Se encuentra usted aquí

High Rise EP

High Rise EP

High Rise EP

Miércoles 23 Octubre, 2013

2013. Play pen

Especular sale gratis. El hecho de que en la portada de este EP no diga a secas el nombre de la banda sino la compañía del cantante de Linkin Park ocurre –se supone-, porque su uso exclusivo se pelea en tribunales entre Scott Weiland en una esquina, y los restantes miembros de esta institución regalona del rock de los 90, en el ángulo opuesto. También se puede interpretar como una fase de prueba, un escueto puñado de canciones agrupadas en un EP para tantear la química y la respuesta, una jugada más cauta que lanzar nuevos grupos con los mismos músicos y nula trascendencia, lo sucedido con Talk Show y Army of Anyone.

Si el futuro de Stone Temple Pilots va en esta dirección, lo que sigue es digno, funcional, quizás engañoso en cuanto al espíritu original del conjunto. Con este trabajo deducir el peso de Weiland en la discografía previa se clarifica. Él abrió camino hacia nuevos territorios, convencido de ser una especie de heredero de David Bowie en sus días de ebullición, capaz de metamorfosear su voz y aspecto desde un sufrido héroe del grunge sin residencia en Seattle, hasta un crooner narcótico con el maquillaje corrido. Chester Bennington es una elección entendible. La textura de su voz semeja indiscutidamente algunas de las personalidades vocales de Weiland.

Lo que inquieta es lo mismo por lo cual Linkin Park, a pesar de sus millones de discos vendidos y giras exitosas, nunca integrará la lista de los influyentes; esos retazos melódicos de boys band que desde un principio atragantan en su obra. Una cosa es la legítima intención de coquetear con otros estilos para dar respiro al rock duro, otra copiar tics del pop más descarado. En esa falta, el papel de Bennington es central e ineludible.

El cantante encara emulando a Weiland en ‘Out of Time’ y ‘Black Heart’, al punto de transfigurar su voz en la del antiguo vocalista en cortes rockeros gancheros y efectivos, sostenidos en riffs de trazo clásico y un movedizo bajo, una de las cualidades de Robert DeLeo, el arreglista del grupo. En ‘Shame on the Inside’, medio tiempo bien urdido pero sin gracia particular, Bennington saca en el coro ese tono chillón, ligeramente adolescente que aún arrastra a pesar de sus 37 años. ‘Cry Cry’ exige al cantante desfachatez sexual y el desafío no le acomoda. Al cierre, ‘Tomorrow’ ofrece un excelente fraseo guitarrero de Dean DeLeo y un coro donde Eric Kretz apuesta por algo más que marcar el tiempo, urdiendo pases en los toms para levantar el coro.

Con solo cinco temas STP y Chester Bennington demuestran el profesionalismo que les incumbe por jugar en la primera división del rock estadounidense. El resultado semeja un round de estudio. Falta mucho para que corra sangre en esta combinación.     

Marcelo Contreras

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado