Se encuentra usted aquí

Greg Howe: "Es divertido para mí ver a la gente aprender cosas nuevas"

Greg Howe: "Es divertido para mí ver a la gente aprender cosas nuevas"

El invitado de honor del Guitarfest Chile 2016
Jueves 29 Septiembre, 2016
Greg Howe: "Es divertido para mí ver a la gente aprender cosas nuevas"

Quien fuese guitarrista de gira de Michael Jackson y además, una de las figuras del shredding, se presentará este sábado en el Guitarfest

- Estarás tocando en el Guitarfest, donde no solo tendrás la oportunidad de interactuar con tus fans, sino también de aclarar dudas de guitarristas. ¿Qué es lo que te gusta de este formato de show?
- Bueno, es una Master Class y yo he estado haciendo clases por un tiempo, por 25 años, así que es entretenido tocar con otros guitarristas y mostrarles cosas que yo he descubierto. Es divertido para mí ver a la gente aprender cosas nuevas, especialmente cosas como formas nuevas de abordar la guitarra o formas únicas, que hacen la vida un poco más fácil. Siempre es entretenido hacer este tipo de shows.

- ¿A qué edad aprendiste a tocar la guitarra?
- Empecé a aprender a tocar la guitarra alrededor de los 12 años. Había una guitarra acústica en la casa y solía tocar acordes, solo podía tocar eso. Había un niño que vivía cerca de mi casa y él sabía tocar todos los acordes y él me mostró cómo hacerlo, ésa fue mi introducción a la guitarra, eso era lo único que quería aprender. No sabía en ese tiempo que era una lead guitar. Ese niño se fue como un año y volvió de visita, y le dije que nos juntáramos a ensayar. Después él empezó a tocar una sola nota e hizo algo que no había visto, estiró la cuerda y pensé que eso era lo más genial que había visto en mi vida. Creo que ese fue el comienzo de mi entendimiento de lo que es lead guitar.

- ¿Se escuchaba música en tu casa o fue por la influencia de tus amigos que empezaste a tocar guitarra?
- Mi hermano y yo siempre tuvimos facilidad para escribir canciones, de hecho, componíamos sin ni siquiera saber tocar un instrumento, era algo que se nos daba naturalmente. Pero nadie nos obligó a escuchar música, mi mamá era cantante cuando era joven, aunque no lo hizo de forma súper profesional; mi papá no era músico, así que no fue algo que heredáramos de ellos.

- ¿Recuerdas cuál fue la primera canción que aprendiste a tocar en la guitarra?
- Es una buena pregunta. Debe haber sido algo como… alguna canción de los setenta, no me acuerdo.

- ¿Cómo te diste cuenta que querías convertirte en un guitarrista profesional?
- Creo que fue cuando estaba en el colegio. Fui a la universidad por un año, mis papás querían que yo estudiara y yo estaba tratando de ver qué era lo que me gustaba. Conocí a algunos músicos allá, a un baterista y a un tecladista, y dejé de ir a clases y empezamos a ensayar. Yo como que sabía que quería ser músico, porque no había nada más que me interesara y la música siempre me atrajo. Yo siempre digo que no elegí esta carrera, sino que me eligió.

- Cuando cumpliste 24 años lanzaste tu primer disco solista, ¿cómo fue trabajar en esas canciones?
- Mi primer álbum fue súper emocionante pero al mismo tiempo me dio un poco de miedo. Teníamos una banda en ese momento, mi hermano cantaba, yo tocaba la guitarra, y teníamos una sección rítmica, y éramos bien populares en la costa este de Estados Unidos. Éramos una banda tributo, pero al mismo tiempo íbamos al estudio y estábamos grabando demos y buscando un contrato discográfico. Así que siempre íbamos a Nueva York para conversar con gente de sellos, tratando de conseguir un contrato. Con el tiempo, tuvimos un manager que armó algunos showcases, estuvimos muy cerca de firmar contrato pero nunca lo hicimos, así que vi que Mike Barney en ese tiempo solía tener una columna en la revista Guitar Player que se llamaba Spotlight, donde él presentaba a tres guitarristas mensualmente, de cualquier parte del mundo, que fueran desconocidos. Pensé que podía mandarle un demo, pero jamás pensé que me elegiría. Me preguntó si estaba interesado en grabar un disco para él, así que me emocioné mucho, porque al fin estaba firmando un contrato discográfico, eso era lo que quería. Cuando negocié el acuerdo con él, el contrato original era por cuatro discos, y le dije que haría cuatro mientras dos de ellos fuesen con mi banda, así que así fue cómo salió.

- Más adelante, dejaste de lado el shredding y te inclinaste un poco más por el jazz fusión.
- Mike me dijo y me lo dejó muy en claro que a él le gustaba el heavy metal, por lo tanto cualquier música que yo decidiera componer debía caber dentro del género del heavy rock. El primer disco fue un poco más blusero –porque a mí nunca me interesó el sonido neoclásico, me gustaban los guitarristas, pero no ese tipo de música- y el segundo álbum fue “Howe II”. Pero a principios de los noventa el sello de Mike se había expandido y tenía una etiqueta blues y una fusión, así que cuando grabé el último disco de mi contrato, “Introspection”, lo grabé en mi casa, de la forma que yo quería. No me importó el tipo de música, no me importó si a Mike Barney le gustaba o no. Yo tenía que hacer lo que sentía en mi corazón. Tenía que sacar música que sintiera que era real. Cuando le mandé “Introspection” a Mike, me preocupé un poco porque pensé que no le iba a gustar, pero sí le gustó. Le fue muy bien al disco y creo que cambió un poco la visión de su sello, así como de los guitarristas. El shredding estaba relacionado con el heavy rock, no había mucha gente usando esa técnica en música más fusión.

- Pudiste salir de gira con Michael Jackson. ¿Cómo se te dio esa oportunidad?
- Conocí a Jennifer Batten, ella era la guitarrista en su banda en vivo, en un show NAMM, a comienzos de los noventa, y ella me dio su número de teléfono y yo le di el mio. Yo era fan de ella y a ella le gustaba mi música. Ella me comentó que estaba pensando en dejar la gira, y que si ella se iba, que me recomendaría. Al final se quedó, pero igual tuvo que irse temporalmente de la gira porque su mamá se había enfermado, así que no había tiempo para audicionar a guitarristas. Michael siempre quería mujeres tocando guitarra, así que ese era el problema principal para mí (risas). Pero como no había tiempo para audiciones, solamente recibí una llamada del director musical de la gira, que me dijo que me iban a poner en un vuelo al día siguiente para viajar a Amsterdam. Así que fue bien atemorizador, no había escuchado la música y tuve que aprenderme todo muy rápido, pero lo que me puso más nervioso fue la coreografía. Muchas cosas del concierto estaban coreografiadas y yo era el que tenía más interacción con Michael, así que tuve que aprenderme todo eso apenas unas horas antes del primer show. Pero todo valió la pena, la gira, el equipo, todo fue una experiencia excepcional. La banda tenía un jet propio, siempre nos quedábamos en los mejores hoteles, todo fue lujoso y grande, increíble. Fue probablemente uno de los mejores momentos de mi carrera.

- ¿Qué has preparado para tu show en Santiago?
- Bueno, últimamente he estado trabajando más en mi nuevo álbum, pero tengo varias canciones preparadas con la banda con la que estaré tocando. Probablemente tenga un formato como el que tengo en clases, explico mi enfoque en la guitarra y lo muestro, también responderé preguntas y hablaré sobre mi estilo.

María de los Ángeles Cerda

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado