Se encuentra usted aquí

Kiss Me, Kiss Me, Kiss Me

Kiss Me, Kiss Me, Kiss Me

Kiss Me, Kiss Me, Kiss Me

Miércoles 27 Julio, 2011

1987. Fiction

"“Kiss Me, Kiss Me, Kiss Me" es un disco rupturista en la historia musical de la banda y probablemente, en la escena del post-punk que lo vio nacer. A través de él, The Cure experimentó a raudales, porque tuvo el arrojo y la osadía de crear canciones más ligadas al pop que al estilo oscuro que los encasilló desde un comienzo. Diversos géneros conviven en esta placa, lo cual se constituye como un pronóstico de su historia discográfica que en ningún caso podría ser enmarcada dentro de una tendencia musical única.

Si se tratara de colores, sin duda este álbum sería un arcoiris tanto en lo musical como en lo lírico, en cuyas tonalidades de seguro estaría incluida la negra. Algunas de sus canciones, las más poperas, se escucharon en las fiestas ochenteras, noventeras e incluso en nuestra década se oyen con fuerza, inundando la memoria sonora de las nuevas generaciones.

Al indagar en la lírica del disco, se puede comprender en cierta medida el concepto ideado por Robert Smith. Fue él quien compuso a cabalidad las letras. No es coincidencia que las diecisiete canciones -en la versión disco compacto editada en 1987- estén estrechamente vinculadas con la idea del amor retratada en todos sus aspectos: odio, ensimismamiento, rencor, pasión, enamoramiento, candor y deseo.

Cada letra alcanza distintos matices de lo que entendemos por amor o de lo que Robert Smith entiende por amor. Seguramente, el éxito de esta placa se explica por la constante alusión a esta emoción cuyo significado, ciertamente,  obedece al cliché que define amor el sentimiento universal por excelencia. Esto también explica el título elegido, la reiteración de “el beso”, que es su máxima expresión. En cuanto a lo musical,  Smith se niega a ubicar a la banda dentro de un estilo único. Difícilmente se podría discutir esta tajante declaración, porque The Cure se ha paseado por diversos sonidos, experimentando con el post-punk, el gótico, el rock alternativo, el pop y el new wave.

La importancia de “"Kiss Me, Kiss Me, Kiss Me"” radica en que se constituye casi como un manifiesto musical de su historia. Este disco http://www.achaten-suisse.com/ es el reflejo del camino discográfico recorrido por la banda en sus treinta años de carrera. Porque es en esta placa donde más se contraponen los estilos.  La oscuridad de algunas canciones como ‘'The Kiss'’, '‘Snakepit'’, 'Torture'’ o '‘If Only Tonight We Could Sleep'’, contrasta con la suavidad de ‘'How Beautiful You Are'’ o ‘'The Perfect Girl’', el romanticismo de ‘'A Thousand Hour'’ o la dulzura de '‘Catch'’. Y éstas, a su vez, al desenfreno de ‘'Fight'’ o '‘Shiver and Shake'’. '‘Just Like Heaven'’, en cambio,  merece atención aparte. Robert Smith la ha definido como “la canción pop perfecta”. Es uno de los temas más exitosos y recordados del grupo inglés. Fue un single estratégico al igual que '‘Why Can't I Be You?'’, '‘Catch'’ y ‘'Hot Hot Hot'’, porque son melodías pegajosas que evocan alegría.

En “"Kiss Me, Kiss Me, Kiss Me",” The Cure explora musicalmente el estilo más despreciado de todos, al hijo bastardo de la música: el pop. Esto no siempre significó algo positivo. Si bien el lado optimista de la banda, encantó a millones de personas alrededor del mundo, también desilusionó a muchos fanáticos. Muchos amantes del lado oscuro del grupo calificaron la acción como una traición digna de Judas. Es cierto, este álbum es uno de los más comerciales de la banda, pero también es uno de los más completos. Significó la entrada definitiva de la banda a Norteamérica (sobrepasó el millón de ventas sólo en Estados Unidos).  Seguramente este mismo éxito, impulsó su re-lanzamiento en agosto de 2006.

En el video '‘Just Like Heaven'’, dirigido por Tim Pope, se explicita la idea de amor presente en la vida de Smith. Su esposa, Mary Poole, actúa en el video en una aparición que, por estos días, podría calificarse como irrisoria, pero que seguramente a fines de los ochenta fue parte de la vanguardia videográfica presente en las cadenas musicales. Lamentable o no, el angelical baile de Mary Poole no logra romper con la atmósfera mágica que rodea a la pareja. Tim Pope ha declarado que Poole es muy afortunada porque es la única mujer que ha aparecido en los videos de la banda. Smith y Poole se conocieron a los 14 años y en todas las fotografías publicadas, aparecen juntos con una gran sonrisa. Una historia digna de cualquier novela rosa.

Robert Smith es el líder indiscutido de la banda. Más de alguna vez se le ha considerado un cabecilla despótico o simplemente un vampiro cabrón. Lo cierto es que para este álbum, Smith ha declarado que todos los integrantes aportaron en la creación musical. Así explica los contrastes musicales y melódicos presentes en el disco. Las canciones hechas por Simon Gallup (bajo), Porl Thompson (guitarra, teclados), Boris Williams (batería) y Laurence Tolhurst (teclados) y por supuesto Robert Smith, parecieran no alcanzar cierta armonía. El disco en su conjunto, puede tornarse confuso y ambiguo, pero este desequilibrio es probablemente su mayor acierto.

El atrevimiento de Smith y compañía, la insolencia para explorar sonidos pop es más que destacable. Así como la incursión de Bob Dylan en el rock o las constantes evoluciones musicales de David Bowie. Smith sólo se instala como un Judas más y se adjudica, indiscutiblemente, una página en la historia. Y quién sabe, probablemente de no haber existido “"Kiss Me, Kiss Me, Kiss Me"”,  “"Disintegracion"”, otro de sus grandes clásicos experimentales (porque The Cure tiene varios), nunca habría existido.

Bárbara Sade

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Artículos La música en South Park 4 días 17 horas
Novedades Ranking: Publican los 150 peores discos hechos por hombres 3 semanas 15 horas
Artículos The Cure The Cure: Muéstrame cómo haces ese truco 2 meses 3 semanas
Novedades The Cure Retrospectiva: The Cure y 28 años de "Disintegration" 3 meses 2 semanas
Revista Abril 2017 4 meses 4 días