Se encuentra usted aquí

Jake Bugg: Bajo presión

Jake Bugg: Bajo presión

El decisivo tercer disco del ex niño prodigio
Lunes 13 Junio, 2016
Jake Bugg: Bajo presión

Jake Bugg atraviesa un momento crítico. Con la mayoría de edad recién cumplida, fue la sensación adolescente del 2012 en su natal Inglaterra: llegó al número uno con su debut homónimo, un disco de rocanrol revivalista y pegajosas canciones breves que dejó fuera del sitial de honor al multiplatino "Babel" de Mumford and Sons.

Un año después, su segundo larga duración, "Shangri-La", no obtuvo los mismos resultados: se estancó en el tercer puesto de las listas, ante críticas mucho menos favorables que las conseguidas por "Jake Bugg".

Esta vez dejó pasar el tiempo. Ya tiene 22 años y un tercer disco, "On My One", con el que espera encontrarse a sí mismo musicalmente, pero también responderle a Universal Music Group, la compañía que ha inyectado recursos en su carrera.

En el primer single, de igual nombre que el álbum, canta con intención blues sobre una base acústica y se lamenta como un veterano en una letra semi autobiográfica: "Tres años en la carretera, 400 conciertos. ¿A qué lugar llamo hogar? Sin un sitio donde ir. ¿Dónde pertenezco? Estoy tan solitario por mi cuenta".

Jake Bugg vislumbra en 'On My One' un futuro en el que fracasan sus planes. Y donde su nuevo disco no trae el repunte anhelado por él y los ejecutivos de Universal. Es un escenario ficticio, aclara en sus últimas entrevistas, aunque admite sentir incertidumbre y estar bajo presión.

Mi gran boca

Gran cantidad de manos intervienen en su carrera. Hace poco su estilista, cuenta NME, no quería que posara para las fotos con cierto atuendo porque "parecía muy nu rave". A ese nivel llega el cuidado del ex joven prodigio. El plan de sus asesores: repetir el éxito de "Jake Bugg", doble platino y nominado a premios como los Brit y los Mercury.

Bugg recibe críticas por tener tanta gente detrás. Noel Gallagher fue al comienzo uno de sus más potentes partidarios e incluso lo tuvo como telonero. Sin embargo, el ex Oasis se declaró "con el corazón roto" tras enterarse de que el solista no hacía todo solo, sino que contaba con la ayuda de cantautores profesionales como Iain Archer (Snow Patrol) y Brendan Benson (The Raconteurs).

No fue el único desilusionado con Bugg. Muchos pusieron sus fichas en él como una especie de salvador del rock tradicional, hecho a la antigua, y vieron como una traición que trabajara con equipos de expertos igual que las estrellas pop a las que vilipendiaba.

Su error consistió en basurear al resto antes de hacer una autocrítica profunda. Cuando fue número uno, aprovechó la atención mediática para jactarse de haber dejado atrás en el ranking a Leona Lewis, una cantante pop salida de la TV cazatalentos: "Es mi trabajo mantener esa mierda de X-Factor lejos del tope de los charts".


Yo puedo solo

Jake Bugg explica que su compañía disquera lo puso a trabajar con colaboradores más experimentados. Desde su punto de vista, fue como recibir clases particulares y gratuitas con profesores de lujo. El tipo de educación que la gente de su edad se endeuda para costear.

Es un buen alumno, indica su discografía. "Shangri-La" no estaba destinado a ser un álbum, sólo sería un puñado de canciones producidas por Rick Rubin, pero las sesiones resultaron tan prolíficas, que Bugg se vio con la secuela de su debut lista y por eso la editó sólo 13 meses después.

Del modo que sea, cuesta creer que "On My One" no simbolice una respuesta a sus detractores. Tiene que serlo: el título significa "por mi cuenta", aunque deletreado a la manera de su ciudad, Nottingham, en vez de la forma idiomáticamente correcta, "on my own".

Como un malabarista, Bugg intenta complacer a su sello, a sus fans y a sí mismo. Ante la exigencia de sacar algo radial, cumplió firmando 'Gimme the Love', un single en la línea de una banda a la que teloneó, The Stone Roses. Pero no fue cien por ciento obediente al escribir la letra: "tratando de hacerlo sonar como una nueva fase / sólo será lo mismo".

En todo caso, sí habrá cambios. Pese a que no fructificaron sus sesiones con Mike D, de los Beastie Boys, algo quedó de espíritu hip hop en 'Ain't No Rhyme', que promete ser la manzana de la discordia de "On My One". Originalmente incluiría a un MC invitado, pero como la consigna era reducir la cuota de colaboradores, al final se usó la pista que Bugg grabó a modo de guía vocal... rapeando. A ver qué cara ponen los puristas.

Andrés Panes

Encuentra este contenido en nuestra revista.

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Jake Bugg Jake Bugg agenda su cuarto álbum de estudio y colaboración con Dan Auerbach 2 meses 1 semana
Galeria Jake Bugg Jake Bugg 7 meses 5 días
Shows Jake Bugg Jake Bugg: Tibio, tibio 7 meses 5 días
Novedades Jake Bugg Video: Spot oficial de Jake Bugg en Chile 10 meses 2 semanas
Videos Jake Bugg Put out the fire 10 meses 3 semanas