Se encuentra usted aquí

Estilo libre

Estilo libre

Estilo libre

Martes 11 Agosto, 2015

2015. Quemasucabeza

Gepe busca ser escuchado. Algo que no es tan obvio si consideramos que viene desde el underground, donde prolifera la mezquindad porque es normal hacer música con el mero objetivo de apartarse del resto. Por su afán de tocar para las masas, Gepe siempre será un traidor de la causa para los secretistas apóstoles del indie.

“Estilo libre” consuma el giro hacia lo popular de un cantautor que hasta “GP”, la llave que le abrió las puertas del éxito, se permitía airear ideas crípticas (¿de qué se trataba 'Lluvia diente lluvia'?), pero ahora es apto para cualquier espectador. Y a todo color, además. Si antes capturaba penas en desolador blanco y negro ('En el bolsillo'), esa emoción se traduce en este quinto disco al reggae de una irisada 'Ser amigos'.

Gepe busca ser escuchado, así que se cuadra ante géneros que gozan del beneplácito masivo. Como la bachata en 'Invierno', más inclinada al lado de Juan Luis Guerra (del que se declara fan desde la era “Audiovisión”) que al de Romeo Santos (al que también le profesa simpatía). O como el merengue en 'A la noche', antes conocido bajo el título 'Hoy día la fiesta' y tan encendido que irremediablemente forzó al solista, que viene tocándolo en vivo hace casi dos años, a perfeccionarse en el rol de bailarín.

La actitud predominante en “Estilo libre” queda resumida en la letra de 'TKM', que condensa las aspiraciones del disco en la sencillez de frases como “inventando algo simple para ti”, “cada palabra que escribo tiene sentido pa' mí' y “quiero llegar a ti”. Por candor y cadencia, es una descendiente de 'Fruta y té', aunque toma una línea (“tú tienes la llave de mi corazón”) de 'La tierra del olvido' de Carlos Vives. Una por otra: el colombiano fue el culpable de que Gepe actuara a las dos de la mañana en Viña 2014.

La exploración del cotidiano vivir clasemediero emprendida en 'Fruta y té' (y otros temas de “GP” como 'Bacán tu casa' o 'Con un solo zapato no se puede caminar') resultó modélica para esta etapa, en la que se canta de placeres simples (“yo sé que te gusta bailar reguetón, comer papas fritas y hacer el amor”) o hacer zapping desde la cama (“cambiando la tele, apagando la mente, Los Simpsons para dormir”). Caso ejemplar: 'Punto final', emotiva recreación rapero-andina de los años de juventud de Daniel Riveros en San Miguel, que idealiza las calles de la comuna y, sin querer, delata su ascenso social. No hay nostalgia sin distancia.

Gepe busca ser escuchado, y se vale de la primera persona plural para establecer en la apertura del disco que nos está hablando a todos. “Si el fuego de la olla lo mantenemos nosotros, si nos pasan por arriba, por abajo pasamos nosotros”, nos dice en 'Marinero capitán' casi acercándose a la canción social de la que antes tanto ha rehuido. Para ser escuchado, también busca darse a conocer: las confesiones de 'Siempre quiero lo que no tengo' (con la participación vocal no acreditada del productor Cristián Heyne) son muy coherentes con las motivaciones y el inconformismo expresados en su obra.

Por mucho que se pasee de un género a otro, “Estilo libre” tiene su centro de operaciones asentado en nuestra cordillera. Gepe, andinista de la canción, sigue por defecto la línea del pop altiplánico en 'Fiesta maestra', 'Melipilla', 'Hambre' y la citada 'Marinero capitán'. Puede que su discurso no sea frontal al tratar de coyuntura, pero la forma en que están tocadas esas canciones posee un mensaje igual de poderoso que una letra sobre política: un llamado a valorar las raíces que nos definen, y a ver en ellas el punto de partida para emprender un trabajo musical moderno y universal. En ese aspecto, “Estilo libre” no es tan distinto de los añorados “5x5” y “Gepinto”.

Único punto débil: las participaciones de las cantantes invitadas. Javiera Mena, con la voz intervenida como nunca, está simplemente horrorosa en 'Vivir', la peor de sus colaboraciones con Gepe, que con una mezcla de EDM y Coldplay bota a la basura lo que podría haber sido un cierre sobrecogedor. Extraña que un tema así ocupe un lugar en el tracklist en detrimento de 'No dejes de latir', una estupenda rumba flamenca que fue descartada a última hora pese a combinar mejor con el resto del disco. Las otras voces femeninas son víctimas de las circunstancias: La Lá está irreconocible en 'Invierno' para cualquiera adentrado en los dotes que la llevaron a ser tildada como la nueva Chabuca Granda en su Perú natal, mientras Wendy Sulca (sorpresivamente la que más gana de las tres) recibe muy poca atención en 'Hambre', apenas unos segundos.

Gepe busca ser escuchado, y en la suma y la resta, “Estilo libre” satisface. Tiene las canciones necesarias para salirse con la suya y convencer de que este ex ídolo indie puede ser ahora un ídolo de multitudes. Al contrario de lo que pasaba en “GP”, ya no está intentando ser un popstar latino, aquí simplemente lo es. Hay un gigantesco cartel de bienvenida puesto en la entrada de cada una de sus nuevas canciones.

Andrés Panes

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Estos son los nominados a los Premios Pulsar 2018 1 mes 4 semanas
Artículos Gabriel Parra El Ángel de Gabriel 2 meses 1 semana
Shows Gepe Gepe: Iguales y ninguno 2 meses 1 semana
Galeria Gepe Gepe 2 meses 1 semana
Tocatas Gepe Gepe en Movistar Arena 2 meses 1 semana