Se encuentra usted aquí

The Sciences

The Sciences

The Sciences

Sábado 12 Mayo, 2018

2018. Third Man Recordings

Desde que Sleep retrató la odisea de la raza weediana en su obra cumbre, el maldito “Dopesmoker”, circa 1996, el mundo ha cambiado de una forma acelerada y aplastante, indiferente a los designios de los altos sacerdotes de los riffs y viendo morir a guitarras Gibson. Hace veintidos años, en aquellos días de inocencia, recién comenzábamos a mojar nuestros pies en el vasto océano de internet, sin tener idea del enorme monstruo que estábamos alimentando. Napster comenzaría recién a operar y un álbum -sí, esos que hoy podemos escuchar al instante en cualquier servicio de streaming- tardaba todo un día en descargarse a nuestros prehistóricos computadores. Eso, si es que nadie interrumpía nuestra sesión para ocupar el teléfono, descolgándonos literalmente de la fantasía de la libre información.

Ha sido un sueño largo y -muy probablemente- placentero para Matt Pike y Al Cisneros. Un letargo que, como todo buen viaje, trae consigo iluminación. “The Sciences”, su retorno a la vida discográfica -editado apropiadamente en la potente fecha stoner 4.20- incluye en la alineación a Jason Roeder, el batero emblemático de los pioneros Neurosis. Denso como el humo de un bong de vidrio high tech, éste es un disco espeso, coloidal, cuyo núcleo está conformado por el fervor psicodélico de ‘Sonic Titan’ (una versión en vivo de ella aparecía ya en una de las dos reediciones de "Dopesmoker") y ‘Antarcticans Thawed’, cada una rondando los 13 minutos. La observación reflexiva de ambas piezas revela, tras su aparente cacofonía e inercia, un entramado minucioso, donde cada mínimo y subliminal detalle sónico es clave y de extremo carácter narrativo. Sí, este es terreno de gran fricción.  

En ‘Marijuanaut’s Theme’, es nada menos que el aspirar de un bong el gatillante para una explosión de bajos de afinación abismal. Los golpes de Roeder, en este track en particular, hacen eco del swing mítico del gran Bonzo, acentuando con ímpetu y docilidad cada uno de los quiebres de un verdadero magma sónico. Las citas obligadas a Black Sabbath y al deleite cannábico cobran una nueva dimensión al colarse en el universo de Dune, en la elegíaca ‘Giza Butler’, una oda a Geezer, el arquitecto de los bajos reptilianos. En ella, Cisneros, condensando el hálito de la banda, sentencia claro: “La marihuana es su luz y su salvación”. 

Como aspirando de la pipa del destino, el dúo mágico hace de esta entrega un trance irresistible, cuya cadencia y ralentización atrapa desde el borbotón de feedback y resonancia de la introducción homónima, hasta el momento cúlmine de esta singular travesía, marcado por la transmutación del doom enigmático de ‘The Botanist’ en una alucinógena aleación de jazz espacial y blues que tendría la venia del chamán The Dude. En sus propias palabras, "felicitaciones a los cultivadores", pues ésta es una robusta cosecha. He aquí la verdadera ciencia del sueño.

Nuno Veloso

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Canciones de humo: Escucha nuestro playlist de este 4/20 4 semanas 1 día
Novedades Sleep Sorpresa: Sleep lanza su primer álbum en 15 años 4 semanas 1 día
Artículos Recuento Home Xcore 2017: sin espacio para concesiones 4 meses 3 semanas
Shows Neurosis: La Hora del Lobo 5 meses 1 semana
Galeria Neurosis Neurosis 5 meses 1 semana