Se encuentra usted aquí

Live in London Hammersmith Apollo 1993

Live in London Hammersmith Apollo 1993

Live in London Hammersmith Apollo 1993

Viernes 23 Mayo, 2014

2014. Eagle Rock Entertainment

Habiendo transcurridos cuatro años del deceso físico de una de las voces más insignes en la historia del heavy metal, que mejor que añorar su irreparable ausencia con un concierto inédito filmado a multi-cámara el 12 de diciembre de 1993. Por aquel entonces, Ronnie James Dio y su banda estaban presentando el durísimo y oscuro disco “Strange Highways”, un material cuyo antecedente previo provenía del disco “Dehumanizer” de Black Sabbath (1992), quienes en medio de la “fiebre” grunge, le habían querido demostrar al mundo que aún podían ser  la banda de heavy metal más pesada del mundo, y “Dehumanizer” era granito puro. Por ello, tras su marcha de Sabbath, Dio montó nuevamente su banda y “Strange Highways” era un perfecto continuador de “Dehumanizer” pero con un “toque” más industrial si se quiere, adaptándose a los tiempos.

Su fiel escudero, el tremendo Vinny Appice regresó al sillín de la batería y el multifacético bajista Jeff Pilson (Dokken), se apoderó de las cuatro cuerdas como un portento, quienes junto al tecladista Scott Warren (Roug Cutt) y el guitarrista chicano Tracy G (Tracy Grijalva), que venía de tocar con Appice, Jimmy Bain y Mandy Lion en el grupo WWIII con un excelente disco debut homónimo en plan Rainbow metalizado, le daban vida a la nueva encarnación de Dio. Con un sonido realmente pesado y de gran calidad en formato DTS 5.1, el concierto se inicia con el clásico ‘Stand up and shout’, donde el maestro demuestra que estaba en un nivel espectacular con su voz, como lo hizo a lo largo de toda su carrera, manteniendo su calidad vocal hasta cuando falleció a los 67 años. El grupo suena realmente ajustado y milimétricamente afiatado, tocando con mucha hambre y ferocidad y con un Dio, muy enérgico no sólo vocalmente sino también físicamente, contagiado por ese animal irrefrenable de escenario que es Pilson, que además realiza una gran labor en los coros. El dínamo de la banda como siempre resulta ser Appice que le imprime una fuerza demoledora aporreando las parches y con un Scott Warren oyéndose lo justo y necesario tras los teclados. Punto aparte es Tracy G, quien siempre fue muy resistido por los fans. El tipo tiene un sonido de guitarra, gordo, grueso y muy contundente, destripa los riffs realmente con mucho peso, pero a la hora de los solos literalmente tocaba cualquier cosa; él mismo lo dice en las entrevistas de backstage (que vienen con subtítulos en español), donde cuenta que cada noche improvisaba sus solos para darle “frescura y su toque personal” a las canciones.

Habiendo tocado al lado de guitarristas enormes como Ritchie Blackmore, Tonny Iommi, Vivian Cambell, Craig Goldy, Rowan Robertson y Doug Aldrich, nadie se explica como Dio pudo tener este guitarrista tan limitado a su lado, pero como lo explicó una vez Vinnie Appice, “Ronnie buscaba un sonido más pesado e industrial para adaptarse a los tiempos por aquella época”. Recordemos que esta misma formación fue con la que debutó Dio en Chile en 1997, en el gran festival Masters of Metal junto a la Jason Bonham Band, Bruce Dickinson y Scorpions en un cartel de lujo en el Velódromo del Estadio Nacional, en una noche inolvidable y efectivamente esta configuración de Dio en vivo sonaba realmente muy pesada y matadora con la excepción de los solos.

Pero lo que resulta más interesante en este concierto, además de los clásicos habituales como ‘Heaven and hell’, ‘The last in line’, ‘Holy diver’, ‘Man on the silver mountain’, ‘Rainbow in the dark’ ‘We rock’ y otros,  son las nada menos que seis canciones de “Strange Highways” que la banda interpreta en vivo, temas que suenan aún más pesados que en su versión de estudio y que demuestran que a pesar de ese sonido un tanto industrial de la producción, se trata de un muy buen disco que siempre quedó relegado en la discografía de Dio al no tener ese brillo fulgurante de otras placas clásicas, pero que cuando uno se sumerge en él, se da cuenta que “Strange Highways” posee muchos momento de muy buen metal. El extenso concierto se completa con una sección de entrevistas en el camarín de la banda post show, donde se puede ver la siempre amable relación que tenía el maestro con su crew, con su banda y con su mítica manager y esposa Wendy Dio. Sin duda, un testamento inédito e impactante que realmente vale la pena ver y emocionarse una vez más con toda la grandeza artística e interpretativa de este pequeño pero gran gigante, el eterno e inolvidable Ronnie James Dio.

Cristián Pavez
 

 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado