Se encuentra usted aquí

Tempest

Tempest

Tempest

Martes 11 Septiembre, 2012

2012. Columbia

 

Quién hubiese creído que Bob Dylan llegaría a cumplir cinco décadas de carrera discográfica con la urgencia de un veinteañero. En los últimos cuatro años completó tres álbumes y no hay por qué pensar que va a dejar de grabar. No esperemos de él un gesto de despedida ni la preparación de un gran y rimbombante final. Sigue caminando sin dirección a casa sino a donde el vaivén de su propio andar le quiera llevar.

 

La carga se acomoda en el camino, piensa Dylan, y aunque su voz esté entrampada en una ruta más que pedregosa, su sonido y música no han permanecido estáticas. Hace casi cinco décadas el canto de Bob iba en busca de su objetivo sin parar en los cruces y el acompañamiento de su guitarra sólo le seguía el paso (así salieron clásicos como “Masters of War”, “A Hard Rain’s A-Gonna Fall” o “It’s Alright Ma (I’m Only Bleeding)”; hoy la causalidad sigue siendo la misma, lo único que se perdió es vértigo pero se ganó calma para contar mejor cada historia.

 

El conflicto se le presenta donde se acusó por primera vez en esta etapa en Modern Times: con la fórmula ya asentada de estructuras de canciones muy simples que utilizan la repetición como casi exclusivo recurso, el tranco y la lírica del tema deben ser lo suficientemente auto-valentes como para no agotar al auditor. Las imperfecciones aquí están alimentadas en ese campo.

 

“Duquesne Whistle” dura poco menos de 6 minutos pero es adictiva. Qué americana de escuela la que hace aquí. “Pay in Blood” es una muy buena canción, quizás sea a la única que le faltó una interpretación vocal más pulcra, pero ese es un pedido algo tonto a estas alturas. Por alguna razón “Scarlet Town” parece mucho más compleja de lo que es y podría funcionar bien incluso en un disco como Desire de hace 35 años.

 

Otras, como “Narrow Way” y el blues de “”Early Roman Kings” tienen esa aparente maldición de entusiasmar en su arranque, descansar sobre un repetitivo riff y llegar a la meta con lo justo para no impacientar. Pero en ambos casos Dylan canta con ese tono que sus últimos 10 años lo ha caracterizado, en el cual todo lo que dice suena a sarcasmo y humor negro. Con esa aura también conquista.

 

Quizás sea por eso o simplemente por lo enceguecedora belleza del tema pero nadie esperaba encontrarse con algo como “Long and Wasted Years”. Y “Tin Angel” no es en ningún caso una composición que enganche al auditor ni por melodía o instrumentación sino por la fabulosa historia de un trío amoroso de trágico final.

 

El tramo final incluye dos cortes que tendrán a todo el mundo hablando de ellos. El primero es “Tempest”, que cuenta la historia del Titanic en más de 14 minutos, trayendo a colación a personajes reales de la tragedia para darles un frío adiós.

 

Y por último una inesperada canción dedicada a… John Lennon! “Roll On John” no tiene melodías beatlescas pero recurre a frases de canciones del inglés, habla de Liverpool, Hamburgo, los Quarrymen, recuerda la cita de “la gente de los asientos más baratos aplaudan y los de los asientos más caros hagan sonar sus joyas” y varios otros. Escuchar a Dylan decir “I heard the news today oh boy” o “Come together right now over me” parece ser el hito definitivo que unifica en un último acorde a los dos nombres más importantes en la historia de la música popular en el último medio siglo. No es la mejor de Tempest pero es por lejos la más trascendente y ya sabemos lo poco que le gusta a Bob exponerse de ese modo.

 

Lo más potente de Tempest es que sabe ubicarse bien entre Love and Theft y Modern Times pero se viste como una bestia más domesticada que ambas. Esta es una bestia que a ratos se muestra galante, en otras burlona y distante y que sobre el final incluso se vulnerable y frágil. Hoy Bob Dylan tiene más tiempo para desenvolverse mejor en cada rol que adopta y reírse en la cara de quienes rezan que “más es menos”. Éste es él hoy, ni mejor ni peor que ayer. Sólo que está encantado por la absurda paradoja de tener más tiempo que nunca y no poder dejar de vivir con urgencia. Como el más dylanesco de los personajes.

 

Juan Ignacio Cornejo

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Discos Bob Dylan Trouble No More 2 semanas 5 días
Artículos Recuento rock 2017: Mezcla de vigencia y ambición 3 semanas 12 horas
Novedades Playlist: ¡Feliz navidad! 3 semanas 2 días
Novedades Del recuerdo: Comparten ranking con los mejores discos 1997 1 mes 2 semanas
Novedades U2, LCD Soundsystem y Robert Plant, entre los mejores discos 2017 según Rolling Stone 1 mes 2 semanas