Se encuentra usted aquí

Fuerza Natural

Fuerza Natural

Fuerza Natural

Jueves 05 Mayo, 2011
2009. Sony

No es un secreto para nadie el rasgo polifacético de Gustavo Cerati. Desde las sinfónicas a la electrónica y el glam rock à la Bowie, cada paso que ha tomado el cantautor argentino ha sido con el propósito de abrir su gama estilística y explorar los sonidos que lo cautivan. En “Fuerza natural” su motivación se mantiene intacta e incluso se califica tácitamente como un trotamundos, lo que en apariencia suena pretencioso, pero es un enunciado que en su quinto disco solista se logra comprender.

Cerati nunca había sonado tan variado en un solo álbum. Aquí hay folclor con raíces argentinas, hay glam y por supuesto, un lado más pop. Sin embargo, el que cuente con toda esta variedad no necesariamente lo ayuda a conformar un trabajo consistente y sólido, sino que, justo en esos puntos donde la diferencia se marca, es donde el transandino logra destacarse, dejando atrás a las canciones que se asimilan demasiado entre sí.

En las letras hay muchas referencias a los viajes, la carretera y el azar del destino, lo que, en definitiva, marca el concepto de este registro y su autoconcepto como artista. Es un viajero, un conocedor, un explorador que logra expresarse mucho mejor en esos momentos de escape que cuando retorna a la línea pop. Así lo muestra en forma evidente el primer track ‘Fuerza natural’ (con un fuerte dejo a ‘Puente’), el segundo, ‘Magia’, al igual que ‘Rapto’ y ‘Desastre’, donde el argentino intenta sonar rockero, pero, por el contrario, resulta “contenido”, como si intentara entregar mucho más y al mismo tiempo se midiera en esa entrega. “Apagado” quizás es la mejor palabra.

‘Deja Vu’, por su parte, el primer single destacado, comienza donde “Ahí Vamos” había terminado, y retorna esa inspiración glam ahora adaptada a los nuevos tiempos con guiños a The Killers. No obstante, es en ‘Amor sin rodeos’ donde comienza a aparecer ese lado que Cerati descubrió en esta placa, donde hace referencias más al folk gringo, con uso de lap steel y una vocación country pop. Y se hace mucho más interesante en ‘Tracción a sangre’, donde el cosmopolitismo queda de lado y demarca una linda melodía que tiene a Luis Alberto Spinetta como principal punto de referencia. Es más, a Cerati nunca le había escuchado la palabra “pampa”, sonando con un origen claro y determinado, y lo que es mejor, logrando convencer tras el paso de los débiles ‘Fuerza natural’ y ‘Magia’.

En ‘Cactus’ vuelve ese amor por lo propio, con una incorporación de bombos y con alusiones mucho más claras al folclor argentino, donde hay un juego más percusivo que melódico, luciéndose tal como en ‘Tracción a Sangre’. Pero “Fuerza natural” es tan irregular, que en el siguiente corte, la parsimoniosa ‘Naturaleza muerta’, corta toda emoción, que intenta recuperar en la ochentera-Soda Stereo ‘Dominó’. Se hace claro que el mejor momento del disco ya pasó, aún sin escuchar las canciones restantes.

Cuando aparecen ‘Sal’ y ‘Convoy’ llega el melodramatismo. Creen convertirse en melodías dulces, aunque fácilmente podrían ser empalagosas y rechazables. Hasta entonces, lo que más le falta a este quinto CD solista es lo que proclama: fuerza. ‘He visto a Lucy’ da la raya para la suma en cuanto a un lento y extenso corte que resume la sensación general del álbum. A pesar de buenos momentos, “Fuerza natural” es un disco que hace denotar a un Cerati más viejo, ralentizado y sin brillo, siendo que el argentino jamás había destacado por esas características. Estamos, sin duda, ante el registro más endeble de Gustavo Cerati.

María de los Ángeles Cerda

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado