Se encuentra usted aquí

Long Live Rock 'N' Roll

Long Live Rock 'N' Roll

Long Live Rock 'N' Roll

Miércoles 20 Julio, 2011
1978. Polydor

“Long Live Rock ‘N’ Roll” será recordado como el último álbum que Ronnie James Dio grabara para Rainbow y que dictaría la norma del control total de Ritchie Blackmore en esta banda, que no era más que una extensión de su persona, llegando al punto de poder despedir a formaciones completas y contratar otras para el siguiente acto. Podríamos también referirlo como el peak de la mística asociada a Rainbow porque sin duda que su capacidad como ejecutores estaba también al tope.

Un disco sólido en su estructura de personal en la banda partiendo por el hecho de contar con Ritchie Blackmore y Dio -motivados por la urgencia de sus entonces años de adultos-jóvenes- y más encima con Cozy Powell en la batería. Es este animal quien abre fuegos con sus golpes en la caja para despachar el título que le da el nombre al álbum. ‘Long Live Rock ‘N’ Roll’ es un shuffle de blues-rock acelerado inolvidable y, sobretodo, un himno. Curiosamente este título -comparado a lo que es el resto del disco que se sucede después- suena un poco genérico y predecible pero no desmerezcamos que llegó a ser uno de los singles más populares de la banda en los '70.

Justo antes de la grabación de este disco se realizaron un par de cambios en la alineación de Rainbow, salían Tony Carey y Jimmy Bain del teclado y del bajo respectivamente y de ahí la poca importancia especialmente de los teclados en esta colección de canciones, de hecho de los reemplazos se puede decir poco, David Stone no supera a Carey y Bob Daisley ni siquiera toca en todo el disco porque hasta del bajo se preocupó de grabar en alguna medida el jefe Ritchie Blackmore. Considerando el aplomo de Cozy Powell, este sería un disco de trío (voz, guitarra y batería) más un productor destacado (quien luego haría tanta carrera en las armas del heavy metal) como Martin Birch, el cual decidió ir por un disco más crudo que lo que había sido el anterior y muy reconocido álbum “Rising”.

Siguiendo con el segundo track llega ‘Lady Of The Lake’, que tiene a un Ritchie Blackmore inspirado en un solo de guitarra antológico y una vibra que en general remite a las conexiones obligatorias a Led Zeppelin en 1977, partiendo de cómo suena el riff que la abre, es puro sonido de guitarra, bajo y batería en los que el teclado queda relegado a un segundo plano. También de riff que machaca suena ‘L.A. Connection’, en la que Dio muestra el nivel y la versatilidad que había alcanzado, algo que le serviría para luego pasar a conformar otra alineación histórica de Black Sabbath; este es un número blusero y arrastrado en que entre otras cosas nos cuentan de porqué Tony Carey dejó la banda.

A pesar de todos los problemas en la interna del Rainbow de aquel entonces se las ingeniaron para producir un gran disco, que de seguro no tiene el vuelo épico de Rising pero va a quedar para la posteridad como el álbum más derechamente rockero de la banda en su período Dio. “Long Live Rock 'N’ Roll” patea como una mula pero aún y todo tiene un par de sutilezas que lo emparentan con los dos discos anteriores, aunque volvemos a destacar que donde se diferencia es en que “LLRR” no tiene toques experimentales o progresivos.

Desde la ya mencionada zeppelinesca ‘Lady Of The Lake’, pasando por la rápida y furiosa -que a menudo era un número fijo para abrir conciertos- ‘Kill The King’, hasta la contemplativa balada de tintes medievales llamada ‘Rainbow Eyes’, el tema más extenso del disco, en que Blackmore logra emular la sensibilidad del sonido Jimi Hendrix, y Dio definir la corrección del canto en una balada metal, el disco entero es un trip de buenos y potentes temas. Si quieren dimensiones más épicas aquí se encuentra también la piedra angular de la épica Rainbow, un tema teñido de inflexiones provenientes del medio oriente que algunos sugieren como la mejor canción jamás escrita por la banda. O mejor dicho por Blackmore, quien muy en particular se encontraba en esplendida forma, aún joven pero suficientemente maduro -a la Jimmy Page- como para componer un solo estelar y los arreglos genéricos de una verdadera maestría conocida como ‘Gates of Babylon’.

Si lo tuyo es el Heavy Rock sin apellido, este trabajo te resultará delicioso de escuchar una y otra vez, en la mística Rainbow que, digamos, se convertiría en la piedra filosofal para gran número de bandas y héroes de la guitarra, que vieron en Rainbow todo un ejemplo a imitar. Como en ‘The Shed (Subtle)’ que suena como el peso o la heaviness personificada con una voz de Dio rica en matices, amenazante pero sensiblemente expresivo. O ‘Sensitive To Light’, que habría sonado bien en el “Rising”, con su tempo ideal para el headbanging.

Lo que tiene este tercer disco de Rainbow es que es rock 'n rollero de plano, que se zafa de la épica magistral del “Rising” y la cuestión más bluesera del debut, y por eso lo valoramos como un clásico instantáneo que no necesariamente quiere decir el "mejor" de la banda soñada por Rithie Blackmore luego de Deep Purple. Algunos dirán, y con razón, que Rainbow era capaz de mucho más que esto, sobretodo viniendo del majestuoso “Rising”, pero para mí esto es una declaración de principios definitiva: "Larga Vida al Rock & Roll". También esta placa podría ser considerada como una bisagra que abre y cierra etapas en la banda, no solo en lo que sería la inminente salida de Dio en las voces sino en un futuro mas orientado al hard rock comercial de parte de la banda -algo que sonaría evidente en discos como “Down to Earth” o el “Difficult To Cure”.

Para el final de 1978 la alineación original de Rainbow ya era historia y leyenda, Dio proseguiría con la épica de “Heaven & Hell” y “Mob Rules” junto a Iommi en Black Sabbath y Blackmore cada vez sufriendo más delirios religiosos producto de comulgar con su propia estatura mítica y su cambiante humor, se convirtió en el único dios que encontrarías al otro lado de arcoiris. Fue un breve período en la historia del heavy rock setentero pero que nos dejó esa imagen indeleble del peregrino de sombrero, vestido todo de negro y con botas blancas dejando correr su veloz uñeta en una Fender Stratocaster que estaba lista para el sacrificio, quedar reducida en pedazos, para el final del show.

En definitiva es el disco que marca el cierre de una era que tenía la firma de Dio y Blackmore más un sonido forjado en guitarras rockeras, imprescindibles para entender el neo clásico del metal que a veces rebosa en tintes medievales y por supuesto la obligada referencia sónica a Led Zeppelin que para esos entonces reinaba en el mundo entero. Cualquiera que ame el metal melódico debería considerar, sobretodo por su efectividad, esta placa como una "intocable". En menos de 40 minutos, Rainbow te invita a quedarte con ganas de convertirlo en casi 80 minutos -que es lo que duran algunos discos hoy día- y así escucharlo de nuevo.

Alfredo Lewin

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Discos Motörhead Under Cöver 1 mes 2 días
Novedades Deep Purple Ian Gillan no ve posible un reencuentro de Ritchie Blackmore y Deep Purple 1 mes 2 semanas
Novedades Deep Purple Steve Morse no ve con malos ojos una reunión de Deep Purple con Ritchie Blackmore 2 meses 1 semana
Novedades mikael åkerfeldt Mikael Åkerfeldt escoge a Led Zeppelin, Morbid Angel y Rainbow entre sus discos favoritos 2 meses 3 semanas
Novedades Ronnie James Dio Ronnie James Dio "volverá" a Chile 2 meses 3 semanas