Se encuentra usted aquí

The Strokes: Queremos recordar los buenos tiempos

The Strokes: Queremos recordar los buenos tiempos

Lo que esperamos de uno de los headliners de Lollapalooza Chile
Martes 28 Marzo, 2017
The Strokes: Queremos recordar los buenos tiempos

Las presentaciones de Julian Casablancas con The Voidz, su proyecto paralelo a The Strokes, califican entre las más decepcionantes de la historia de Lollapalooza Chile. Ciertamente fueron el punto bajo de la edición 2014 del festival. "Lo peor que le ha pasado a Chile desde 1973", anotó por ahí un columnista que probablemente creció adorando "Is This It". Lo cierto es que tanto el sideshow en el Club de la Unión como su aparición en el Claro Stage sufrieron por las mismas razones: cero profesionalismo, una amplificación (o falta de ella) insolente, ninguna química entre Casablancas y la banda. El fiasco sigue en la retina porque no fue hace tanto tiempo, y sin embargo, nuestras papilas gustativas se activan con la sola idea de que ahora venga The Strokes. Nos salivamos imaginando un concierto suyo, como si fuese el remedio para nunca más despertar agitados y sudando en medio de la noche por culpa de una pesadilla con The Voidz. En el fondo, esperamos el sexo de reconciliación después de una pelea terrible. Porque ya sabemos de qué va esto: en algún momento, después de todo lo que nos han hecho, los Strokes van a tener que pedirnos perdón. Nadie se imaginó alguna vez al arrogante de Rivers Cuomo de rodillas, pero después de que Weezer alienó a sus fanáticos, así terminó el geniecillo nerd: dedicando un single entero a rogar que lo dejaran empezar de nuevo. Y sí, sabemos que Julian Casablancas es un millonario de nacimiento, además de ser un tipo demasiado cool como para realizar una maniobra parecida, pero, aun así, ¿no es lo que todos anhelamos? No tiene por qué ser una disculpa con serenata y mariachis. Basta con un disco que nos recuerde los buenos tiempos. O, al menos, un concierto en Lollapalooza Chile que cumpla esa misma función.

El último lanzamiento de The Strokes se llama "Future Present Past" y apareció a mediados del año pasado. Es lo mejor que han hecho desde "First Impressions of Earth", o sea, en términos más duros, su única entrega aceptable en una década. Pero "Future Present Past" sólo es un EP de tres canciones que incluye, al final, una remezcla de uno de ellos hecha por el batero Fabrizio Moretti. ¿Será que los Strokes ya no tienen dentro suyo otro gran disco? "Comedown Machine", su último largaduración, sugiere que la respuesta es un rotundo no. Era material poco inspirado con uno que otro chispazo iluminador, pero insuficiente como para garantizar 40 minutos de música sin tedio. El disco ni siquiera valía mucho para sus autores: el único motivo de su existencia era liberarlos de sus amarras discográficas. La portada de "Comedown Machine" imitaba las cajas que almacenan viejas cintas magnéticas de audio, con el logo del sello RCA más grande que el de The Strokes, que ni siquiera se molestaron en promocionarlo. Fue la última pataleta contra la industria de un grupo que llevaba años con estrés postraumático luego de su arrollador éxito inicial. Y que estaba sumido en una eterna etapa de transición que ni siquiera estamos seguros de que haya llegado a su fin. Las tres canciones de "Future Present Past", aunque esperanzadoras, no son argumento suficiente como para sostener la teoría de que, ahora sí que sí, los Strokes de la gente están de vuelta.

Los integrantes de The Strokes andan en otra. La única información reciente que tenemos sobre el grupo es que van a tocar en Lollapalooza. El resto tiene que ver con proyectos individuales, como la colaboración de Nick Valensi en el regreso discográfico de Blondie y su estreno en calidad de frontman en CRX con el reciente debut "New Skin", producido por Josh Homme. O como el lanzamiento de la ópera prima de Summer Moon, otro grupo de Nikolai Fraiture aparte de Nickel Eye. O como "City Club", el flamante disco de los californianos Growlers, apadrinados por Julian Casablancas, quien se encargó de producirlos y también de editarlos a través de su sello, Cult. Si algo sabemos sobre el show que darán en Santiago, es que no será precisamente la instancia que mejor le acomode a la banda. En una entrevista con Zane Lowe, Julian Casablancas aseguró que no le gusta tocar en festivales. Es más, dijo que "el 98 de los músicos que conozco no los disfrutan" y que "mi sueño sería tocar en bares semivacíos". Eso explicaría -sin justificar nada, porque eso es distinto- su paupérrimo rendimiento en el Claro Stage el año 2014, aunque no el desgano con el que tocó en el Club de la Unión, donde subió con más de una hora de atraso. Al final, cada movimiento del quinteto durante los últimos años no hace más que enviar una señal que, decodificada, contiene el siguiente mensaje: no esperen nada. Esa es la forma de llevarse una sorpresa grata con The Strokes.

Encuentra este contenido en nuestra revista. The Strokes se presentará en Lollapalooza Chile el domingo 2 de abril, a las 22 horas, en VTR Stage.

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades The Strokes En The Strokes niegan estar grabando nuevo disco 2 semanas 5 días
Novedades The Strokes The Strokes está grabando su nuevo álbum con Rick Rubin 3 semanas 1 día
Novedades Ranking: Publican los 150 peores discos hechos por hombres 3 semanas 1 día
Shows The Strokes The Strokes: Hubo un tiempo que fue hermoso 4 meses 2 semanas
Shows Lollapalooza Chile 2017 día 2: El público respondió 4 meses 2 semanas