Se encuentra usted aquí

Sticky Fingers

Sticky Fingers

Sticky Fingers

Miércoles 27 Julio, 2011

1971. Cema/Virgin

A diferencia de The Beatles, The Rolling Stones encontró la manera de sobrevivir a una década que fue testigo de grandes cambios en la música. Los 60 establecieron nuevos estándares en el rock and roll. Se hicieron verdaderas clases de cómo componer buenas canciones, pero algunos de los maestros no supieron lidiar con la fama, terminando muertos o incapaces de relacionarse con sus pares. La comparación o rivalidad entre ambas bandas es odiosa pero fue una constante por muchos años. En 1970, el cuarteto de Liverpool anuncia oficialmente su separación, y ese mismo año los Stones lanzan "Get Yer Ya Ya's Out", un álbum que es considerado como el mejor registro en vivo oficial del grupo, pero, seamos honestos, no fue la manera más original de comenzar una era que se caracterizaría por el surgimiento de las llamadas súper bandas y por un cambio en la concepción de los espectáculos en vivo.

A pesar de esto, en 1971 los Stones juntaron sus cabezas una vez más y despidieron al fantasma de Brian Jones. Mick Taylor, quien contribuyó en "Let It Bleed", tomó definitivamente la guitarra y junto al grupo creó uno de sus mejores álbumes. Puro. Simple. Directo. Rock and Roll en su máxima expresión. "Sticky Fingers" sería el primero en una lista de excelentes discos que la banda lanzaría durante la década y un parámetro obvio para el resto. La primera placa que la banda grabó para Rolling Stones Records no necesita de grandes adjetivos o explicaciones. El grupo parece haber lanzado inconscientemente una pregunta a su público. ¿Qué les parece un disco con algo de country, referencias explícitas al uso de drogas, y una sección de cuerdas para que parezca inocente pero que a la vez suene fresco?. No se trata de salvar al rock and roll ni de ser original, sino de tomar sus mejores elementos y trasladarlo hacia otra década sin dañar las partes que conforman su esencia.

'Brown Sugar' inicia el viaje con un par de acordes de guitarra y el respeto y amor de Mick Jagger hacia la mujer negra. Una historia de esclavitud que se transforma en la celebración del sexo interracial. Algo que la optimista melodía y el clásico "Brown Sugar, how come you taste so good" se encargan de aclarar. El saxo de Bobby Keys en el tema es acertadísimo, y nos introduce al sonido que caracteriza gran parte del disco. Para hablar de la tercera pista del álbum, 'Wild Horses', es necesario tragar un poco de saliva y separarla del resto de los temas country del disco. La americanización de los Stones en temas como el mencionado y 'Dead Flowers' es necesaria y bien recibida, pero incomparable a la fineza, sentimiento, y arreglos de la primera. Líricamente es la más directa de todas las canciones y uno de los puntos altos del álbum. "La fe ha sido rota, lágrimas deben ser lloradas. Vivamos un poco después de morir". Frases como ésta acompañan a sonidos de slide y guitarras acústicas que ponen melancólico a cualquiera. Irrepetible. Luego, 'Can You Hear Me Knocking' con sus congas y el aporte del mítico Billy Preston en teclados, justifica sus siete minutos de duración y resume en ellos toda la carrera de un grupo como Black Crowes. Una sola canción.

Preston culmina su participación en la placa con el blues de 'I Got the Blues', que en cierta forma es introducido sin previo aviso por el quinto tema, 'You Gotta Move'. El título de la primera lo dice todo, y nos presenta a este género en su forma más primitiva, incluyendo trompetas y el ya mencionado saxo de Keys. La canción sirve de base para la discreta, pero no menos notable, 'Sister Morphine'. Retrocediendo un poco nos encontramos con 'Bitch' y 'Sway'. Ambas aportan una crudeza sonora en común, con guitarras que ruegan ser tocadas, un Charlie Watts que las hace de metrónomo, y melodías que superan cualquier inhibición. Parecieran decir: relajémonos, toquemos, y si nos alcanza el tiempo, expresemos nuestros sentimientos sobre el amor ya sea salvajemente o en forma más melancólica. 'Moonlght Mile' cierra el disco maravillosamente, con uno de los textos más sinceros de Jagger sobre lo que es su vida. "El sonido de extraños no envían nada a mi mente, sólo otro día loco en la ruta". Paul Buckmaster, a cargo de la sección de cuerdas, aporta la más dulce interpretación musical. Sin duda le da al disco un toque clásico y pop que los Stones siempre han manejado a la perfección.

Para la banda más longeva del rock and roll "Sticky Fingers" puede ser un disco más en su largo repertorio, pero está ahí, junto a los álbumes más finos de la historia de la música. No es el mejor de la banda, pero es una pieza necesaria en la colección de discos de cualquier persona. Sí. Lo sabemos. Es sólo rock and roll, pero nos gusta.

Jaime Meneses

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Paul Mccartney Así lucirá Paul McCartney en "Piratas del Caribe" 1 semana 21 horas
Novedades Lamentable: No habrá festival Desert Trip este 2017 1 semana 3 días
Artículos 1977: El comienzo del fin 2 semanas 16 horas
Novedades Paul Mccartney Paul McCartney, el músico con más dinero del Reino Unido 2 semanas 3 días
Novedades Pearl Jam "25 Years of Alive": El video con el que Pearl Jam celebra su ingreso al R&R Hall of Fame 1 mes 3 semanas