Se encuentra usted aquí

Bob Dylan: The Nobels They Are-a-Changin’

Bob Dylan: The Nobels They Are-a-Changin’

La trastienda de un premio merecido
Jueves 24 Noviembre, 2016
Bob Dylan: The Nobels They Are-a-Changin’

Siendo el Premio Nobel el más prestigioso de los reconocimientos literarios existentes la academia sueca responsable de otorgarlos tuvo que salir a justificar el genio y la universalidad de Bob Dylan reconociéndole el mérito de “haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción”. Por primera vez el Nobel menciona "valor literario poético" junto con "tradición musical". Y eso solo puede ser bueno.

"Si alguien recibe un premio en literatura, es porque ha creado literatura”. Así lo explicó Sara Danius, secretaria permanente del Comité del Premio Nobel, hace un par de semanas en medio de una cierta polémica por el anuncio de Bob Dylan como el Nobel de Literatura 2016: “Se trata de un gran poeta en la tradición del lenguaje inglés. Él personifica la tradición y por más de medio siglo ha estado dedicado a eso, reinventándose a si mismo constantemente, creando otras identidades”. Cuánto de verdad hay en ello.

Cuando Dylan cumplía los 10 años tuvo una epifanía, este momento de matices místicos: encontrar una guitarra y también un tocadiscos, que reproducía música country, el sonido que lo hizo soñar despierto. Lo que provenía de ese acetato lo hizo sentir como si fuera otra persona, y ahí mismo Robert Zimmerman empezaba ser Bob Dylan, uno que de verdad empezó a pensar que ni siquiera había sido criado por sus verdaderos padres. Era como si fuese efectivamente otra persona.

Bob Dylan empieza a ser Dylan cuando a los 20 años compone sus propias canciones y Woody Guthrie es un punto de inflexión para él. Es un momento importante aquél en el que escribe esta canción dedicada a él, una llamada ‘Song to Woody’ que reza así: “Hey Woody, te escribí una canción acerca de un mundo gracioso que sigue girando/ un mundo que está enfermo, hambriento, que está cansado y golpeado/ y que parece que estuviera muriendo, que parece que de verdad jamás hubiera nacido.”

Al componerla Bob Dylan empieza a definir ese léxico tan particular -la lírica Dylanesca- con ese inagotable recurso del mejor de los “cuenta-historias”. Era la forma exacta de articular en sentencias el mundo que lo rodeaba y que de paso evidenciaba una visión bastante pesimista de los avatares de su tiempo. No obstante lo que realmente le importaba a Dylan era expresar su gratitud por Guthrie. ‘Song to Woody’ es de hecho su primera visión del mundo, era su graduación, era emular e igualar al maestro; la necesidad estaba allí, tenía que escribir la canción. No se consideraría un compositor hasta esa canción y necesitaba cantarla más que escribirla y desde ese momento pensó que eso hacía toda la diferencia. Porque ésa es la razón que se necesita para escribir una canción, cantarla. Cantarla para dejar en claro que no se había escrito, que nadie había dicho eso y necesitaba ser contado.

Bob Dylan no es un escritor en el sentido tradicional de la palabra ¿Es que acaso el Nobel ha ampliado su espectro? Danius responde: "Puede parecer así, pero en realidad no lo hemos hecho. Hace siglos de siglos teníamos a Homero y a Safo, que escribían textos poéticos destinados a ser escuchados, a ser cantados con instrumentos. De la misma forma con Bob Dylan. Todavía leemos a Homero y a Safo y lo disfrutamos, y lo mismo con Bob Dylan. Él puede ser leído y debe ser leído. Es un gran poeta en la tradición poética en inglés”.

Colgándonos de esa comparación con la rapsodia clásica griega, Bob Dylan viene a ser una especie de Ulises u Odiseo moderno porque la suya era una ambición de emprender un viaje de aventura, encontrar el hogar que había dejado cuando partió. No pudo recordar exactamente donde estaba, pero de seguro iba en camino para allá. Encontrando lo que fue encontrando en ese camino se dio cuenta que todo había sido justamente como lo había imaginado. Nació muy lejos de donde se suponía que tenía que estar y por eso hasta el día de hoy, con 75 años, siente que está camino a casa. Siempre.

Bob Dylan ha sido por 54 años un expedicionario musical que cuando empezó no tenía pasado ni historia, nada a lo que volver ni nadie de quien depender. Dylan se metió en la atmósfera de todo lo que era o lo que decía el escritor beat Jack Kerouak sobre la locura total del mundo para quien los únicos que eran interesantes eran los locos; los que estaban locos por vivir y locos por hablar, por cualquier cosa: por ser salvos y por ser deseados al mismo tiempo. Los curiosos, entre otros los formadores de la tradición literaria beat como Ginsberg, Corso o Ferlinghetti, esos son los locos. Y Bob Dylan sintió que encajaba con ellos.

Por supuesto ahí estaba la música, desde otro ángulo también otra inspiración. Dylan siente que la música le daba algo y ese algo era la forma en que siempre vio la vida y a la gente y a las instituciones e incluso a las ideologías. Como que la música -folk en su primera etapa- lo destapaba todo. Y ahí está Dylan, por Dylan Tomas el poeta galés, porque hubo un joven que quería cambiar su nombre y que tal como Neruda o Mistral, seudónimos también, podría perfectamente haberse llamado de otra forma.

¿Porque fue ese nombre en particular? No lo sabemos más allá de que Dylan Thomas haya escrito un libro de nombre “Retrato del artista cachorro”, haciendo a su vez un guiño al escritor irlandés James Joyce (“Retrato de un artista como un hombre joven”). El nombre apareció simplemente para probar que este artista no tenia pasado por tanto no podía identificarse con nada que no fuera lo que estuviera haciendo en cierto momento dado el presente.

La academia sueca tuvo a bien hacer una recomendación para quienes quieran empezar a "escuchar o leer" la obra de Dylan. “Comenzaríamos con el álbum ‘Blonde on Blonde’ de 1966, tiene muchos clásicos y es una muestra extraordinaria, una forma brillante de escribir”.

Si tú todavía vives o sientes no tener una idea clara de cómo volver a casa, como Bob Dylan en 1965 en el "no direction home" de ‘Like a Rolling Stone’, no lo pienses dos veces, está bien. Nosotros le celebramos desde acá. Desde siempre.

Alfredo Lewin

Encuentra este contenido en nuestra revista.

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Artículos Hombres por los aires, patadas voladoras 2 semanas 4 días
Novedades Bob Dylan y St. Vincent participan en compilatorio en favor de la comunidad LGBTQ 2 semanas 4 días
Novedades Eddie Vedder Videos: Eddie Vedder versionó a NIN, The Beatles, U2 y más en show solista 3 semanas 16 horas
Novedades Playlist: 14 de febrero, día de los enamorados 2 meses 1 semana
Discos Jim James Tribute to 2 2 meses 2 semanas