Se encuentra usted aquí

AM

AM

AM

Martes 10 Septiembre, 2013

2013. Domino Records

Arctic Monkeys es una banda que desde “Favourite Worst Nightmare” dividió su historia y de paso la opinión de sus fans. Muchos se quedaron esperando por los afilados himnos con vocación de pista de baile indie de sus primeros trabajos, mientras que otros elogiaron la expansión y evolución sónica de “Humbug” y “Suck It & See”. “AM” es más tranquilo y más que un poquito oscuro para los estándares del grupo. Lo cual aparentemente es una buena cosa, por lo menos parte dejando claro que el quinto álbum de la banda #1 de Sheffield en esta última década (sino en toda Inglaterra) es algo más que himnos para mocosos saltando en una disco rockera.

Desde que se pone en marcha, el trabajo lo hace casi perezosamente, aunque con una marcha implacable y una línea de guitarra como de encantador de serpientes con ‘Do I Wanna Know?’ y hasta casi el cierre (porque la última canción es cuestión aparte), con la liviandad del ser un tema como ‘Snap Out of It’ se pueden escuchar las intenciones de los Arctic Monkeys de lograr su sonido más maduro a la fecha. Un disco lleno de canciones que son como calcomanías por lo pegajosas, pero extrañas postales de rock 'n' roll lleno de melodías de la mejor clase.

“AM” es como un paseo trasnochado que invita a todo tipo de (auto) reflexiones, a considerar frustraciones sexuales y gozar de fuertes falsetes -que son como las voces que pareciesen estar penando todo el rato en el fondo de la mezcla. ‘Do I Wanna Know?’, el ya mencionado abrelatas, es Arctic Monkeys por diseño y marca registrada por la forma de frasear y el vuelo lírico planteado en la selección de las palabras y su coro es una mezcla de la suave nebulosa media R&B que se escuchaba en "Suck It And See". En fin, el comienzo de la bravuconería que se empata con el sonido rockero filoso de las dos últimas producciones.

El tema siguiente, ‘R U Mine?’ no resulta a estas alturas tampoco tan novedoso ya que fue lanzado hace tiempo y tiene una cosa media Black Sabbath, probablemente debido a que tocaron muy a menudo juntos de gira, armada de riffs intrincados es una canción de alto octanaje en el álbum considerando lo que viene después. Tal vez la última en la dirección rock psicodélico heavy con eso de Queens Of The Stone Age y su estilo "sexy". Es fácil imaginarse a Josh Homme en toda esta receta hecha canciones y hablando de él, los Monkeys siguen con ‘One for the Road’, que es el viaje por el desierto, más exactamente a una reservación de blues. Homme de QOTSA es invitado y el tema en particular agarra una vibra desde su solo en adelante, algo que recuerda a los Rolling Stones. Obvio que Alex Turner canta con la intención más americana posible con tintes de acento rockabilly. A partir de aquí se observará una estética fuertemente impregnada de la de sus dos últimos discos y que muestra un gran salto en cuanto a evolución de los muchachos que nos trajeron alguna vez la excelente 'Fake Tales Of San Francisco’.

‘Arabella’ es de aquellas canciones que ratifican la tremenda capacidad de Turner como letrista, sus palabras juntan y pegan sin esfuerzo en un flujo exquisito. En la segunda estrofa se le escucha: "Arabella tiene una cabeza en los 70's / Pero es una amante moderna / Es una exploración que ha hecho en el espacio exterior / Y sus labios son como el filo de la galaxia / Y su beso del color de una constelación cayendo en su lugar preciso"; un torrente de rock clásico con mucha carne y poco relleno, con una sección rítmica que en grueso muestra una clara influencia de Black Sabbath y su "War Pigs" -el quiebre es demasiado obvio- y quizá estemos frente a una futura Monkey Classic. Tal vez, lo que sea, la mejor del disco.

‘I Want It All’ es el desvío en el camino en que los Arctic Monkeys citan al Motown imprimiendo en el algo psicodélico-punk. Arranca potente como de rock clásico inspirado en The Beatles: es el sonido de Turner asaltando la colección de discos de sus padres y de una oda a los clásicos de siempre de Los Kinks con un 'shoo-wop', o varios, esparcidos en la medida justa. ‘Mad Sounds’ viene a continuación con un casual aire The Doors y otro coro de inspiración Beatles. Es suave y fluye con la misma laissez-faire o arrogancia de la canción anterior llamada ‘Number One Party’. Es preciosa y posee un "ooh la la la" que de seguro va a ser coreado masivamente, sin embargo a estas alturas te encuentras deseando algo un poco más peligroso.

En cambio llega ‘Fireside’, con un tempo rockero ochentero y un feeling motown psicodélico; un rico tapiz retro que no habría sonado mal en el disco de Last Shadow Puppets y que nos recuerda qué buena canción es esta, aunque extraña dentro de su predictibilidad. Otra cosa es ‘Why'd You Only Call Me When You're High’, otra destacada del disco, deliciosamente extravagante y carreteada, un himno desde su título es una prueba de cuanta inspiración toma Alex Turner del hip-hop.

Es aquel tema que trae la energía de la frustración sexual -que citábamos antes- palpable. No se trata de sólo un pequeño gusano retorcido sino que ve a los Arctic Monkeys explorando una más aventurada dirección psicodélico armada de algunos de los mejores melodramas hecho letras por Turner: una noche de fiesta que terminó mal. Al menos es algo arriesgado que salió bien y le puso algo más de veneno al álbum.

‘Snap Out Of It’ es lo opuesto a lo anterior una canción pegadiza, de las más arriba del disco que lo tiene todo, un ritmo predecible y una progresión más fácil aún. No es una de las canciones más memorables en el disco, pero sí al menos le pone un cambio de marcha a las cosas. Termina sonando como un asunto bastante anodino de fácil recordatoria y hasta letras mediocres. ¿Imperdonable en el mundo Arctic? No creo.

Y de vuelta al cuarto más oscuro, con ‘Knee Socks’ llega un teaser sexy con un estribillo en falsete, otra de marca negra R&B. Un petardo que quiere despedir “AM” como corresponde, lo oscuro y melancólico se escucha en líneas como: "You've got your lights on in the afternoon and the nights are drawn out long, and you're kissing to cut through the gloom with a cough-drop-coloured tongue". Notable intento.

Cierra ‘I Wanna Be Yours’, una canción que suena como ninguna otra, incluso dentro del repertorio histórico de la banda, pero que no obstante cumple. Es el western, el hip-hop y el blues de una sola pasada. Turner toma sus palabras de una inspiración que remite al poeta punk John Cooper Clarke e imagino que la decisión de cerrar el disco con esta canción justamente demuestra que la banda ha llegado a asumir su (in)cierta evolución. Han dejado de ser hermanos pequeños de The Libertines y The Strokes para tener un sonido que es diferente de casi cualquier banda en estos momentos. Son maestros en esto de mezclar géneros (y hay mucho de negroide aquí, soul en definitiva) pero conservan un sonido que es claramente propio.

El álbum en su conjunto está más acabado y hasta hace más sentido que los anteriores. Uno de aquellos discos expansivos, doce pistas que ofrecen  una experiencia amplia. Ahora ¿es el mejor álbum de la banda? No necesariamente, muy probablemente no. Pero es uno de los mejores discos del año hasta la fecha lo que demuestra los estándares en que se mueve Arctic Monkeys. La composición de los temas es tan buena y muestra tanto trabajo como siempre, pero son las energías o ese "algo retorcido" lo que está al debe.

Hay algo  que nos hace pensar que "AM" simplemente no se siente lo suficientemente arrojado para una banda con tanta valentía y aplomo, virtudes comparables a las de QOTSA en los EEUU. Un disco más que decente de Arctic Monkeys (¡como si pudieran facturar algo indecente!) que es mucho mejor que la mayoría de los discos que se puedan seguir produciendo este año, pero en su generalidad parece que no da el paso adelante a otro nivel para la banda británica.

Alfredo Lewin

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Arctic Monkeys Era cierto: Arctic Monkeys lanzará su nuevo disco en mayo 2 semanas 2 días
Novedades Oasis: Según esta lista, 'Live Forever' es la mejor canción británica de todos los tiempos 2 semanas 4 días
Novedades Arctic Monkeys Arctic Monkeys podría sorprender y lanzar su nuevo álbum en mayo 1 mes 1 día
Novedades Arctic Monkeys Arctic Monkeys darán su primer show en casi cuatro años 3 meses 1 semana
Novedades Arctic Monkeys Arctic Monkeys comenzó a grabar su sexto álbum 6 meses 3 semanas