Se encuentra usted aquí

Prayers for the Blessed Vol. 2

Prayers for the Blessed Vol. 2

Prayers for the Blessed Vol. 2

Viernes 16 Diciembre, 2016

2016. Eleven Seven

El segundo disco de Sixx: A.M. en este año, “Prayers For The Blessed”, es la secuela directa de “Prayers For The Damned”, editado en abril pasado. Con una producción más esmerada y una aproximación más delineada, la cuarta placa de Sixx, Ashba y Michael suena considerablemente más cohesionada que su contraparte, y está claramente dividida en dos lados: uno cargado a la potencia y otro a la introspección. La pronta salida del álbum al mundo se debe precisamente a su relación cercana con el anterior, según explicó el vocalista James Michael: “no queríamos esperar mucho, porque definitivamente están conectados. Ambos ciertamente se sostienen por sí mismos y son trabajos satisfactorios, pero cuando se experimentan juntos, se revelan capas y mensajes propios de Sixx: A.M.”

Por supuesto, los ganchos instantáneos y el arrastre de la banda se dejan sentir ab initio en ‘Barbarians (Prayers For The Blessed)’ y ‘We Will Not Go Quietly’, tracks ígneos e inmediatos que dan paso a la autocompasión en la power ballad ‘Maybe It’s Time’. Tras recobrar bríos en la machacante ‘Devil’s Coming’, llega ‘Catacombs’, un solo de guitarra cortesía de Ashba de un minuto de duración, que divide con estridencia a la obra y anuncia el comienzo de la mejor de sus dos mitades. En las últimas cuatro composiciones, que suceden al vértigo de ‘That’s Gonna Leave A Scar’, el trío muestra su faceta más reflexiva, comenzando con ‘Without You’, una cuidada versión del clásico de Badfinger. Dejando de lado los arreglos famosos de la versión de Harry Nilsson (y de los cientos de covers que le siguieron), Nikki Sixx y sus secuaces optan por basarse en el modelo original de los británicos.

Luego de ella, es el turno de ‘Suffocate’, un corte poderoso, manufacturado a pulso, con la banda sonando como un bólido y con la mirada puesta en entregar un nuevo favorito de estadio. La dramática ‘Riot In My Head’, con un soplo de Queen y Meat Loaf junto a un afilado solo de Dj Ashba, es otro punto alto antes del cierre con la fogatera ‘Helicopters’, de un parecido peligroso con ‘Sweet Child Of Mine’ de Guns N’ Roses, donde la voz de James Michael da su mejor momento, sonando fresca y sin ataduras. Ashba, por su parte, no esconde sus intenciones de tributar a Slash y toma prestadas un par de barras. Mucho más pensado y esmerado que “Prayers For The Damned”, esta segunda parte del proyecto “Prayers” encuentra a la banda en un estado más puro, honesto y libre de pretensiones. Un gran acierto y toda una bendición en la carrera de Sixx:A.M.

Nuno Veloso

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Mötley Crüe Mötley Crüe: Celebrarán los 30 años de "Girls, Girls, Girls" con reedición 1 mes 1 semana
Novedades Chuck Berry: Diversas personalidades reaccionan tras su muerte 3 meses 1 semana
Discos Mötley Crüe Mötley Crüe: The End 6 meses 2 días
Novedades Deftones, Alter Bridge, Volbeat, entre los mejores discos 2016 en iTunes 6 meses 2 semanas
Novedades Sixx:A.M. Ya puedes escuchar el nuevo trabajo de Sixx:A.M. 7 meses 1 semana