Se encuentra usted aquí

Steven Wilson: “Mientras más egoísta soy, más aceptación parezco tener”

Steven Wilson: “Mientras más egoísta soy, más aceptación parezco tener”

Las claves del disco que presentó en Chile
Viernes 08 Mayo, 2015
Steven Wilson: “Mientras más egoísta soy, más aceptación parezco tener”

Inspirado en Kate Bush y en una historia espeluznante que lo hizo cambiar de mirada, el británico deja de lado su admiración por el rock progresivo de los setenta y se vuelca a una sonoridad distinta en su nuevo trabajo, “Hand. Cannot. Erase”.

Para los seguidores de Steven Wilson, no es una sorpresa que cada disco suyo sea completamente distinto al anterior. “Hand. Cannot. Erase” es su cuarto álbum solista, sucesor de “The Raven That Refused to Sing (And Other Stories” de 2013, que obtuvo tanto reconocimiento comercial como de sus fans, pese a que no era, precisamente, fácil de escuchar. En su nuevo registro, apunta a un sonido contemporáneo, incluso tiene canciones “radiales”, sin dejar de lado la temática que más lo apasiona: el lado oscuro del ser humano.

En esta ocasión, el concepto se inspira en un documental llamado “Dreams of a Life”, que narra la historia de una mujer atractiva y popular que falleció en su departamento y a quien nadie echó de menos hasta que su cuerpo fue encontrado tres años después. En estas canciones, trata de tomar una perspectiva femenina, escribiendo incluso un blog (handcannoterase.com), que cuenta la historia de su protagonista, una pintora, y haciendo guiños al disco “The Dreaming” de Kate Bush, según nos cuenta.

-Luego de haber publicado un disco tan cerebral como “The Raven That Refused to Sing”, ¿tuviste en cuenta que el sucesor debía ser más accesible?
-Creo que fueron dos cosas. Sabía que quería hacer algo que fuese diferente -y siempre me siento así con cada álbum, no me gusta repetirme- así que me presioné para hacer algo distinto. Lo otro es que cuando encontré el concepto sobre el que quería escribir, eso disparó un registro que no se asimilaba con el anterior, porque “Hand. Cannot. Erase”, está basado en esta era, en el siglo XXI y se ubica en el corazón de la ciudad, la historia de una mujer que vive en la ciudad y que esencialmente desaparece. Eso lo distingue completamente de “The Raven That Refused to Sing”, aparte que tiene otro sonido.

-¿Cómo te sentiste con la aceptación comercial que tuvo “The Raven”…?
-En algunos aspectos, fue muy sorprendente para mí, porque, para empezar, no fue un disco fácil, no fue un disco con un sonido comercial, y en algunos aspectos fue muy egoísta. Era el álbum que yo quería hacer, y no esperé que tuviera tanta aceptación con personas tan distintas, en tantos países y con diferentes trasfondos. De alguna forma eso fue alentador para mí, porque mientras más egoísta soy, más aceptación parezco tener. Eso me dio mucha seguridad para seguir haciendo las cosas como yo las quiero hacer, porque eso parece ser lo que le gusta a la gente.

-Tal como lo hiciste en “The Raven...”, ¿escribiste la música de “Hand. Cannot. Erase” pensando en los músicos con los que estás trabajando?
-Sabía que quería grabar otro disco con ellos, sí, porque lo pasamos tan bien trabajando en “The Raven...”, pero creo que en el registro de “Hand. Cannot. Erase” pude conocer a los músicos mucho mejor, y ellos pudieron conocerme mucho mejor, y por consecuencia trabajamos mejor como equipo. Ahora traté de presionarlos un poco más a diferentes áreas musicales en las que no habíamos estado antes, incluso áreas a las que no se inclinaban. Pero creo que eso llega cuando tienes mucha confianza con los músicos, cuando tienes una buena relación con ellos, te sientes más cómodo y ellos se sienten más cómodos en la presión y experimentando un poco más. Pero definitivamente sabía que quería hacer este disco con la misma banda.

-El concepto del disco se basa en la historia de una mujer que falleció en su departamento y nadie se dio cuenta hasta tres años después. ¿Cómo te diste cuenta de que esta era la historia sobre la cual querías escribir?
-La verdad es que no sabía. Escuché la historia y vi el documental sobre esta mujer, me impactó mucho, es una historia muy triste. Pero creo que se volvió simbólica para mí sobre la vida en el corazón de la ciudad en el siglo XXI, porque vivir en este siglo puede ser algo muy solitario, muy aislado. No pensé de inmediato que ese sería el objeto de mi siguiente disco, pero no pude olvidarme de la historia y creo que de alguna manera me obsesionó, porque es extremadamente poderosa. Así que desde el minuto que empecé a escribir este disco, de forma automática comencé a pensar desde la perspectiva de un personaje basado en Joyce Vincent (la mujer en cuestión), no fue a propósito, pero comenzó a salir, era la historia de una mujer que vive en Londres (aunque puede ser cualquier lugar), en el corazón de la ciudad, y que gradualmente se convertía en una persona más confundida y aislada.

