Se encuentra usted aquí

Americana

Americana

Americana

Lunes 15 Mayo, 2017

2017. Sony

La relación entre Ray Davies y Estados Unidos ha sido, por decir lo menos, compleja. Resulta, entonces, interesante que el líder de los Kinks, genio y figura de la historia de la música británica, dedique su quinto disco solista a explorar su nexo con el país que, en sus propias palabras, lo ha inspirado y frustrado en partes iguales. El álbum marca la tercera vez que Davies usa el nombre "Americana". Primero, lanzó un minidocumental de 20 minutos, dirigido y grabado por él, titulado "Americana: A Work in Progress", en el que cubría su gira Storyteller American Tour del 2001. Posteriormente, el año 2013, publicó un libro autobiográfico llamado "Americana: The Kinks, The Riff, The Road", de la que salen la mayor parte de las historias que ahora musicaliza en este nuevo trabajo. Todo forma parte de un proyecto de largo aliento: pocos días después de publicar el disco, Davies anunció que tiene veinte canciones listas para publicar una secuela a corto plazo.

La inspiración estadounidense de "Americana" se nota, principalmente, en el estilo musical por donde se mueve, que -matices más, matices menos- puede ser reducido a una sola palabra: country. De la rama alternativa de esa escuela viene The Jayhawks, un laureado grupo de Mineápolis que estuvo entre los pioneros de la impronta que Wilco terminaría simbolizando, y que en este álbum se luce como una banda de apoyo perfecta para acompañar una serie de canciones que son, finalmente, viajes por la memoria de un hombre que no está dispuesto a idealizar el pasado. Las frustraciones de las que habla Davies en "Americana" se remontan a mediados de los sesenta, cuando una unión de músicos estadounidense le prohibió a los Kinks presentarse en el país luego de una desastrosa gira plagada de chascarros. Cinco años duró el veto, suficiente para que su ventana para tener éxito allá se cerrara: cuando se les permitió volver, Woodstock había cambiado todo.

Con algo de amargura, la llegada de los Kinks a Estados Unidos, en el marco de la invasión de bandas británica, es recordada en 'The Invaders', que establece un puente con la clásica 'Get Back In Line' de "Lola Versus Powerman", el disco de 1970 en el que Davies y su ex grupo satirizaban el funcionamiento de la industria musical. Igual de directa, 'The Man Upstairs' empieza con una referencia a 'All Day and All of the Night' de los Kinks, en sí misma una cita a 'You Really Got Me', y describe los conflictos que abundaban dentro del grupo, no sólo entre Davies y su hermano Dave, sino entre Dave y el batero Mick Avory. En buena medida, "Americana" es un disco acerca de ser músico. Parte del oficio es compartir con colegas, y en 'Silent Movie' se narra una gran anécdota relacionada: la tarde que Ray Davies y Alex Chilton pasaron mirando una película de vaqueros.

El sueño americano es otro tema al que se le presta atención. La melancólica 'The Deal' habla sobre el hambre de fama como se concebía antes: con el anhelo de ser descubierto y contratado. La canción recuerda, por su temática, a 'Drive My Car' de los Beatles, y por su coro, al difunto David Bowie. Ya en el libro "Americana", al hablar de una de sus ex novias, Davies anunciaba su reticencia a los ambientes que consideraba falsos, y en 'Poetry' sus alarmas se activan para denunciar que, pese a todos los lujos y comodidades, Estados Unidos es un país carente de sustancia: "Y las grandes corporaciones cubriendo todas nuestras necesidades / Y esos grandes letreros de neón diciéndonos qué comer / En cada vitrina los bienes están diseñados para complacer / Oh, pero me pregunto dónde está la poesía". Aunque autobiográfico, este álbum contiene observaciones que son universales y que, en el contexto del mundo post Trump, ganan vigencia pese a su antigüedad.

Andrés Panes

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado