Se encuentra usted aquí

Valleys Of Neptune

Valleys Of Neptune

Valleys Of Neptune

Miércoles 11 Mayo, 2011
2010. Sony Legacy

Siempre he dicho que la muerte es un buen negocio... para los poseedores de los derechos, claro está. Y la familia Hendrix sigue llenando sus bolsillos a costa de la necrofilia que produce Jimi, un cadáver exquisito a estas alturas, ya casi no importa cuando vivió o cuanto hemos escuchado de él, bastante tiempo después de su muerte. Casi medio siglo transcurrido desde que aprendiera a tocar la guitarra su influencia se puede escuchar hoy en prácticamente todos los discos de música popular basados en la guitarra y no hay ranking de mejores guitarristas en la historia en el no aparezca en un rotundo primer lugar.

Y el elástico se sigue estirando y no parece que vaya a cortarse nunca. Esta nueva publicación llamada “Valleys of Neptune” es otra prueba que Jimi Hendrix es de los artistas más explotados de la historia y ya parece casi surrealista que después de casi 40 años de su muerte siga aflorando material inédito. Recuerden que inédito se entiende como algo que no haya sido editado en CD o LP antes, no necesariamente significa que estas canciones no hayan jamás antes escuchadas. El legado de Hendrix sigue generando beneficios suculentos y me temo que será así hasta que puedan sacar todo el material que tienen escondido. De todas formas, sigue siendo un placer ponerle oreja a algunas de las canciones que nunca se habían editado previamente como ‘Ships Passing Through the Night’, ‘Lullaby for the Summer’, ‘Cryin’Blue rain’, ‘Mr Bad luck’ y versiones distintas de ‘Lover man’, ‘Red House’, ‘Fire’ o una toma mucho más dinámica de ‘Hear my train A Comin’.

El hilo que enhebra todas estas canciones es el período de tiempo, un punto de inflexión en la carrera del músico norteamericano que transcurrió tras la publicación del “Electric Ladyland” y justo antes de terminar de montar su Electric Lady Studios con esas grabaciones que luego darían pie a la publicación -póstuma para variar- de “Cry of Love” y del “First Rays”. “Valleys of Neptune” documenta el periodo final con su banda británica, la "Experience" y un período de adaptación natural del nuevo bajista Billy Cox. Varias canciones sonarán muy familiares para un oído entrenado en Hendrix y otras, lamentablemente las más mediocres, mucho más novedosas, pero no por eso "nuevas".

‘Stone Free’ arranca sonando bien diferente a la original de 1966, aunque no por eso es mejor versión que la grabada por la Experience. Mientras que el Box Set del 2000 tenía otro remake de ‘Stone Free’, la versión que aquí escuchamos es una registrada por Jimi acompañado de  Mitch Mitchell y Billy Cox en mayo de 1969. Vuelvo a decirlo, suena bien pero no supera a la que bien conocemos. Luego sigue ‘Valleys of Neptune’ que es el tema que le da el nombre al disco y fue grabado en entre 1969 y 1970. Esta versión con banda completa es en realidad una novedad ya que apenas teníamos una idea de este tema por un demo que se escuchó a principios de los noventa en un álbum llamado “Lifelines”, en que ‘Valleys of Neptune’ sonaba como guitarras con percusión, ahora en cambio luce como una canción hecha y derecha... y de las buenas, por mucho que suene como un deja-vu porque es muy parecida a otras del período 69/70. Al menos la terminó de convertir en canción formal y no la dejó en la difusa categoría de una idea o un demo, o un track por mejorarse posteriormente.

‘Bleeding Heart’ es el cover de clásico tema de Elmore James tocado de una manera radicalmente diferente a la versión originalmente publicada en South Saturn Delta. Una toma que lo histórica que tiene es contar con una alineación diferente ya que no figura Mitch Mitchell y en cambio aparece un tal Rocky Isaac en batería, quien participara en algunas jams con Hendrix. Luego viene muy de cerca en lo blusero ‘Hear My Train A Comin’’, que revive con un valor agregado por el hecho de mostrar el tema que conocíamos tocado en guitarrón de 12 cuerdas en el clásico álbum Blues ahora en contraste electrificado y sonando como una aplanadora. Sigue ‘Mr. Bad Luck’ tal como ‘Valleys of Neptune’, también un arreglo de un demo que se había escuchado en el “Lifelines” de 1990 y que incluso Jimi tomó como base para desarrollar otra canción llamada ‘Look Over Yonder’ que habíamos escuchado en el “South Saturn Delta”, pero aquí suena mejor que todas las otras veces antes. Tras lo cual se descuelga ‘Sunshine of Your Love’, la original de Cream que era una favorita del trío durante 1969 y nunca se había publicado como una toma instrumental de estudio, apuntemos a que es de lo menos interesante que contiene este disco.

Vuelve a sorprender por otras razones la llegada de ‘Lover Man’ que fue un tema que Jimi grabó con varios arreglos diferentes, las dos versiones más conocidas hasta ahora se podían apreciar en el Box Set del Jimi Hendrix Experience y en el “South Saturn Delta”. Esta en cambio es una pista completamente diferente registrada en abril de 1969 y resulta increíble que todavía queden tomas diferentes que no se hayan escuchado antes. ‘Ships Passing Through the Night’, en cambio, es más exclusiva ya que sería parte -jamás editada- de una sesión que marcaría el último registro de estudio de la Jimi Hendrix Experience antes de que empezara a desbandarse, una sesión  realizada el 4 de abril de 1969.

Acercándose al final la primera dupleta llega con ‘Fire’ y ‘Red House’, ambas versiones de canciones que son ultra conocidas fueron rescatadas de una sesión de estudio grabada por la alineación original Experience en febrero de 1969 y suenan expandidas haciendo eco de ciertos arreglos que Jimi había lentamente desarrollado tocándolas en vivo. Contrario a lo que se pudiese pensar estas no son tomas alternativas a las grabaciones originales de 1967, aunque ‘Fire’ te lleva a pensar eso porque en rigor no aporta tanto en comparación a la original y ‘Red House’ resulta una lástima en su fade out al final ya que hubiera sido bueno escucharla hasta el final aunque durase 10 minutos

Y la segunda pareja, la que cierra estas 12 pistas, es la de las instrumentales ‘Lullaby for the Summer’ y la más que evidente improvisación blusera titulada ‘Crying Blue Rain’, que son casos como el de ‘Ships Passing Through the Night’, tracks nunca antes escuchados grabados en abril de 1969, probablemente como parte de una serie de trabajos en progreso de llegar a ser algo más. Quizá no son de lo más valioso e iluminado que Hendrix haya registrado pero destacan por su novedad.

No creo que de ninguna manera este disco se convierta en un clásico, ni siquiera que sea tan imprescindible pero es 100% Hendrix, y eso para muchos eso es suficiente garantía de calidad. Al final en esta explotación de este gran talento en parte salimos beneficiados nosotros, repito en parte porque el ‘Valleys of Neptune’, el tema estrella de esta placa, suena bastante agradable aunque no sé yo si encontraremos temas que derechamente nos disgusten de Hendrix. Lo que si sabemos es que hay temas "no tan relevantes", que están bajo su estándar de calidad y eso seguramente porque no estaban terminados, ni menos supuestos a ser publicados en discos.

Lo bueno es que con Hendrix no se ha intentado modernizar las mezclas o remasterizar con última tecnología, aquí se percibe solo el sonido clásico, lo que termina siendo un gozo para los fanáticos iniciados sobre todo al escuchar las versiones alternativas de las canciones más conocidas. Ese aparente buen gusto a la hora de las nuevas mezclas que respetan la esencia de Jimi, creo que se lo debemos al gran Eddie Kramer, que sabe lo que tiene entre manos y lo ha tenido claro por más de 40 años, especialmente en estos últimos 20 en que las rarezas han empezado a proliferar como hongos.

Para los que han estudiado a Hendrix con detención pude que sea un placer y hasta una ilusión el sentir que aún hay temas por descubrir de su enorme legado, no obstante es también increíble de cómo se puede estrujar tanto un nombre y una leyenda con tal de sacar ganancias ciertas con las nuevas mezclas. Eso se lo debemos al gran Eddie Kramer que sabe lo que tiene entre manos.

¿Por qué hay tanto Hendrix inédito? Simplemente porque Jimi era un animal en lo que al trabajo de estudio respecta y grababa muchas de sus sesiones que lo sorprendían improvisando con sus músicos, siempre con la idea de mejorar algún registro que hubiera sido capturado con anterioridad. Por eso las palabras Archivos, Sesiones, Out takes, Vaults, Jams, Baúles, Demos y Alternates Takes son tan relacionadas con su persona, hasta incluso los términos Rehearsals o Ensayos, aunque me cabe una duda que Hendrix de verdad estuviera ensayando porque siempre tenía la actitud de estar tocando, improvisando y más relevante, con las cintas grabando. Experimentando en otras palabras.

Y de seguro esto no va a parar acá, en algún futuro cercano aparecerá por ejemplo lo que Hendrix grabó con Brian Jones de los Rolling Stones -en mejor calidad y sobretodo en cantidad comparado a lo que se conoce hasta ahora. Como deben saber era bastante probable que los dos músicos tuvieran intenciones de montar un supergrupo, pero el proyecto se fue junto a Brian al fondo de una piscina una noche de verano de 1969 y le seguiría Hendrix en el verano del año siguiente.

Si ahora comprobamos que se puede producir todo ese material -medianamente atractivo- 40 años después de su muerte para ser publicado finalmente, imagínense lo que será el aniversario de medio siglo, ¿tendremos al menos una docena de "otras" tomas inéditas?. Mínimo. Y es que Jimi Hendrix ya es como un patrimonio para la humanidad musical.

Alfredo Lewin

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado