Se encuentra usted aquí

La Dieta Del Lagarto

La Dieta Del Lagarto

La Dieta Del Lagarto

Miércoles 06 Julio, 2011
1997. Alerce

Los noventas, y sobre todo cuando tal década estaba pasando a su segunda mitad, fueron tal vez la mejor época del rock chileno en muchísimo tiempo. Independiente de lo bueno o no tanto de las bandas surgidas en la época, lo cual queda a criterio y gusto de cada uno, no se puede negar que la situación económica y cultural del país hicieron que nuestros artistas tuvieran el apoyo mediático que nunca más tuvieron, y que la gente se involucrara como nunca más lo hizo, entre otras cosas. Había ganas de hacer cosas, el público tenía ganas de ir a verlas o escucharlas.

1997 es un año súper especial. Los Tres habían vendido la hoy inalcanzable cifra de 175 mil copias de su “Unplugged”, y volvían a las pistas con el genial “Fome”; Criminal editaba el fundamental “Dead soul”; Carlos Cabezas volvía a la luz pública con “El Resplandor”; y una serie de otras bandas ocupaban lugares en los rankings de todas las emisoras FM, sacando al rock chileno del underground. Pero no podemos dejar de lado a “La Dieta del Lagarto”, el segundo trabajo de los Chancho en Piedra, y lo califico como “clásico” porque es tal vez el más representativo de lo que era Chile en esa época: entretenido, ambicioso, novedoso, y (para lo que se podía esperar hacer 10 años) atrevido. Y no olvidemos que es un álbum repleto de canciones excelentes, tal vez el mejor momento de su carrera, y que suena fresco todavía hoy.

Su empaque fue todo un acierto, trae hasta un juego de salón en su interior, el diseño es tremendamente creativo y encerrado en el concepto de los espermatochanchos que van hacia el ovusol. El símbolo de los Chancho en Piedra ya era marca registrada, y Juanito era parte incluso del juego, y permitía ser “inmune” durante un par de jugadas… genial. Además de Lalo, Pablo, Felipe y Toño, hay 10 músicos invitados, como para que quede claro que acá se quería hacer algo fuera de serie desde un primer momento. Las canciones, por suerte, son dignas de esta mega-apuesta de un grupo que había llegado a postular al premio revelación en los Apes con su “Peor es mascar Lauchas”… obviamente no lo ganaron.

Eso dice la intro, ‘Mea Chucha’, que da pronto paso a ‘Hacia el Ovusol’, que con su aniquilador riff, nos adentra en uno de los grandes himnos marrano, con una letra que es sería como el jingle promocional del juego de salón del que ya hablamos. “Y muevo la colita”… Rock del bueno, del que abundaba en su placa debut, pero con un sonido impecable.

‘Huevos Revueltos’ deja atrás el rock y retoma el que en ese momento era el caballito de batalla de los Chancho: el funk. “La Dieta” es el disco más adorado por los fans, y esa puede ser una de las razones. Acá hay funk en todas sus formas y para todos los gustos. La producción, a cargo del mismo grupo y Gonzalo González, nos permite percibir con mucha más claridad detalles que en el “Mascar Lauchas” había que ponerles demasiada atención para identificarlos. El sensacional bajo de Felipe Ilabaca, un monstruo; o el trabajo vocal en que Lalo y los hermanos Ilabaca se turnan el protagonismo y se hacen coros y armonías los unos con los otros.

Alguna vez alguien me dijo que ‘Edén’ era el éxito radial por excelencia, o algo así. Y no estaba tan lejos de la realidad. Un coro excelente, así también las voces, un solo de guitarra hecho para grandes estadios, una potencia interpretativa que no ve mermada su intensidad en ningún segundo, y, a lo mejor lo más importante de todo, actitud desbordante. “A este paraíso no van solo los mortales, en el cielo funk hay cabida para todos los animales”… a eso es lo que me refiero. Cuántos trataron de decir esa frase de corrido, simplemente por lo taquilla que era. Cualquiera que prendiese su radio en aquella época no podía resistirse al encanto de ‘Edén’. Y seguramente todavía no podrían.

‘Güeina’, ‘Realizo todo bien’ y ‘Empresaurio’ marcan un momento importante, pues tal vez las tres juntas (sobre todo la primera y la tercera) son el mejor resumen de la propuesta temática de los Chancho en Piedra. Problemas sociales serios, arengas a no rendirse nunca e inquietudes más personales expuestas con una cuota de acidez y humor muy especial. El texto de ‘Realizo todo bien’ me lleva inmediatamente a varias imágenes del chilenoide versión 1997, el que arrasa con lo que pasa por delante. Y puede que inicialmente no haya sido pensado así, pero el paso de los años le ha dado aquella interpretación. Y ‘Empresaurio’ es el eterno amor de los Chancho por contar sus historias y expresar inquietudes a través de los animales: ‘Ratones de cola pelá’,

‘Rojito veo el mundo’ parece solo un divertimento, sobre todo al lado del dramatismo de ‘Sami’ algo así como la precuela de ‘Guach Perry’. El final épico, tremendamente beatlesco, se corta de improviso, para la entrada de un españolísimo que precisamente cita a ‘Guach Perry’, y luego con una chistosísima presentación, da paso a la mortal ‘Cacho’. Más que un ataque a los toreros o el maltrato animal propiamente tal, logra además ridiculizar esa hombría basada en símbolos estúpidos y añejos. Las trompetas acá logran gran protagonismo, la guitarra de KVzón está más cruda que nunca, y Lalo hace una de sus mejores interpretaciones, regalando estilo y coraje. A continuación, ‘Huasónico’, que perfectamente podría haber nacido hoy, con tanto arribista y nov que hay dando vueltas, ahora que dicen que han vuelto las vacas gordas y que otra vez somos “el orgullo de Latinoamérica”. Y me doy cuenta de lo olvidado que está Condorito. Mala cosa.

El track ahora es el número 13, y todavía nos queda un buen resto de disco. ‘Comiendo banana’, con la aparición de Florcita Motuda, es uno de los momentos más funky-vacilables del álbum. En la jungla del Goridance siempre se está bien. Cambio de pista, y ‘Da la claridad a nuestro sol’, otro éxito radial de la época, es un hermoso cuadro multicolor pero más oscuro de la riqueza melódica de lo que son capaces de hacer los Chancho, hasta el día de hoy. KVzón se roba la película con su voz y su solo de guitarra acústica. Realmente es uno de esos temas que uno atesora, que calman al espíritu. La otra cara de la banda.

‘Viejo Diablo’, una regalona de los fans, es lo más parecido al funk setentero que se haya grabado en Chile durante toda la década pasada. Podría haber adornado cualquier pista de baile en 1977. Y es un abierto llamado a liberar las mentes con frases como “no me avergüenza el sexo, por eso lo vivo sin temor”, o “inunda al mundo de hijos que no paren de crear”. Recuerdo que en algún show Lalo se lo dedicó al Porvenir de Chile, se acuerdan de ellos? En fin… ‘Del porqué se cohibe el ano en casa ‘jena’ puede ser un título que espante a muchos rockeros que se tomen el asunto bien en serio, pero si AC/DC tiene canciones como ‘Big Balls’, por qué algún compatriota no iba a poder hacerle un tema a aquel tan humano proceso de nuestro sistema digestivo. “Disculpe señora si soy ordinario, solo le canto a lo que hacemos a diario” dice Ibeas. Adelante entonces.

El broche de oro lo pone ‘Voy y Vuelvo’, la hermosísima última composición, épica, con toques acústicos muy cálidos. Seguramente un tema que solo conocen quienes le han dado la correspondiente oportunidad a todo este extenso pero muy buen disco. Chancho en Piedra deja claro que estaba para cosas mayores que la mayoría de sus contemporáneos, que lo de la “familia chilena del funk” le quedó chico, que tenían un inmenso abanico de elementos que mostrar.

Más de alguno estará en desacuerdo, pero “La Dieta del Lagarto” sigue siendo para mí uno de los discos más representativos de aquella época, en que el rock nacional ocupó el espacio que se merecía en los medios y en las discografías de la gente. Mainstream rock chileno, nadie lo hubiera siquiera soñado en plena dictadura. Y ni siquiera hoy. Sigue sonando irreal que lo nuestro vuelva a tener ese peso. Será la nostalgia, será la rabia que produce escuchar tan mala música en la radio actualmente, pero sigo tomando ese CD (con su gran presentación, insisto) y lo único que me provoca es recuerdo de otros tiempos, que son solamente 10 años, pero parecen un siglo. ¿Tiempos mejores? No lo sé, eso lo dirá cada uno. Pero innegablemente distintos.

Juan Ignacio Cornejo K.

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Estos son los horarios de La Cumbre del Rock Chileno 2018 1 semana 1 día
Novedades Más de 50 artistas se presentarán en Rockódromo 2018 4 semanas 1 día
Novedades Comparten el cartel completo de La Cumbre del Rock Chileno 2018 1 mes 1 semana
Novedades Fiskales Ad-Hok y Chancho En Piedra también estarán en La Cumbre del Rock Chileno 1 mes 2 semanas
Galeria Manuel García, Fernando Milagros, Niña Tormenta, Kuervos Del Sur, Chancho En Piedra Feria Pulsar 2017 - Domingo 26 1 mes 3 semanas