-¿Cómo describirías a la protagonista de tu historia en contraste con Joyce?
-Son diferentes, lo que tienen en común es este intento deliberado de desaparecer. Esto es importante porque no es una persona que desaparezca porque nadie quiere ser amigo de ella, es lo contrario. Es una opción el retirarse del mundo. Esa es la característica fundamental que comparten. Pero, más allá de eso, la historia de mi personaje la imaginé. Porque nadie sabe cómo era la relación de Joyce con su familia. Así que esos detalles son autiobiográficos y también ficcionales.

-Los hombres siempre dicen, incluso como broma, que las mujeres son un misterio para ellos. Sin embargo, mencionas que escribiste desde la perspectiva femenina en este álbum. ¿Cómo lo hiciste?
-Confié en el hecho de que, como hombres y mujeres, compartimos experiencias humanas, todos nos sentimos identificados en cosas como la soledad, la felicidad, la tristeza, la melancolía. Todos entendemos cosas como al confusión, la nostalgia. También investigué un poco más sobre la historia de Joyce Vincent, aunque mi personaje no muere y es ficcional, y también confié mucho en poner cosas autobiográficas en el disco, cosas que me pasaron en mi infancia, los pensamientos y las cosas que sentía, y tengo muchas amigas, así que les mostré la historia, las letras, les pedí que me dijeran si encontraban que había algo raro o que no se sintiera muy apropiado, y también hay mujeres en este disco, una actriz y una cantante, y a ambas les pedí que me dijeran qué pensaban sobre las letras. Ambas estuvieron muy satisfechas con todo. Pero estoy esperando que las mujeres en general me digan si les parece bien o no.

-En ese sentido, ¿escuchar un disco como “The Dreaming” de Kate Bush fue una ayuda para ti?
-Absolutamente. Siempre he sido un admirador de Kate Bush, y su perspectiva es muy única y muy femenina. Hay cosas que ella hace que los hombres simplemente no hacen. De hecho, algo que tomé directamente de ese disco fue que incluí a un niño de un coro, siempre pensé que eso era algo extraordinario, que una música pop hiciera dúo con un niño de un coro. Me puedo imaginar a Björk o Tori Amos haciendo eso, pero no a Bob Dylan. Siempre me gustó esa idea.

-¿El hecho de escribir en esta perspectiva femenina tuvo algo que ver con componer canciones más accesibles como las de este disco?
-Probablemente, aunque no estoy muy seguro. No tengo la conciencia de esa conexión, pero como creo que esta es una historia de esperanza, y el paso de la vida desde la niñez a la adolescencia y luego trasladarse a la ciudad, puede que identifique a hombres y mujeres, y como tal, puedes escribir canciones en diferentes estilos, para reflejar las diferentes etapas de la vida. Tienes momentos de felicidad, depresión, soledad, y tienes todo un tapiz de emociones. Eso me permitió escribir una gama amplia de canciones, algunas más electrónicas, unas más suaves, otras más agresivas, pero creo que hay una sensibilidad femenina en algunos temas, sí.

“No me gusta pensar en mi audiencia cuando compongo música”

-El escribir sobre estas historias oscuras no es nada nuevo para ti. Pero, ¿te han hecho perder, de alguna manera, la capacidad de asombro?
-Existe definitivamente una nostalgia por nuestra propia infancia, porque nunca podremos recapturar la inocencia, la ingenuidad y la capacidad de asombro. Como la primera vez que escuchaste tal canción, la primera vez que leíste un libro que te cambió la vida, o una película, tu primera relación, tu primer beso, todas estas cosas no pueden ser recapturadas. Una de las tragedias de volverte un poco más viejo es que te vas poniendo cínico, así que creo que no estoy solo en eso de sentir nostalgia por mi propia infancia, aun cuando no disfruté particularmente ese periodo, porque lo único que quería era ser grande, que es algo que le pasa a todos los niños. Creo esa nostalgia le pasa a todos, es casi como un sentido de pérdida.

-¿Estos intentos de escribir sobre la vida actual tratan de cambiar un poco la vida de la gente o al menos la vida de quienes escuchan tu música?
-No soy el tipo de persona que disfruta diciéndole al público qué es lo que tiene que pensar o cómo tiene que vivir. Así que, para mí, hacer música es una búsqueda individual, es algo egoísta. No me gusta pensar en mi audiencia cuando compongo música, y creo que al público le gusta eso, y entiende que primero tengo que complacerme a mí mismo, que creo que es lo que un artista debe hacer, pero, dicho esto, hacer un disco para mí también es como tener un espejo en la mano, donde digo “esta es la forma en que veo el mundo, esta es la forma en que vivo mi vida, estas son las cosas que me preocupan, las cosas que me ponen feliz, las que me ponen triste”, y le pregunto al público si reconoce alguno de esos aspectos, si reconocen el mundo que yo veo en el espejo. Y desde ese punto, tienen que decidirse por sí mismos si es que es algo bueno o malo para ellos.

-Siempre mencionas que tu último disco es el mejor que hayas hecho. Pero, mirando hacia atrás, ¿cuál es el que más te enorgullece?
-Es verdad que digo eso, y si le preguntas a cualquier músico, estoy seguro que la mayoría diría lo mismo. Y de nuevo creo que este disco es el mejor que haya hecho, no es una excepción a la regla. Pero mirando atrás, estoy muy orgulloso de mis cuatro discos en solitario, porque son todos diferentes, todos muestran distintos lados de mi personalidad musical, pero más hacia atrás, no escucho mis discos una vez que los termino. Hay algunos discos de Porcupine Tree que creo que son muy buenos, y otros que pienso que no lo son tanto. Los que son buenos son “Fear of a Blank Planet”, lo recuerdo como un álbum muy fuerte, “In Absentia”, “Stupid Dream”; esos tres son muy especiales para mí, y también el disco que hicimos con mi amigo Mikael Akerfeldt, llamado “Storm Corrosion” que definitivamente me enorgullece.

-Considerando que este álbum tiene canciones más accesibles, ¿crees que puedas traer de vuelta a esos fans de Porcupine Tree que no comprendieron mucho tu trabajo en solitario?
-Buena pregunta, no lo sé. Posiblemente. Si lo escuchan y le dan una oportunidad, puede que sí. No es algo que piense demasiado, para ser honesto. Creo que este disco es diferente a lo que he hecho en Porcupine Tree, pero quizás, como dices, habrá algo con que esos fans se puedan sentir conectados.

-Comenzaste tu carrera en solitario con “Insurgentes”, y este film donde aparecías rompiendo iPods. Ya han pasado siete años, y en este periodo la gente está empezando gradualmente a comprar más vinilos. ¿Por qué crees que esto ha pasado?
-Es interesante cómo las cosas han cambiado en los últimos años y ver que el vinilo está teniendo su gran regreso. También el mercado audiófilo está aumentando, la gente que le gusta escuchar archivos digitales en resolución muy alta, como blu rays que contienen solo música. Es muy alentador que esto esté creciendo. Creo que siempre que hay un giro tan grande, como el de los MP3, la cultura de la descarga y el streaming, hay una suerte de reacción en contra de eso, particularmente en el caso de los melómanos, que sienten que necesitan tener algo en sus manos, un producto físico y tangible que muestre su amor por la música. Es como definir su personalidad. Y tener algo así es como un tesoro, y parece ser una tendencia particularmente en gente joven. Es algo que me tiene muy contento.

-¿En qué formatos está disponible el nuevo álbum?
-Hay cuatro formatos. Está la edición especial deluxe, que es muy elaborada, con un libro y cuatro discos, está el CD regular, vinilo doble y blu ray con sonido surround.

-Hablando de eso, ¿cómo es el arte de “Hand. Cannot. Erase”?
-Bueno, estoy colaborando con Lasse Hoile, con quien he trabajado por años, y habíamos hablado sobre un enfoque en particular, que, otra vez, será bien diferente. Lasse fotografió muchas cosas de la historia, y la portada es la combinación de una foto en blanco y negro, muy bonita, con pintura de un color muy vívido. Así que es la combinación de diferentes medios, fotografía y pintura. Está la idea de que la protagonista de la historia pinta en su tiempo libre, tiene una fotografía de sí misma y trata de destruir esa imagen poniendo pintura encima, y en el interior se puede ver eso, pero con un efecto más extremo, donde ella borra por completo su cara poniendo pintura encima. Para mí es una metáfora de alguien que quiere desaparecer bajo estas capas de pintura.

-Cambiando de tema, ¿qué estás preparando para tu performance de este fin de semana?
-Va a ser muy visual, como siempre, pero creo que esta vez será mucho más visual, porque este proyecto lo ha sugerido. Le pedí a tres realizadores audiovisuales que crearan videos para el show. Aparte de eso, tocaremos casi todo el disco, tendré a mi fantástica banda conmigo, así que espero que sea toda una experiencia visual y auditiva.

-Tus seguidores están muy ansiosos de verte, las entradas para los conciertos se vendieron muy rápido… probablemente ya sabes qué esperar ahora que vienes por tercera vez.
-Lo pasé muy bien en Chile las dos veces anteriores. Para mí, fue fantástico ver que Santiago será el comienzo de esa parte particular de la gira. De hecho, van a ser los primeros shows con un lineup ligeramente distinto, tengo un guitarrista nuevo (Dave Kilminster en lugar de Guthrie Govan) y un baterista nuevo (Craig Blundell en reemplazo de Marco Minnemann), así que va a ser un gran bautizo para ellos dos. Creo que les encantará.

María de los Ángeles Cerda

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Steven Wilson Steven Wilson publicará su discografía en plataformas de streaming 2 meses 1 semana
Novedades Steven Wilson Steven Wilson trabaja en su nuevo disco 3 meses 1 día
Shows Steven Wilson Steven Wilson: intelecto y corazón 5 meses 1 semana
Galeria Steven Wilson Steven Wilson 5 meses 1 semana
Entrevistas Steven Wilson Steven Wilson: “Con David Bowie murió parte de mi infancia” 5 meses 1 semana