Se encuentra usted aquí

Lanza Internacional

Lanza Internacional

Lanza Internacional

Lunes 11 Diciembre, 2017

2017. República Independiente de Música Popular

Mauricio Durán (ex Los Bunkers) dijo en una entrevista radial: "Me sorprende que una banda tan buena como Joy Division se haya transformado en una banda, para mi gusto, mejor incluso y que haya podido sobrevivir a la muerte de un vocalista tan power como Ian Curtis". El músico se refiere a New Order y con la analogía busca explicar el presente musical que él y su hermano Francisco comenzaron a dibujar en México, bajo el nombre de Lanza Internacional. No solo eso. En la misma conversación, Francisco Durán tira la mano más lejos. Abordando las reinvenciones en el rock, se refiere a Johnny Rotten y su banda PiL: "Me encantan los Sex Pistols. PiL me parece una banda moderna hasta el día de hoy y jamás en un concierto se me ocurriría pedir un tema de los Sex Pistols". Más claro, imposible: hoy, no hay pasos hacia atrás.

Luego del final de Los Bunkers en 2014, los hermanos se dedicaron a colaborar y producir trabajos en México, quizás alejándose del rock-pop que los cobijó en el desaparecido conjunto penquista. Fue ahí cuando conocieron a Ricardo Nájera (batería) y comenzaron a maquetear ideas que luego se transformaron en la primera obra del conjunto, que bautizaron de manera homónima. Con Francisco en canto, guitarras y teclados y Mauricio en el bajo y coros, el disco-de 10 canciones- desborda ideas pop en sintonía con el postpunk, el new wave y el synthpop y se aleja del paradigma Beatles que fue el arma principal de los Durán en la década anterior. Con todo, el músico Sergio Silva colaboró en la placa en los sintetizadores, funcionando como el cuarto Lanza.

Desde el bailable inicio, con ‘Mala fama’, queda claro que ahora Devo, Joy Division y New Order son la sombra de cobijo. Las sonoridades ochenteras, encaminadas por los sintetizadores y un muy presente bajo, configuran el movedizo corte inicial.Incluso la voz de Francisco recuerda a lo que en esa década se hizo en este continente. Y esa idea rítmica es la bandera que se mantiene a lo largo del trabajo, mezclada a ratos con las reminiscencias inevitables de lo que fue el quinteto de la Octava Región. ‘Corredor’, la rendición más rockera del álbum, es un ejemplo de esto último. Con un ritmo duro y marcado al estilo de ‘Waiting for the rapture’, de Oasis, y unos movimientos tonales simples, la cancióncarga con esa sincronía bunkeriana tan característica y que les valió ser reconocidos en esas sonoridades locales. ‘Remar hacia atrás’, retoma el gusto bailable sin dejar atrás los coros suaves y pegadizos, marca registrada de los hermanos penquistas. Además, carga la letra más ácida de todo el disco: “Derechista, ultraconservador / Vil fascista, cerdo explotador”, dice una parte para seguir disparando: “Socialista y especulador, Malinchista, sucio estafador / Gordo y flojo para gobernar / Un payaso digno de olvidar”.

‘Me’ presenta uno de los inicios más literales en cuanto a la influencia pop de sintentizadores. Tanto que puede entenderse casi como un homenaje a ‘Whip It’. ‘Estación Central’ guarda un segmento instrumental que busca crear atmósferas y da paso a la enérgica ‘Hora de dormir’, que vuelve a traer el recuerdo Bunker y poner el centro en las guitarras, esas con distorsiones leves donde el color de los acordes es identificable. La frescura se extiende para el cierre a cargo de ‘Invisible’, corte que deja de lado los ritmos bailables y donde el power trio luce su sintonía en torno al pop rock. ¿Es esta una aventura de corto plazo o una propuesta para permanecer? Solo el tiempo lo dirá. Lo que sí es claro es que los hermanos Durán demuestran ser capaces de hacer buenas canciones pop donde los pongan y en cualquier formato.

Juan Pablo Andrews

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado