Se encuentra usted aquí

Prayers for the Damned Vol. 1

Prayers for the Damned Vol. 1

Prayers for the Damned Vol. 1

Viernes 13 Mayo, 2016

2016. Eleven Seven Music

En una entrevista reciente, el legendario bajista Nikki Sixx contaba que la principal razón por la cual se terminó Mötley Crüe era porque la banda había perdido su creatividad y al mismo tiempo señalaba que al estar él fuera del grupo, el guitarrista DJ Ashba fuera de Guns ‘N’ Roses y el vocalista James Michael concentrado solamente en su labor como cantante dejando de lado su trabajo de productor, este cuarto disco de Sixx: A.M. era en la práctica el primer disco como una banda real, hecha y derecha, y no el disco de un grupo paralelo de laboratorio, como lo habían sido las tres primeras entregas.

Lo cierto es que al escuchar estas “Oraciones por los condenados” poco y nada se ven reflejadas las palabras de Sixx. De partida, el grupo sigue sonando como un experimento de laboratorio, más aún cuando todas las baterías son programadas y no tocadas por un músico real, lo que le resta dinamismo, vibración y emoción a las canciones. La música se suscribe en el estilo de bandas tipo Black Veil Brides y apunta derechamente y sin estupor, al público más adolescente seguidor del hard rock “moderno”, por lo que poco y nada de interés encontrará aquí el fan habitual de Mötley Crüe o Guns N Roses. De hecho lo más “clásico” del disco es la armonía coral de voces al inicio de ‘Rise’ que recuerda bastante a Queen.

Es difícil comprender entonces que músicos veteranos y curtidos, quieran transformarse en la banda sensación de moda del público “teen” norteamericano; es algo demasiado evidente el intento, usando o más bien abusando de la radio-fórmula en todas las canciones, tratando de lograr un hit con cada una de ellas. Todo es bastante estándar en ese sentido, más allá de buenas y correctas vocalizaciones de James  Michael y algunos buenos solos de Ashba por aquí y por allí; pero siempre queda esa sensación incómoda de que si se escuchó una canción ya se escuchó el álbum completo, pues el trabajo es lineal y soporífero.

‘Belly Of The Beast’ recuerda por momentos al Marilyn Manson de su etapa gloriosa de los noventa cuando “este sonido” era algo novedoso; ‘Everything Went To Hell’ es evidente que tiene marcha y potencia y el riff de ‘The Last Time (My Heart Will Hit The Ground)’ es el más callejero y “sleaze” de todo el disco y algo recuerda a Guns, para cerrar con la melancólica balada ‘Rise Of The Melancholy Empire’ y su explosivo final, constituyéndose el último tercio del disco, como lo mejor de la obra.

Considerando que la música como expresión artística siempre tiene un grado de conexión más emocional o espiritual que racional con quien se expone ante ella, sin duda habrá quienes descubran en este disco una gran pieza musical que quieran atesorar y abrazar. Pero considerando los currículum de Ashba y sobre todo de alguien como Nikki Sixx, se esperaría más, mucho más.

Cristián Pavez

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Geddy Lee Escogen a Geddy Lee como el mejor bajista de todos los tiempos 3 semanas 4 días
Novedades chester bennington El mundo de la música reacciona ante la muerte de Chester Bennington 2 meses 14 horas
Novedades Mötley Crüe Mötley Crüe: Celebrarán los 30 años de "Girls, Girls, Girls" con reedición 4 meses 6 días
Novedades Chuck Berry: Diversas personalidades reaccionan tras su muerte 6 meses 3 días
Discos Mötley Crüe Mötley Crüe: The End 8 meses 3 semanas