Se encuentra usted aquí

Hiss Spun

Hiss Spun

Hiss Spun

Viernes 29 Septiembre, 2017

2017. Sargent House

“El agujero negro toma el control. Dando vueltas en remolinos, descendiendo como un mar en espiral sin fin. El sonido y la furia ahogan mi corazón. Cada nervio se rasga”. Con un grito estridente, el protagonista de la épica ‘Cygnus X-1’ de Rush relata, en los últimos instantes de su primera parte, ‘Book I: The Voyage’, la desintegración total que sufre al caer en su nave Rocinante dentro de un agujero negro. Es la descripción perfecta de lo que ocurre al adentrarnos en los cincuenta minutos que dura “Hiss Spun”, el sexto álbum de la escurridiza Chelsea Wolfe.

Si en su debut no oficial “Mistake In Parting” (2006) la semilla desgarradora estaba presente en un formato más bien pulcro y desprovisto de hiss, ya en “The Grime And The Glow” (2010), la suciedad empezaba a tomar el control, con el ruido goteando por las grietas. El brillante “Apokalypsis” (2011) marcó un punto de quiebre, entregando una obra llena de folk gótico, mitad melancólico, mitad visceral y, luego, en “Pain Is Beauty” (2013), Chelsea se dedicó a explorar el dark wave y los pulsos digitales, conservando el pesar. ¿El resultado? ‘Feral Love’ terminó apareciendo en un trailer de la temporada 4 de Game Of Thrones, sacándola del anonimato. 

“Abyss” (2015), su penúltimo álbum, inspirado por el padecimiento durante años de parálisis del sueño, vistió a sus composiciones de múltiples capas y emociones, atraída por sonidos más densos, condensando angustia claustrofóbica. La música, cautivante y cinemática, continuó abriéndose paso, con ‘Carrion Flowers’ apareciendo en el trailer de la primera temporada de “Fear The Walking Dead”. Con todo, nada podía preparar al mundo para lo que sería cruzar el portal de la mente de Chelsea, más allá de aquella experiencia.

“El estudio es como un capullo, un lugar seguro donde te transformas”, comentó a Rockaxis, en tiempos de Abyss, la enigmática artista que en sus comienzos actuaba oculta bajo un velo, producto del pánico escénico. Siempre más cómoda en las profundidades, esta vez “Hiss Spun” es un viaje en caída libre, donde el oyente es absorbido por las corrientes torrenciales del agujero negro que late en el centro mismo del corazón de Chelsea. Se trata de un trayecto tormentoso, donde su máxima, de que “cada mínimo sonido es importante para mí”, es decisiva. Mediante las composiciones, por un lado, y el sonido, por otro –como un vehículo de emoción-, la placa evoca la cualidad hipnótica y desesperada del vacío, actuando en dos frentes.

En el primer lado, los bajos abrasadores –dispuestos para generar escalofríos- y el cauce de guitarras, desgarran los oídos de inmediato, atrapando en la corrosiva ‘Spun’, en esa bestia dolida llamada ‘16 Psyche’, o en la tribal ‘Particle Flux’. Pero, más allá de la saturación y el ruido (‘Strain’), el silencio es también un instrumento de expresión dramática para Chelsea. Así, la excelsa ‘Twin Fawn’ inaugura el lado dos con la misma calma que colmaba el gran “Apokalypsis”, utilizada ahora como un arma que conquista y atrae con su intensidad, para después pillar desprevenido al oyente y tallar a golpes en sus oídos la agonía. 

Aquí, en este segundo asalto, todas las formas alguna vez utilizadas por la artista se anidan, como si el núcleo mismo de ella estuviese aquí custodiado. La electrónica lúgubre de “Pain Is Beauty” reaparece en la embriagadora ‘Offering’, la melancolía en medio del caos está en ‘Welt’ (tal como en “The Grime And The Glow”), la pureza primal, desnuda y afectada, en ‘Two Spirit’, y el gran final, la apocalíptica ‘Scrape’, es simplemente la revelación de la desintegración absoluta, definitiva e irrevocable.

Absorbente y escalofriante, “Hiss Spun” es una obra magna, descomunal, construida por una artista que se resiste a los límites y definiciones, ya sea dentro del rock o del metal, y cuya presencia dejará una marca indeleble en todos quienes se entreguen, dóciles, a cruzar su umbral, dispuestos a lo que conlleva esta travesía desoladora. Más allá del abismo, hay solo nada. Una nada que dura para siempre, inmutable, imperecedera, indiferente y ensordecedora. Así se siente, con los nervios rasgados y el corazón ahogado. Así es como suena. El dolor es belleza.

Nuno Veloso

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Artículos Recuento rock 2017: Mezcla de vigencia y ambición 2 semanas 6 días
Novedades Chelsea Wolfe Chelsea Wolfe lanzará nuevo álbum en septiembre 7 meses 5 días
Novedades Estos son los discos que se publicarán en el 2017 1 año 2 semanas
Novedades Recuento Rockaxis 2015: Mejores discos rock 2 años 1 día
Novedades Discos 2015 Elige los mejores discos del año 2 años 2 semanas