Se encuentra usted aquí

Screaming for Vengeance - Special 30th Anniversary Edition

Screaming for Vengeance - Special 30th Anniversary Edition

Screaming for Vengeance - Special 30th Anniversary Edition

Viernes 07 Septiembre, 2012

2012. Sony Music

 

El implacable paso del tiempo se encarga de recordarnos que todos somos un poco más viejos que ayer, incluso en un estilo musical como el Heavy Metal, el que de todas formas, parece destinado a perpetuarse hasta la eternidad. Por ello cuesta creer que una placa esencial en la historia del género ya esté celebrando 30 años, como si sólo hubiera transcurrido un suspiro desde aquel 17 de julio de 1982 cuando el álbum tomó las calles por asalto.

 

En forma casi inmediata, el disco caló hondo con clásicos instantáneos de la banda y del género, como la épica ‘The Hellion’ quizás la mejor introducción jamás grabada en un disco metalero. Ni hablar de ‘Electric Eye’ y ‘You’ve Got Another Thing Coming’ que nunca más salieron de los setlist de los sacerdotes en vivo. Y como todo disco clásico que se precie de tal, el álbum incluye muchas favoritas de culto para los fans como el agresivo tema título, la furibunda ‘Riding on the Wind’, el groove infeccioso de ‘Bloodstone’ o el remate directo a la yugular de ‘Devil’s Child’. En esta nueva remasterización, el disco suena impecable gracias a la gran producción del maestro Tom Allom (encargado de todos los discos de la banda entre el ‘80 y el ‘88), aunque eso ya lo sabían de antemano todos quienes alguna vez tuvieron una copia del disco en su versión en vinilo. Nuevamente se incluye la balada ‘Prisoner of your Eyes’, un tema que en rigor pertenece a la época del álbum “Turbo” (1986), pero que por alguna misteriosa razón el grupo decidió incluir como bonus track de un disco editado cuatro años antes. Y para resaltar el aniversario, se incluyen cinco bonus track con temas en vivo del mismo disco de un show grabado por un programa de radio en los conciertos del Civic Center de San Antonio, Texas y el Mid-South Coliseum de Memphis, Tennesse, el 10 y 12 de diciembre de 1982, respectivamente.

 

Pero lo que hace realmente imperdible esta edición doble, es la inclusión de un DVD con el show completo realizado por la banda en el mítico y gigantesco “US Festival” de 1983. Organizado por Steve Wozniak, el co-fundador del gigante tecnológico Apple, el evento reunía al arte, la música y la tecnología en un enorme escenario construido en el Glen Helen Regional Park de San Bernardino, bajo el sol abrasador del verano californiano. El festival duraba siete días y reunía bandas y cantantes de todos los estilos musicales, por ello, el domingo 29 de mayo de 1983, fue bautizado como el “Heavy Metal Day”, presentando un cartel absolutamente estelar con la presencia de los canadienses de Triumph, los norteamericanos de Quiet Riot, Mötley Crüe y Van Halen (headliner), los alemanes Scorpions, los ingleses Ozzy Osbourne (primer show con el guitarrista Jake E. Lee), y por supuesto Judas Priest, es decir hace 30 años y hasta hoy, este cartel sigue siendo absolutamente rutilante, con puros Monsters of Rock. Además ese día marcó el record de asistencia de público al festival, con 375.000 fanáticos del metal dándose cita en un momento histórico.

 

En la notas internas del librito, un adolescente Eddie Trunk (conductor de That Metal Show en VH1 y legendario DJ metalero de la radio KNAC), rememora la excitación que le provoca hasta el día de hoy haber asistido a ese festival y de cómo Judas Priest lo había dejado completamente estupefacto con su incendiaria performance. Trunk dice que “Priest, eran puro metal, tenían un look de puro metal y sonaban como puro metal. Si hay una banda que es la epítome del Heavy Metal, sin duda esa es Judas Priest”.  En 63 minutos de actuación bajo el sol devastador de la tarde, el quinteto de Birmingham dicta una cátedra que roza la perfección en su interpretación, con un Rob Halford aún con cabello, pero siempre con esa presencia magnética sobre las tablas, gesticulando lleno de histrionismo cada verso, cada frase, cada palabra que sale de su legendaria garganta, sintiendo el metal desde las entrañas y posicionándose ya en esa lejana época, como uno de los más grandes vocalistas de la historia, reservando su lugar en ese olimpo dorado junto a Dickinson, Dio, Tate, Meine y Kiske.

 

La imagen restaurada digitalmente permite apreciar hasta el más mínimo detalle en los rostros de los músicos y el audio del concierto remezclado por el mismísimo Tom Allom, hace que todo suene a gloria, con esas guitarras crujientes que vibran llenas de poder escupiendo pura clase desde los parlantes, con esa dupla infartante de Tipton/Downing que saca chispas desde sus instrumentos. Led Zeppelin, Black Sabbath y Deep Purple, las bandas fundacionales del rock pesado, todas tenían sólo un guitarrista en escena y fue Judas Priest la banda que en pos de duplicar la potencia, sacó este tándem de “twin guitars” que redefinieron el sonido metal y que de alguna u otra forma, impulsaron a otras grandes e históricas duplas que vinieron después, como la de Smith/Murray, Hoffmann/Frank, DeGarmo/Wilton o la de Shermann/Denner. La intensidad del show, reflejada en un Halford absolutamente desatado, en una dupla de guitarras que coreografía sin cesar sus clásicos riffs, con un Ian Hill siempre confinado en el fondo, pero bombeando la gasolina que enciende el fuego y hasta con un Dave Holland, siempre algo limitado técnicamente, pero tocando como si la vida se le fuera a ir en ello (si Scott Travis sólo hubiera entrado algunos años antes!), redondean una actuación sencillamente pletórica donde desgranan clásico tras clásico de la talla de ‘Victim of changes’, ‘Heading out to the Highway’, ‘Diamonds and Rust’, ‘Green Manalishi’, además de cuatro temas del “Screaming” incluyendo el tema título, ‘Electric Eye’, ‘Riding on the Wind’ y ‘ ‘You’ve got Another Thing Coming’ hasta llegar a esa postal que en Chile se vio en “Magnetoscopio Musical” de TVN, donde la muralla de amplificadores se abre por la mitad para permitir el ingreso al escenario de Rob Halford en su ruidosa Harley Davidson para interpretar ‘Hell Bent for Leather’ de una forma sencillamente aplastante. Por todo ello, este DVD es historia pura, un día mágico, una actuación mágica y con una banda mágica. Es primera vez que se edita de manera oficial y aunque sea 30 años después, no hay tiempo ni espera que no permita atesorar una vez más ese momento sin emocionarse hasta las lágrimas. Y ese el secreto de todo esto, de este movimiento bautizado como Heavy Metal que desde 1969 ha estado presente en la vida de millones de personas alrededor del mundo. Son 43 años y contando, y mientras haya fans del metal (¡375.000 sólo en este show!), la inmortalidad está garantizada, algo que Judas Priest se ganó hace mucho tiempo, con varios de sus discos metidos entre los mejores de la historia grande del metal. ¡Y acuérdense de mí, porque aunque sea en silla de ruedas la banda estará celebrando los 30 años de “Painkiller” el 2020! Que así sea.

 

Cristián Pavez

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Tim Ripper Owens Venta de entradas con Meet&Greet para Ripper Owens 5 días 14 mins
Novedades tim ripper owens Se viene "A Heavy Metal Night" con Ripper Owens 1 semana 6 días
Discos Judas Priest Turbo 30 1 mes 2 semanas
Novedades Judas Priest Judas Priest sigue compartiendo adelantos de "Turbo 30" 2 meses 2 días
Novedades Judas Priest Judas Priest: Surge un avance de la próxima reedición de "Turbo" 2 meses 2 semanas