Se encuentra usted aquí

Bicicleta

Bicicleta

Bicicleta

Lunes 21 Mayo, 2012
1980. Microfón
 
En la historia del rock, existen bandas cuya discografía es en su totalidad esencial. En Latinoamérica, uno de los ejemplos más evidentes es Serú Girán, la notable agrupación formada por Charly García, David Lebón, Pedro Aznar y Óscar Moro. Serú, además de su indiscutible calidad musical, se transformó en una de las bandas más importantes de Argentina por ser voceros de una generación, en tiempos turbulentos para el país producto de la dictadura militar.
 
Es en este contexto, cuando el grupo edita su tercer disco, y en consecuencia, el mejor álbum de toda su producción discográfica: “Bicicleta”, de 1980. Luego de dos placas excelentes (el homónimo de 1978, y “La grasa de las capitales” de 1979), Serú logra plasmar en el estudio todas sus influencias e inquietudes en esta obra maestra, donde todas las canciones son indispensables.
 
“Bicicleta” comienza con el fade in que desemboca en “A los jóvenes de ayer”, pieza de más de nueve minutos de duración, que me atrevo a catalogar como una de las mejores canciones del rock latinoamericano. La introducción está inspirada en el notable conjunto italiano Premiata Forneria Marconi. Además, en el caso de Charly, representa un retorno al tipo de composiciones de su época de oro junto a La Máquina de Hacer Pájaros.
 
La melodía se alterna con un ritmo de tango, para luego volver al rock progresivo, y posteriormente (a estas alturas, han transcurrido cinco minutos) Charly comienza a cantar la letra llena de sarcasmo, dedicada a músicos como Astor Piazzola, que había sido enfático en mostrar su desagrado con el rock argentino de aquel entonces. El bajo fretless de Aznar, como siempre sólido y lleno de matices, y Óscar Moro con cambios constantes y una precisión que era típica en su forma de tocar. Esta canción muestra la madurez de la banda, y sigue con la tradición de comenzar los discos con obras fundamentales (como había ocurrido anteriormente con “Eiti Leda” y “La grasa de las capitales”)
 
Continuamos el recorrido en esta “Bicicleta” con “Cuánto tiempo más llevará”, grandioso tema donde David Lebón es el protagonista, ejecutando un arpegio constante, con un sutil aporte de García en los teclados. Acá hay que destacar la ejecución de Moro, quien marca los tiempos y cambios de una manera excepcional. Sin duda, una de las mejores del disco.
 
El track número tres es definitivamente algo impresionante: la clásica “Canción de Alicia en el País”. Mucho que decir al respecto, pero vamos por partes: la historia señala que Charly la escribió inspirado por la portada de “Nursery Crime” de Genesis, que muestra a unas mujeres jugando cricket. Sin embargo, en lugar de pelotas, se muestran cabezas humanas. La canción había sido compuesta en el tiempo de La Máquina de Hacer Pájaros, pero nunca editada hasta 1980. La metáfora establecida con “Alicia en el país de las maravillas” se transformó en uno de los manifiestos más impactantes de la resistencia hacia la dictadura, en esta fábula que hablaba sobre las desapariciones, la censura, el miedo y la falta de esperanza existente en la población (“No cuentes que hay detrás de aquel espejo o no tendrás poder, ni abogados, ni testigos”). Obviamente, para entender el mensaje había que leer entre líneas, hecho que significó que el tema burlara la censura de una forma magistral, ya que explícitamente no decía nada subversivo. En definitiva, “Alicia” muestra el tremendo potencial de Charly como narrador de lo que ocurría a su alrededor.
 
“Luna de marzo” es un tema instrumental, compuesto y ejecutado por Pedro Aznar y grabado en su propio estudio; una pieza reflexiva, que da a conocer sus inquietudes musicales y un adelanto de lo que mostraría en su primer disco solista de 1982.
 
Luego, volvemos a la banda en su integridad, con “Mientras miro las nuevas olas”, que empieza con la voz de Charly y el sintetizador, seguido de un quiebre transformándose en un tema rockero, una sátira a la música new wave que predominaba en aquel entonces en el mundo, mencionando instantes cumbres del rock, como la explosión que significó la aparición de Elvis Presley, una muestra de nostalgia por tiempos pasados que se materializa en la frase “Mientras miro las nuevas olas, yo ya soy parte del mar”.
 
Y en el tema seis, García vuelve a impactar con una de sus mejores composiciones: “Desarma y Sangra”, una obra maestra que emociona con una melodía excepcional, que deja de manifiesto su talento como pianista, y una letra que nuevamente da a conocer lo que ocurría en la sociedad argentina de esos años. Una canción fundamental, que también fue registrada por la gran Mercedes Sosa.
 
“Tema de Nayla”, escrita por David Lebón, tiene un origen trágico: está dedicada a su hija, que cuando tenía un año sufrió un accidente con quemaduras en parte importante de su cuerpo, sin consecuencias fatales. En la letra, Lebón plasmó todo el amor y sus emociones frente a este desafortunado hecho. Es una pieza excelente, con claras influencias del jazz, y donde aparece como invitado el tecladista de Spinetta-Jade, Diego Rapoport, quien ejecuta un magistral solo.
 
Para terminar, “Encuentro con el Diablo”, una sarcástica canción cuya melodía está inspirada en “Sweet Home Alabama” de Lynyrd Skynyrd. Se dice que surgió a través de un encuentro entre los integrantes del grupo y las autoridades militares, sin embargo esta versión ha sido desmentida por Lebón. Es en este tema donde creo que Moro muestra todo su talento como baterista, con una participación fenomenal. Un final tremendo para esta “Bicicleta”, un álbum que probablemente no sea tan fácil de escuchar en primeras instancias, pero que al desmenuzar sus temáticas y cada una de las canciones, se transforma en parte indispensable de la existencia.
 
Aquí parte de la letra de "Mientras Miro las Nuevas Olas". Poesía pura:
 
"Quiero estar en la playa cuando se han ido/ Los que tapan toda la arena con celofán/ Recordar las estrellas que hemos perdido/ Y pensar a suerte y verdad nuestro porvenir/ ¿Será como yo lo imagino o será un mundo feliz?/ Quiero estar bien bien solo lejos del ruido/ Descubriendo porque olvidamos y volvemos a amar/ Y pensar que sería de nuestra vida/ Cuando el fabricante de mentiras deje de hablar/ Mientras miro las nuevas olas/ Yo ya soy parte del mar/ Yo ya soy parte del mar".
 
Emilio Garrido R.

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Entrevistas Mario Breuer: Alta fidelidad 2 semanas 1 día
Novedades Productor Mario Breuer dictará talleres en Santiago y Valparaíso 1 mes 6 días
Videos Charly García Lluvia 1 mes 2 semanas
Discos Charly García Random 5 meses 1 semana
Novedades Charly García Escucha el retorno discográfico de Charly García 6 meses 2 horas