Se encuentra usted aquí

"Their Mortal Remains": Vida y obra de Pink Floyd

"Their Mortal Remains": Vida y obra de Pink Floyd

Visitamos "The Pink Floyd Exhibition" en Londres
Jueves 13 Julio, 2017
"Their Mortal Remains": Vida y obra de Pink Floyd

Para celebrar los cincuenta años de la aparición del single 'Arnold Layne', los integrantes de Pink Floyd se reunieron para entregarnos una exhibición audiovisual sin precedentes.

1967 es un año memorable en muchos sentidos. The Beatles lanzaron "Sgt Pepper’s Lonely Heart Club Band", Inglaterra y Gales despenalizan el acto homosexual, y entre drogas, amor, flores y sicodelia, Pink Floyd emerge de la escena underground inglesa. En el 2006, David Bowie fue invitado al concierto de David Gilmour en el Royal Albert Hall y quiso interpretar 'Arnold Layne' exclusivamente porque esa canción le había cambiado la vida. Lo motivó a cantar con su propia voz y acento, inspirándolo a ser auténtico.

Conmemorando el debut de este single y para celebrar la trayectoria de Pink Floyd, la institución londinense Victoria & Albert Museum expone por primera vez material, instrumentos y artefactos jamás antes vistos. Esta es una colaboración conjunta por primera vez en mucho tiempo entre los miembros sobrevivientes de la banda (Roger Waters, Nick Mason y David Gilmour), más los representantes de los fallecidos (Syd Barrett y Richard Wright) y de otros que han participado con ellos en el camino, creando un espacio e ilusión que recorre sus vidas como en un viaje; desde sus comienzos en la tranquila ciudad rural de Cambridge, pasando por la sicodelia londinense, la lejanía de Waters, hasta sus últimas campanadas de "The Division Bell".

La exhibición, iniciada el 13 de mayo y que continuará hasta el 1 de octubre, ha sido éxito total, cautivando a un publico ecléctico, unido por la avidez de conocimiento y deseo de explorar el mundo interior de Pink Floyd, muy bien resguardado por cinco décadas. Con unos audífonos Sennhesier de alta calidad comienza el viaje por una ruta marcada con líneas onduladas en blanco y negro, mientras la música de "The Piper at the Gates of Dawn" suena en nuestros esteros personales. Una versión gigante de la camioneta negra con la franja blanca que le cruzaba por el costado –en la que transportaban sus instrumentos-, funciona como pórtico a una cámara de tiempo. Nos adentramos en un túnel de pura indulgencia retro. Las paredes iluminadas y coloridas con el destellos de lámparas de lava, siempre cambiante y evocativas.

Visión y oído se estimulan en un viaje hasta llegar a una sala con memorabilia del período 1965 - 1970, el reflejo de la era Syd Barrett. Amigos de barrio y de colegio, el cuarteto se estableció como una banda de camaradas, de chicos clase media con raíces en común, todos aportando lo suyo. Barrett y su artística perspectiva, la brillantez de las improvisaciones de  Wright y su vasto conocimiento en jazz, acompañado de la notable capacidad del percusionista Nick Mason. David Gilmour, amigo de barrio y colegio Syd, entraría en 1968 para ayudar en un momento en que la mente de Barrett se derrumbaba por el abuso de LSD.

El tema 'Grantchester Meadows' del álbum de 1969 "Ummagumma" encierra justamente eso. La belleza de la campiña inglesa, la tranquilidad de la vida rural en la poética ciudad universitaria. A una hora en tren al norte de Londres, entre paisajes medievales, casas de señorío, del té servido con ceremonia, la pesca en el río Cam, la impronta de sus raíces en el campo se hacen presente en toda la vida artística de la banda, y parece fundamental incluirlo en la exhibición para comprenderlos. Es la amistad entre chicos que ven la vida pasar, mientras se exponen a innovadoras actividades intelectuales, en medio de una arquitectura y paisajes que se han preservado por siglos. En la portada de "The Division Bell" (1994) aparece la bella catedral de Ely, unos minutos al norte de Cambridge y armoniza con la melodía y letra de 'High Hopes', todo basado en sus infancias y lazos afectivos con la zona que los vio crecer.

Las vitrinas están llenas de pequeños artículos describiendo y explicando sus comienzos. Agendas con su actuaciones, planos de los escenarios, invitaciones a presentaciones, la ropa con que debutaron en el club UFO, las guitarras de Barrett, bajos de Waters, instrumentos de Gilmour, variados teclados de Wright, amplificadores pioneros en la época y mesas mezcladoras. También vemos afiches con los que promocionaron sus presentaciones, una carta afectuosa de Barrett a su novia Jenny Spires, literatura de sus preferencias y videos con sus primeras apariciones, todos colaboraron en la exhibición. Nick Mason comentó que fue una fortuna el preservar mucho recuerdos personales en su ático, los que se presentan como material inesperado, sorpresivo e invaluable.

La exposición incluye piezas artísticas originales de las carátulas de los discos. Waters. Mason y Wright como estudiantes de arquitectura, más la rigurosa visión artística de los demás, se esmeraron en mostrar un producto distinto. Entre luces y efectos teátricos, trataron de entregar una ‘experiencia’ por sobre todo. Ideas y conceptos en piezas de arte popular, las que están alineadas para el deleite del público por primera vez y en la misma dinámica experimental.

En cada sección hay un video explicativo de alguno de los miembros contándonos los detalles de ciertos acordes, anécdotas de grabaciones o dándonos un dato que solo en ese momento se revela ante nuestros ojos. Los mismos instrumentos en exhibición estaban siendo usado en los videos, lo que nos acercaba aún mas a la historia, dando vida a los artefactos. La mesa mezcladora usada en "The Dark side of the Moon" simplemente nos atrapa. Todo es un deleite y una manera indulgente de relatarnos una historia de la manera más extravagante. La gigantes maquetas con el muro de "The Wall" y piezas que utilizarían en los escenarios de aquellos históricos conciertos -que entre 1980 y 1981 sólo contaron 31 actuaciones-, como la marioneta inflable del profesor o  las réplicas en gran escala de la termoeléctrica Battersea y el cerdo volador. Todo nos transportan a un mundo de fantasía que se alinea con el lenguaje visual de Pink Floyd tan característico.

Alimentando nuestro apetito por el detalle, encontramos una carta de Gilmour a su madre diciéndole que se ha unido a la banda, "que no debe preocuparse". También podemos ir tras bambalinas y ver las interminables tomas de "Wish You Were Here" y el saludo entre los dos hombres. Hipgnosis, los diseñadores artísticos de la banda desclasificaron material y nos contaron en imágenes la decenas de disparos que hubo que hacer para atrapar tal icónico apretón de manos. El doble estaba en llamas y todo fue capturado en tiempo real, hasta que se dio la señal para gatillar los extintores de fuego.

La ausencia era la temática del álbum "Wish You Were Here". El tema homónimo compuesto por Waters y Gilmour fue pensando en su amigo de Infancia Syd Barrett, que ya no estaba en la banda, pero el recuerdo de camaradería juvenil los acampanaría para siempre. Por lo mismo, es curioso ver que hacia el final de la exhibición, "Endless River" -último álbum publicado por Pink Floyd- fuera mencionado brevemente y para el gran final se reservara la historia detrás de "Division Bell", pues para ese entonces Wright aún estaba vivo.

Inspirados en los moais de la Isla de Pascua, inmensas figuras de los rostros de metal se extienden a lo alto del salón,  parecieran envolver en sus bocas la catedral de Ely. Escudriñando en los bosquejos y planos de las figuras por primera vez expuestos, se aprecia el ejercicio nostálgico. 'Poles Apart' habla de la imposibilidad de Waters y Barrett de comunicarse con el exterior, cada uno a su manera.

Inmediatamente después, cautivados por el fuerte volumen de la música de ambiente, un túnel nos conduce a una sala simbolizando un parque, nos invitan a tomar asiento en el suelo. Un emotivo y nítido video proyectados en pantallas gigantes 3D nos produce un escalofrió que recorre la espina y empuja inevitablemente un lagrimón. Es el concierto de Live 8 de Londres, en 2005. Wright, Mason, Waters y Gilmour están tocando 'Comfortably Numb' por última vez después de muchos años.   Este es el único material que queda antes de que la muerte de Richard Wright truncara el sueño. "Sus restos mortales" es una conmovedora celebración a lo que fue, a los que no están más y a lo que nos queda.

Lorena Villegas-Cid

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades David Gilmour David Gilmour está de visita en Chile 1 día 15 horas
Novedades Roger Waters Roger Waters en Chile: Información de la venta de entradas 6 días 9 horas
Novedades Roger Waters Roger Waters vendrá a Chile con su "Us + Them Tour" 1 semana 3 días
Novedades Roger Waters Roger Waters anuncia gira sudamericana para el 2018 1 semana 4 días
Novedades Pink Floyd Nick Mason: "No veo a Roger Waters y David Gilmour trabajando juntos" 2 semanas 3 días