Se encuentra usted aquí

Babasónicos: El silencio tiene acción

Babasónicos: El silencio tiene acción

La vigencia de los argentinos, que veremos en el Frontera Festival
Jueves 20 Abril, 2017
Babasónicos: El silencio tiene acción

Los argentinos Babasónicos funcionan con la idea de orquesta, donde todos aportan, proponen y ejecutan sus ideas. En su faceta de banda de rock, esas sutilezas pueden pasar desapercibidas, pero cuando apareció la oferta de hacer algo novedoso donde podrían reflejarse como un gran ensamble sonoro, tuvieron que trabajar como nunca antes lo habían hecho.

El desafío era montar un show en vivo, conmemorativo a la carrera de la banda, pero con la personalidad babasónica: rupturista y sensual. Ocho meses después, los argentinos presentaban en México su "Impuesto de fe", una propuesta estética, en estricto rigor, un CD/DVD que no sólo ofrecía un reformulado repertorio tradicional, sino que también una teatralidad en lo visual y lo performativo, que se conjugaba con los nuevos arreglos musicales, caracterizados por ser espirituales, etéreos y elegantes. Al lado opuesto de su apabullante estilo. “Nos dimos cuenta que trabajar con el silencio también es muy útil en la música”, nos cuenta Dario “Panza” Castellano, baterista de una de las bandas vigentes más importantes del rock argentino, casi como tomando las fábulas del eterno Charly: «Si lo que te gusta es gritar, desenchufa el cable del parlante».

Los de Lanús propusieron en "Impuesto de fe – Desde adentro" una obra que se entiende en sí misma. No es un “Grandes éxitos” ni un unplugged, sino que, fiel a su estilo, es un trabajo provocativo que desenfunda dramatismo y romanticismo, en nuevas versiones realizadas con la precisión de un bisturí, incorporando capas de arreglos, con mucha instrumentación, pero desde lo mínimo para sostener las canciones, dejando entrever su lado más íntimo. Lo pudimos presenciar en octubre pasado en el Teatro Caupolicán. Ad portas de su presentación como cabezas de cartel de un nuevo Frontera Festival, Panza hace un repaso sobre la construcción de este proyecto, las conclusiones de una gira continental, y sutilmente nos entrega su visión crítica sobre la actual escena de rock argentina.

- ¿Cómo prepararon "Impuesto de fe"?
- La banda lo planteó así, en cuanto al minimalismo, tiene que ver con la manera en que fue concebido, en el que el concepto era tocar lo mínimo posible para que se sustente la canción, sin hacer lo que típicamente hacemos cuando tocamos en formato eléctrico y más de rock, donde la canción se mueve en un vehículo más denso, como una amalgama sonora. En este caso, la instrumentación va evolucionando, va cambiando, adquieren protagonismo distintos instrumentos según las partes donde la canción lleve, y nosotros particularmente la instrumentación la vamos tocando de una forma más sutil, lo mínimo. Sabes, nos dimos cuenta que trabajar con el silencio también es muy útil en la música, entonces estamos con ese concepto, trabajando más que nada con el silencio y al ocupar el espacio tratamos que sea de la manera más sutil.

- Y aparte de ese trabajo sonoro, hay una apuesta visual importante. Hay un concepto detrás del vestuario, de la performance, hay una historia de ficción paralela en el DVD… todos los elementos aportan a esta lógica de entregar algo novedoso. ¿Cómo fue pensada toda esa producción?
- Fue un trabajo arduo, de mucho ensayo y mucha coordinación entre la gente que hacía la apuesta en escena, Sergio Lacroix, y la gente que filmó, el director Diego Álvarez. Fue un trabajo en equipo, también junto a nuestro productor Andrew Weiss, donde se conjugaron todos los elementos y donde hubo un dialogo permanente entre todos, viendo cuál era la mejor manera para llevarlo a cabo, bajo primicias iniciales, que es algo que nunca hacemos, esto de tener premisas iniciales muy fuertes, que en este caso si las tuvimos, y a partir de eso se levantó todo. La verdad es que el camino fue largo pero no hubo pasos hacia atrás… empezamos en abril, grabamos en noviembre, más la post-producción, fue como un año intenso de trabajo.

- ¿Qué reflexiones sacan de esta gira latinoamericana?
- Es saldo de la gira es totalmente positivo, a través de los meses de algo que empezó hace casi un año fue creciendo en repercusión y el show fue evolucionando. Estamos muy contentos y conformes y la vamos a seguir ahora hasta julio. La verdad, no esperábamos que iba a salir así, de esta manera, con la situación de la gente… y a la vez fue cambiando el show, porque empezamos haciéndolo en lugares más recatados como teatros y lugares chicos, y después el show lo fuimos moviendo hacia festivales y lugares más importantes, en cuanto a cantidad (de público).

- Eso marca un precedente del éxito de la gira, de la propuesta que entregaron, ¿podríamos decir también que es una especie de retribución desde el público hacia Babasónicos, en sus ya 25 años de carrera? ¿Lo sienten un poco así?
- Y sí. Justo se dio esa especia de coincidencia de que cumplíamos 25 años y a la vez el disco es en tanto una revisión de nuestra carrera, y sí, se vinculan todas esas cosas y conjugan bien.

- Y llegaron. El público fiel que tienen en Argentina recibió de muy buena manera este enorme trabajo, al punto de ser invitados para presentar su propuesta en el mítico Teatro Colón. ¿Qué tal la experiencia de tocar en el “primer coliseo”?
- Esa experiencia fue, la verdad, inolvidable, fue un momento importante, fue la culminación de nuestra gira por Argentina, y bueno, ahí también grabamos un material, con temas que no están en el disco original. Se filmó con el mismo staff y se armó algo nuevo que está por salir ahora. Ese material se llama "Repuesto de fe".

- Otro material que se suma a una lista constante de trabajos de la banda en el último tiempo: "Inflame", el proyecto electrónico BBS-Volumen 1. Por otro lado está la exposición fotográfica itinerante "Movimiento Babasónico" de Martín Bonetto. ¿Cómo mantienen el ritmo concretando tantas ideas?
- Creo que es porque estamos todos bastante activos todavía. Surgen estas ideas y vamos pasándonos la pelota. Proponemos, y además tenemos la posibilidad de hacerlo, nos sentimos afortunados. Hacemos todo lo que está a nuestro alcance. A la vez, no nos gusta dejar material olvidado, y editamos todo lo que en su momento se hizo. En el caso de BBS – Volumen 1, por ejemplo, es Babasónicos, pero como que corre en paralelo. Es una veta que nos gustó explotar  en su momento (la música electrónica), tratando de abrir un nuevo espacio a nuestro canal de expresión, con otros parámetros y otros valores. Siempre estamos en la búsqueda de un nuevo canal de expresión.

- Y eso es como un ir y venir constante que tiene Babasónicos. Pero aparte, se puede ver que están en un periodo de descontracturarse, de desarmar para volver a construir, que es un poco el reflejo de "Impuesto de fe", que tiene ese subtitulo “Desde adentro”, que se entiende como una mirada retrospectiva a su historia pero actualizándola; acto seguido, publican ese EP con domicilio sonoro en la electrónica, siguiendo con esta idea del vaivén. En ese sentido, ¿cómo crees que se proyecta la banda?
- Y ese es el vaivén, porque creemos varias cosas, como que el rock ya murió, como que todo lo bueno ya pasó, entonces estamos tratando de ver cuál es nuestra mejor cabeza de monstruo que tiene tantas… y a veces se suma una, a veces se suma otra, pero lo bueno es que no hay nada definido. Lo que nos define es nuestra cohesión, nuestra motivación para hacer música, para encarar ese camino, subirse a escena, presentarlo, divertirnos, que se diviertan, que evolucionen un poco nuestras conciencias y la de los demás, queremos contagiar algo bueno, en definitiva.

- ¿Ven algo de esa eclosión que tienen ustedes en la actual escena de rock argentina?
- La escena es muy dinámica, hay muchas bandas nuevas. Me cuesta llegar a una que me cuente algo nuevo, pero bueno, quizás es un problema mío. Ha cambiado mucho todo desde que entramos hace veintipico de años. Cambió el mundo, cambió el ámbito de la música; hoy hay internet que no existía antes, hay muchas más facilidades para hacer música, pero bueno, ahora hay que ver quién tiene algo para decir que valga la pena y que se merezca el espacio.

- Hace poco, Adrian comentó sobre lo difícil que fue surgir como banda a comienzos de los 90, e hizo hincapié en el contexto histórico, con la hiperinflación, el 1:1 (dolarización del peso argentino), etc., pero que finalmente fueron esas adversidades, las que de alguna forma los hicieron salir de lo establecido, dándole identidad y discurso a Babasónicos. ¿Crees que están dadas las condiciones sociales actualmente en Argentina, con el ambiente que se vive con el gobierno macrista, para que resurgen esas nuevas voces “que valgan la pena”, a las que apelaste anteriormente?
- Sí, yo creo que siempre el rock sale de la adversidad, sale del suburbio, sale de una necesidad, de un hambre que siempre está, pero se tienen que dar las condiciones. Tiene que haber un talentoso que tenga mucha hambre y que a la vez esté conectado y un tanto iluminado, porque como te decía el rock hoy no es novedad y no es masivo, porque está muy estático, solo pidiendo que creas en él, por ahí también surgió la idea del nombre “impuesto de fe”.

- ¿Algún adelanto o novedad de lo que podremos ver de Babasónicos en el Frontera Festival?
- Es un show ampliado, y lo nuevo que te decía antes es que está pensado para ser presentado en un festival masivo, en otro ámbito más imponente. Vamos a llevar la música de la intimidad hacia un universo enorme.

César Tudela

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado