981. Los sempiternos hermanos De Castro, Carlos y Armando que están a cargo de las guitarras y voces, secundados por el bajista Javier Rodríguez y el baterista Rafa Díaz, fueron recibidos con una ovación por un público que repletó el Teatro Cariola literalmente hasta las banderas. El show de los españoles fue absolutamente acertado en cuanto a su repertorio, pues el grupo interpretó lo mejor de su material clásico, ese que fraguaron en sus cinco primeros discos editados en la década de los ochentas.

La siempre genial ‘Son Como Hormigas’ nos recordó que treinta años después, los problemas sociales de la gente siguen plenamente vigentes, gracias a que los políticos se encargan de que esas temáticas nunca pasen de moda. A pesar de algunos acoples en el sonido, el público disfrutaba a fondo del concierto, cantando las letras con pasión, y el teatro se fue transformando paulatinamente en una verdadera caldera, donde el calor sofocante fue un ingrediente adicional de la noche, más aún cuando casi nadie respeta el hecho de que en un lugar cerrado no se puede fumar. Pero con canciones incombustibles al paso del tiempo como ‘Larga Vida Al Rock ‘N’ Roll’, ‘Incomunicación’ y ‘Rockero Indomable’, rápidamente el público se olvidó del calor y se empapó en sudor viendo a una banda emocionada y tocando con el corazón en el escenario. Grandes momentos del show se vivieron en canciones como ‘Breakthoven’ (con la pantalla mostrándonos la versión metalera de Ludvig van Beethoven), o con las supremas guitarras gemelas de “El Malo” (con la pantalla mostrando a los héroes de acción y los villanos más recordados de la historia del cine), y con un público cantando la letra con una pasión casi religiosa, algo que se repitió en ‘Las Flores Del Mal’ o en la balada ‘Hijos De Caín’; también el durísima ‘Cuerdas De Acero’ y es que discos como “Volumen Brutal” (1982), “Metalmorfosis” (1983) y “En Un Lugar De La Marcha” (1985), están incuestionablemente entre los mejores discos de habla hispana de todos los tiempos en la historia del metal. Cerrando con un mix donde el grupo intercaló ‘Los Rockeros Van Al Infierno’ con ‘Desertores Del Rock’, ‘Cueste Lo Que Cueste’ y ‘Casi Me Mato’, el grupo se despidió del escenario, pero la banda tenía algo más y el público también pedía más. El regreso se produjo con una emotiva imagen del triste y recientemente fallecido Malcolm Young de AC/DC en la pantalla, dando paso a la inmensa ‘Concierto Para Ellos’, canción donde Barón Rojo homenajea a recordados héroes del Rock que ya no están con nosotros para regalarnos su talento. ‘Resistiré’ fue el penúltimo himno de la noche, para dejar caer el telón con la inmensa y celebrada balada ‘Siempre Estás Allí’, otro momento donde el público cantó en una ferviente comunión de almas rockeras. Un gran cierre para un show sólido de una banda muy ajustada y con los hermanos De Castro manteniendo vivo y en alto el legado de Barón Rojo con pasión, humildad y mucho corazón, ingredientes que les han permitido estar cerca de cuarenta años sobre las tablas, un mérito que ningún otro grupo de España ha podido perpetuar ni superar en el tiempo.

Accept, los gigantes de Solingen se tomaron Sudamérica por asalto, desplegando una gira de 15 fechas por el continente, dejando en claro la férrea pasión y mancomunión que tienen con sus fans de esta parte del mundo. Cinco minutos pasadas las diez y media de la noche y con un escenario muy bien elaborado con un efecto de profundidad en la escenografía que recrea la portada de su reciente disco “The Rise Of Chaos”, el primero en tomar posesión del escenario fue el baterista Christopher Williams y desde ese momento en adelante una verdadera apisonadora de puro concreto y metal pasaría por encima de todos los asistentes que repletaron el teatro. Lo de Accept no resiste análisis alguno, el grupo es una aplanadora implacable que no da tregua ni respiro por un segundo y es uno de los grupos más en forma de la escena metalera mundial. ‘Die By The Sword’ fue recibida como un nuevo clásico, cuando el nuevo disco de Accept aún no cumple ni cuatro meses en la calle, y hablando de clásicos, ‘Stalingrand’ ya se transformó en uno de la misma altura y categoría de cualquiera de sus himnos de los ochentas. Con un público entregado desde el minuto cero, la euforia desatada remecía los cimientos del antiguo recinto con los gritos de “Stalingrad!” multiplicados masivamente, en un hecho que se deben haber escuchado a varias cuadras a la redonda. ‘Restless And Wild’ fue el primer repaso al pasado glorioso de la banda, seguidas de otras inmensas ‘London Leatherboys’ y ‘Living For Tonite’, donde el segundo guitarrista Uwe Lulis toma el protagonismo en los solos. El show es tan preciso y ajustado, demostrando que Accept es una fuerza individual y colectiva sin ningún tipo de fisuras: el baterista Christopher Williams es un portento monumental, un dinamo de poder, lleno de empuje y una pegada llena de técnica tanto en vivo como en estudio, como ya lo demostró en “The Rise Of Chaos”. Lulis cumple con eficiencia germana su labor de secundar a un portento como Hoffmann, y el tipo no deja de sonreír durante todo el show, y es que estar en una banda y categoría de Accept no es una oportunidad que se presenta todos los días. Mark Tornillo se ve absolutamente cómodo y empoderado de su rol, con cuatro discos sobre sus espaldas, ES el vocalista de Accept y en vivo canta exactamente igual que en disco, sin perder un ápice de potencia en su voz. Peter Baltes deber ser uno de los bajistas más sólidos, solventes y potentes de la historia del Heavy Metal y ahora que volvió a ocupar en vivo el modelo Fender Precision, su bajó cercenó cada cabeza de la multitud presente con un sonido demoledor. ¿Y que se puede decir de Wolf Hoffman que ya no se haya dicho antes? Es el motor, el visionario y el maestro de ceremonias de la banda, todo pasa por su guitarra llena de magia y pasión y cuando llega el momento de su solo donde intercala fragmentos de música clásica como ‘El Bolero de Ravel’ y otras obras inmortales, queda claro que pocos guitarristas en la historia del metal poseen ese fuego interno que los transforma lisa y llanamente en un maestro, un artista que eleva el nivel cultural de un estilo de música como no existe ninguna otra, donde, cuarenta años después, una banda puede seguir eclipsando con su mágico y granítico poderío metálico.

La representación del nuevo álbum llegó en un segmento donde sonaron todas las canciones seguidas, partiendo por el tema título, para luego tocar ‘Koolaid’ que en vivo funcionó muy bien, seguida de ese cañonazo en la cara que es ‘No Regrets’ con un solo doblado realmente espectacular de Hoffmann y Lulis, para cerrar esa parte con ‘Analog Man’ y la herencia de AC/DC, seguida de una durísima y lacerante ‘Final Journey’ donde el doble bombo desatado de Williams parecía un verdadero taladro en el piso del lugar. La siempre emotiva ‘Shadows Soldier’ puso un poquito de calma en el desenfreno, con esas melodías de la guitarra de Wolf que suben, y suben y suben hasta alcanzar un éxtasis infinito, para luego, tras el momento solista de Wolf, dar paso a otra seguidilla de clásicos ochenteros de la mano de ‘Neon Nights’, la siempre eufórica celebración de ‘Princess Of The Dawn’, ‘Midnight Mover’ (cuyo video clip de 1985 fue pionero en inventar la técnica del “Stop Motion” para el cine), ‘Up To The Limit’ y una acertada inclusión de ‘Objection Overruled’ tema que da nombre al gran disco de regreso de 1993 (tras la primera partida de UDO), donde Baltes y Hoffmann hacen su duelo de fills de bajo y guitarra, para cerrar la primera parte del show con otro clásico moderno con la brillante y celebrada‘Pandemic’ y luego desatar la aniquilación masiva con ‘Fast As A Shark’, canción que en 1982 fue responsable directa de influenciar nuevos sub géneros como el Thrash y el Speed Metal y cuya sección central con los solos doblados a toda velocidad, debe estar entre los segmentos más geniales e inspirados de toda la historia gloriosa del Metal.

Para el bis, la tripleta ya es conocida, pero no menos impactante, y aunque se hayan escuchando muchas veces en vivo, el tándem de ‘Metal Heart’, ‘Teutonic Terror’ y ‘Balls To The Walls’ es uno de los cierres más aplastante en cualquier show de Heavy Metal que se precie. La audiencia queda postrada y rendida como ese boxeador que solo pide agua intentando recuperarse luego del nocaut. Eran las 12:45 de la noche y tras 130 minutos de concierto, otra batalla llegaba a su fin con la cuarta vista de los germanos al país. Legendarios, icónicos, gallardos, implacables, apabullantes, demoledores, maestros, eternos. Accept lo hizo de nuevo.

Cristián Pavez
Fotos: Sergio Mella


Galería Asociada: 

Accept y Barón Rojo en Chile
Accept y Barón Rojo en Chile
Accept y Barón Rojo en Chile
Accept y Barón Rojo en Chile
Accept y Barón Rojo en Chile
Accept y Barón Rojo en Chile
Accept y Barón Rojo en Chile
Accept y Barón Rojo en Chile

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Rage Rage regresa a Chile: 2 de febrero de 2018 1 semana 4 días
Shows Hammerfall Glory to the Hammerfall 1 semana 4 días
Novedades Saxon Mira 'Thunderbolt', videoclip del nuevo álbum de Saxon 2 semanas 1 día
Galeria eterna inocencia Eterna Inocencia 3 semanas 2 días
Galeria Accept, Barón Rojo Accept + Barón Rojo 3 semanas 5 días