Se encuentra usted aquí

Blue & Lonesome

Blue & Lonesome

Blue & Lonesome

Miércoles 14 Diciembre, 2016

2016. Interscope

En momentos en que la cultura pop parece vivir exclusivamente de su pasado, toda la vergüenza ajena por la retro-manía se ha desvanecido hasta el punto de no preguntarse acerca de la relevancia de la música que está siendo facturada en el siglo XXI. Esta es una reflexión para darle la bienvenida a un nuevo álbum de los Rolling Stones, uno que está constituido por canciones que en su mayoría tienen mas de 60 años.

Cada nuevo álbum de los Stones en este último cuarto de siglo ha significado una agradable experiencia de escucha y sus resultados han sido más o menos positivos. Nada para destapar un vino espumante como si del año nuevo se tratase. Quizá este cierre de 2016 es el momento de brindar por ellos.

No habla bien necesariamente de un dúo de avezados compositores como lo es el tandem Jagger-Richards que su primer disco de puros covers desde su debut en 1962 sea lo mejor que han hecho en décadas. Conscientes de la fugacidad de esa lucidez creativa -después de la era de oro de principio de los setenta -los Rolling Stones volvieron a donde todo comenzó hace mas de medio siglo, las canciones de sus ídolos Howlin' Wolf, Little Walter, Memphis Slim y Willie Dixon, y en homenaje de aquello que eran, una pequeña y sucia banda de R&B en Londres, se permitieron un solo lujo, el de contar con el virtuosismo de Eric Clapton en dos canciones.

Más allá de la correcta producción de Don Was, el beneficio concreto de "Blue & Lonesome" es constatar el nuevo papel, absolutamente protagónico del viejo Mick Jagger quien se desliza, desatado de pasión con su voz y armónica, con tanta fluidez que no se puede creer una performance de tan alto octanaje. Un secreto a voces, el que toma la batuta aquí es quien toma aquel instrumento, a veces tan subestimado, la armónica del blues; y Jagger, a través de ella manifiesta toda la suciedad, todo el dolor que hay que comunicar en temas que de seguro tienen décadas de haber sido ensayados y al tiempo le rinde un homenaje al más subestimado de todos, el oscuro y efímero Little Walter.

Mientras tanto Keith Richards y Ron Wood se adaptan al género -tan expresivos como siempre- en riffs desnudos hasta el hueso mientras que Charlie Watts… bueno es Charlie Watts, su estilo parece más que apropiado para este entorno pantanoso y arrastrado. Lo que hacen con 'Little Rain' de Jimmy Reed o 'Commit a Crime' de Howlin' Wolf es impresionante, darle nueva vida. Tal como es el blues, “triste y solitario”, la versión de la original 'Blue & Lonesome' de Memphis Slim es de lo mejor que se les ha escuchado en mucho tiempo.

Los británicos respetan la fuente original, los sutiles cambios están en los detalles, algo del veneno que son capaces de destilar unos septuagenarios como ellos por cierto. Y cuando cierran con el estándar del blues 'I Can’t Quit You Baby' que ya ha sido introducido en el imaginario del rock por algunos de los más grandes músicos casi como un rumor (la sorprendente pieza viajó de los primeros artistas como Otis Rush a John Lee Hooker pasando a John Mayall & the Bluesbreakers y a Led Zeppelin) están declarando que ahora le toca a ellos estar a la altura de hacerla.

Los Rolling Stones 2016 tratan de hacer expresa la propia voluntad de los blues, tocar en bruto y poner el alma entera en ello. Por ser un registro que ellos mismos evitaron grabar en toda su larga carrera, esto llega como un gran y grata sorpresa. La vuelta a una pequeña bodega con olor a humedad. El blues es el núcleo de los Stones, pero no fue evidente más que en su primer álbum (en los tiempos de 'Little Red Rooster' o 'Confessin 'The Blues'). Ahora "Blue & Lonesome" parece la más digna bajada de cortina de una banda que se jubila en su glorioso estatus de ser la “banda de rock and roll mas grande del mundo”.

Alfredo Lewin

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado