Se encuentra usted aquí

This House Is Not for Sale

This House Is Not for Sale

This House Is Not for Sale

Martes 15 Noviembre, 2016

2016. Island

Ya con Richie Sambora fuera de la banda y sin participación alguna en este nuevo disco, el número trece de los de New Jersey, habría sido mucho mejor y más honesto que la placa hubiese salido bajo el nombre de Jon Bon Jovi, como si se tratase de un disco solista del ahora canoso cantante.

Al salir Sambora, las últimas señas de identidad real de Bon Jovi, la banda, se fueron para siempre. Claro, ahí permanecen el baterista Tico Torres y el tecladista David Bryan de la formación original, pero ellos sólo hacen su millonario trabajo y nada más. De hecho, el grupo ni siquiera necesita un nuevo disco de estudio como “excusa” para salir de gira, bastaba con anunciar un tour mundial de celebración de los 30 años de “Slippery When Wet” tocando el disco completo, y los estadios de todo el mundo se venderían en cinco minutos.

“Este corazón, esta alma, esta casa, no está a la venta” canta Jon Bon Jovi, refiriéndose a la integridad de la banda y bueno, habrá que creerle. Al menos esa generación de fans que descubrieron al grupo con ‘It’s My Life’ de seguro le creen, en cambio los que lo hicieron con ‘Runaway’ o ‘Livin’ On a Prayer’ sólo fruncen el ceño. Lo cierto es que hace mucho rato Bon Jovi se convirtió en una banda de pop rock estándar y excesivamente dulce, nada muy estridente ni muy ruidoso. Una fórmula radial en modo piloto automático, que se recicla una y otra vez, como los riffs del tema título que suenan idénticos a los de ‘Have a Nice Day’ o la romántica balada ‘Labor of Love’ que es muy parecida en su música y video a ‘Wicked Game’ de Chris Isaak, donde la mayor gracia es que participa el nieto de Bob Dylan en el clip y que conceptualmente es la continuación del video de ‘Knockout’ otro de los cortes destacados y rescatables del disco, donde Phil X hace su mejor imitación de Richie Sambora en el solo.

Quizás lo más emocionante del disco es que finalmente después de más de veinte años en la banda, el bajista Hugh McDonald es considerado un miembro oficial del grupo y del resto poco y nada que agregar o analizar, 17 canciones en la edición de lujo, donde la mayoría son intentos soporíferos de demostrar un sonido contemporáneo con una producción demasiada pulida y lineal de John Shanks y un contenido y limitado Phil X, que en grupos como los canadienses Triumph demuestra que es mucho más guitarrista de lo que aquí le permiten expresar.

Que no se piense lo contrario, todo en “This House Is Not For Sale” es muy profesional, la voz de Jon se mantiene bastante bien al menos en estudio, está la batería de Tico y los teclados de Bryan, pero algo falta o quizás sobran demasiados minutos de música. Respetando el inmenso legado de la banda y reconociendo su influencia histórica, es muy difícil saber y precisar que fue lo que llevó a Jon Bon Jovi a tomar este camino desde "Have a Nice Day" su último disco relevante y que se puede etiquetar de “hard rock”. Hoy es otro grupo y es otro líder, aunque los nombres sigan siendo los mismos.

Cristián Pavez

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado