Se encuentra usted aquí

No Fixed Address

No Fixed Address

No Fixed Address

Jueves 04 Diciembre, 2014

2014. Republic

Salvo el primerizo y casi anónimo “Curb” de 1996, todos los discos de Nickelback empiezan igual. Siempre parten con alguna canción de enérgicas guitarras eléctricas ejecutadas con nervios de acero. En “No fixed address”, la octava entrega de los canadienses, 'Million miles an hour' perpetúa la costumbre de arrancar pisando el acelerador. Aunque luego desaceleran porque, lo sabemos, variables rockeras como la velocidad y la fuerza carecen de importancia en la vía por la que se dirigen.

'Edge of a revolution' dirá lo contrario. Que sí les interesa demostrar poderío. El problema, en este caso, es la trivialidad de la letra. Chad Kroeger se salvaría de objeciones si no fuese porque maltrata y manosea un concepto sagrado: la revolución. Por dinámica que suene, y por mucho que el bajo del hábil Mike Kroeger predomine en la mezcla, es un patético intento de canción protesta. ¿Cómo adherir a los reclamos anti-establishment de un grupo que se beneficia de vivir en el corazón mismo del sistema?

 Igual de chocantes, pero creíbles al menos, son los acercamientos a la línea musical que predomina en los rankings Billboard. Suman a la sección más comercial de su catálogo, compuesta de las baladas empalagosas que conocemos, la sintetizada 'What are you waiting for?', que perfectamente podría ser una canción de One Direction o de otra boyband. Maroon 5 también pena: en 'She keeps me up', aparte de adoptar sus poses funky, el cuarteto invita a una (no acreditada) voz femenina de modos similares a los de Rihanna. Tamaña coincidencia.

Hacia el final del disco, cuando el sub rapero Flo-Rida hace su entrada (imitando, a su vez, el estilo rimador de Bone Thugs-n-Harmony) en 'Got me runnin' round', el espanto ya está curado. Incluso se aprecia el esfuerzo en percusiones de Daniel Adair y el correcto uso de bronces. Como el redoble de batería reggae de 'Get 'em up', o las bien logradas atmósferas de 'The hammer's coming down', son detalles que redimen a un grupo capaz de ahogar sus guitarras en 'Believe' con tal de lograr un sonido inocuo.

La próxima gira de Nickelback comienza en febrero. Será interesante ver la forma en que resolverán sobre el escenario sus nuevos experimentos. En su visita a Chile, pudimos apreciar que en vivo son otro cuento: un número rockero de inapelable efectividad. “No fixed address” los deja en una situación bastante curiosa, un trance incómodo que será el regocijo de sus inclementes detractores. Pero, tal vez, ese era el plan desde un comienzo: después del trolleo, no queda más que la reivindicación. ¿O ya olvidamos que Weezer, Foster the People y Katy Perry terminaron peleándose a Kenny G?

Andrés Panes

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Esto no para: Corey Taylor le respondió a Chad Kroeger 5 días 22 horas
Novedades ¿Nueva guerra de declaraciones? Chad Kroeger las emprende contra Corey Taylor 6 días 21 horas
Novedades Nickelback Nickelback publica en streaming su nuevo disco 1 semana 2 días
Novedades Nickelback No se interesan en los Trolls: Nickelback estrena nueva música 1 mes 4 semanas
Videos Nickelback Feed The Machine 2 meses 6 días