Se encuentra usted aquí

Volbeat: Nuevo y clásico

Volbeat: Nuevo y clásico

Historiadores, restauradores y guardianes
Miércoles 14 Marzo, 2018
Volbeat: Nuevo y clásico

"La gran revelación del Metal Fest tiene nombre: Volbeat", tituló Emol el sábado 28 de abril del 2012, el día del debut de los daneses en Chile como parte de la primera edición del desaparecido Metal Fest, realizado en el Movistar Arena. Los medios que cubrieron el evento comparten su diagnóstico: la banda no tenía al público a su favor al comienzo del show, pero se bajaron del escenario con un montón de nuevos conversos. Toda una proeza considerando que no la tenían fácil: la mayor parte de los asistentes había pagado para ver a consagrados como Anthrax, Venom y Testament. Además, la propuesta de Michael Poulsen y compañía era mirada de reojo, se la consideraba caricaturesca. Aunque pegajoso y gráfico, "Elvis metal" no es precisamente un término que inspire respeto entre un público célebre por su rigurosidad. Sin embargo, todas las crónicas sobre la presentación hablan de cómo la audiencia pasó del frío a la tibieza y desde ahí al hervor. Incluso terminaron cantando su cover de 'I Only Want to Be with You', grabada originalmente por Dusty Springfield y popularizada en español por Luis Miguel como 'Ahora te puedes marchar'.

Mencionamos a una de las diosas del soul blanco y al Sol de México porque hablar de Volbeat es hablar de la historia de la música popular, escarbar en sus archivos sin fijarse en la etiqueta que llevan. Metal, country, pop, rockabilly, etcétera; todos bienvenidos mientras llenen el gusto de Poulsen y sus compañeros, entre ellos, un ex Anthrax, el guitarrista Rob Caggiano, único estadounidense de la formación. Después de 'I Only Want to Be with You', su cover de preferencia es de los Misfits ('Angelfuck'), una señal de la versatilidad que, a veces, los hace empezar una canción en un estilo y terminarla en otro. Una de las cosas que su líder repite más seguido cuando lo entrevistan es que el cuarteto está dispuesto a recorrer animosamente la distancia que separa a los géneros musicales entre sí. Desde que fundó Volbeat, Poulsen tuvo la visión de que su banda nunca sería encasillada ni le vendería el alma a una tendencia en particular. Hasta ahora, ha cumplido su promesa de no quedarse pegado en una sola forma de abordar las canciones. "Seal the Deal and Let's Boogie" (2016), su último disco, es notoriamente más melódico que sus cinco predecesores.

El entusiasmo de los de Copenhague por combinar cuanto sonido les plazca es su mayor atributo, y probablemente el motivo número uno de su éxito como rockeros en una época en la que resulta más fácil triunfar comercialmente sumándose a otras corrientes. Porque Volbeat, por mucho que conjugue diferentes escuelas, es esencialmente un grupo de guitarras eléctricas de gran tonelaje. Su inclinación a mezclar elementos los mantiene a flote en plena era de las playlists. Que a veces parezcan un grupo distinto de un tema a otro es una virtud, pese a lo que puedan decir los puristas, enemigos naturales de todo artista dispuesto a traspasar ciertas barreras. Pero la sensibilidad de esta época, en la que se dan situaciones tan inauditas como un disco de Sting con Shaggy, es una aliada para un grupo que no tiene empacho en pasarse del rocanrol cincuentero al thrash metal. Recientemente consultado acerca del próximo disco del cuarteto por la edición argentina de Billboard, Poulsen aseguró que: "incluso cuando ya tenemos seis canciones listas, es difícil saber cuál es la dirección que va a tomar el disco y en qué se va a transformar. Muchas veces las canciones cambian mientras las estás preparando: un día suenan más rock, al otro más heavy… lo único que puedo asegurar es que suena como Volbeat".

Su afán por integrar al rock a la conversación con otros géneros, para evitar que se convierta en una isla, es una postura avanzada en comparación a otros puntos en los que, éticamente, son unos chapados a la antigua. Fanático de Manic Street Preachers, emblemas de la cultura obrera galesa, Poulsen es el tipo de rockstar que habla sobre hacer méritos para ganarse el éxito en contraste a la trepadora actitud que según él estaría en boga entre las actuales generaciones. Tiene, además, una postura atemporal acerca de las redes sociales: cree que han sido la perdición de la música porque la han hecho perder misterio. Probablemente por esa clase de opiniones han hecho tan buenas migas con Metallica, otros de sus ídolos, a los que constantemente citan en sus canciones. Se conocieron hace poco más de diez años, y desde entonces James Hetfield los sigue y Lars Ulrich ha subido a tocar con ellos. También cuentan con la venia de Mille Petrozza de Kreator, Mark "Barney" Greenway de Napalm Death y Danko Jones: todos ellos han colaborado en sus discos. Con el reconocimiento más masivo al que se puede aspirar privilegiando las guitarras eléctricas hoy por hoy, Volbeat llega a Lollapalooza Chile apostando por un setlist especialmente diseñado para Latinoamérica y ensayado para nosotros durante el crudo invierno danés. La promesa: canciones de todos sus discos.

Andrés Panes

Encuentra este contenido en nuestra revista.

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades rob caggiano Rob Caggiano explicó por qué dejó Anthrax para unirse a Volbeat 2 semanas 4 días
Artículos Chris Cornell Chris Cornell y Chile: Amor incondicional 1 mes 2 días
Novedades Foo Fighters Video: Cuando Foo Fighters vino a Chile por primera vez 2 meses 2 semanas
Shows The Killers The Killers: Un número seguro 3 meses 2 días
Shows Lollapalooza Chile 2018: Nubes desde Argentina 3 meses 2 días