Se encuentra usted aquí

Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal

Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal

Juntos en el Caupolicán
Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal

Jueves 24 de Agosto de 2017 - Teatro Caupolicán
Santiago - Chile

La visita a Chile de una de tus bandas favoritas siempre es una buena noticia; sin embargo, cuando se juntan dos de las agrupaciones que sigues, el hecho se transforma en un verdadero notición. Esto fue justamente lo que sucedió con Nile y Testament, ya que, si bien ambas bandas iban a venir por separado, una muy buena jugada de las productoras hizo posible un mini festival que terminó transformándose en uno de los conciertos más llamativos de esta parte del año.

La fanaticada chilena respondió con una convocatoria bastante considerable. Si bien el recinto de calle San Diego no estaba repleto, si se veía bastante lleno, sobre todo porque la producción había inhabilitado con unos telones negros las partes laterales de la galería. De hecho, desde muy temprano, cientos de metaleros ya estaban en las afueras del teatro, esperando una jornada en la que se habían anunciado sus horarios con bastante antelación. Y fue así, Massive Power -la banda chilena telonera- partió a la hora acordada (20:00 horas), pero Nile comenzó su show antes de lo fijado, lo que causó en algunos una molestia que sólo podía remediarse con música. Los liderados por Karl Sanders demostraron que siguen siendo una de las agrupaciones más técnicas y brutales de la historia, con un manejo instrumental soberbio y un llamativo relevo en las voces entre el mismo Sanders, Brand Parris y el recién llegado Brian Kingsland, guitarrista que hace poco reemplazó a Dallas Toler-Wade.

El show de los de Carolina del Sur fue intenso, provocando rápidamente los sincopados headbangers que trataban de seguir complejos ritmos que musicalizan las historias de leyendas, religión y arte del antiguo Egipto. Uno de los puntos altos se vio con ‘Kafir!’ del “Those Whom The Gods Detest”, donde unos incipientes mosh fueron adornando la cancha del recinto. En cuanto a la propuesta sobre escena, un gran telón era el fondo para los cuatro músicos que desbordaron energía, de esa que no necesita a artistas corriendo por el escenario, si no que de aquella que se irradia con una presencia monumental. Sanders y sus compañeros permanecían en cada una de sus posiciones, estáticos, cuales esfinges defienden su pirámide, interpretando otros grandes temas donde destacó la novel ‘In The Name Of Amun’, del reciente y aplaudido “What Should Not Be Unearth”.

Tras minutos de brutal death, el hitazo ‘Black Seed Of Vengeance’ anunciaba el final del show, en medio de la sorpresa de un público que esperaba mucho más. Si bien la mayor parte de los fanáticos no eran precisamente de Nile, tampoco era para que tocasen tan poco. Sólo 50 minutos para una agrupación que perfectamente pudo interpretar uno que otro tema en un encore que jamás existió, dejando insatisfechos a quienes habían comprado su ticket por este grupo. En este sentido, y como todas las cosas tienen un lado bueno y otro malo, el problema de haber fusionado los shows fue que los seguidores de Nile salieron perdiendo con un setlist mezquino y demasiado preciso. Y así fue, a eso de las 21:35 los músicos se despidieron en medio de la ovación del público y simplemente no volvieron más.

Retomando el horario fijado, Testament ingresó a escena justo a las 22:10, en medio de un Caupolicán que ovacionó desde el primer minuto el estreno en Chile de ‘Brotherhood Of The Snake’, tema que pese a que lleva sólo un año en el oído de los fanáticos, ya se transformó en un infalible incitador de moshs. Los espectadores hicieron notar la localía, desordenando la cancha en un circle pit que pocas veces tuvo descanso. Peterson, Skolnick, Di Giorgio y Hoglan estuvieron notables en sus instrumentos, una ejecución que sonó perfecta, pero demasiado fuerte en volumen. Al igual que con Nile, las perillas estaban rozando lo permitido, haciendo que -a ratos- la voz de Chuck Billy se perdiese en medio de las incansables melodías de temas como ‘Rise Up’, ‘More Than Meets The Eye’, ‘The Pale King’ y ‘Centuries Of Suffering’.

Alex tomó su guitarra y comenzó con un solo de riffs que, si bien no fueron del todo sorprendentes, lograron mantener animados a los fanáticos que fueron llegando a uno de los puntos altos de la jornada con el clásico ‘Electric Crown’, pero aun más con ‘Into The Pit’, donde el mosh abarcó prácticamente toda la cancha. Tras esto, y con el cuerpo quizás ya cansado por el extremo batatazo, vino el descanso con temas más nuevos que no lograron prender mucho al público: ‘Stronhold’, ‘Dark Roots Of Earth’, ‘Low’ (que en algo encendió este tramo) y ‘Throne of Thorns’, para que cuando llegase ‘Eyes Of Wrath’ y, por sobre todo ‘Practice What You Preach’, la fanaticada no pudiese detener el mosh hasta el final.

Chuck demostró una vez más su gran presencia sobre el escenario. Si no estaba cantando, tomaba su atril luminoso y lo ocupaba como una air guitar, tocando como si se tratase del tercer guitarrista. El trabajo de Hoglan fue demoledor en ‘The New Order’, mientras que su más fiel compañero de labores se lució en su solo de bajo. Di Giorgio es uno de los músicos más respetados del mundo, al igual que Alex y Eric, con quienes ejecutaron la instrumental ‘Urotsukidōji’, para rematar nada menos que con ‘Souls Of Blak’ y las primigenias ‘Over The Wall’ y ‘Alone In The Dark’ del debut “The Legacy”. Como guinda de la torta y tras dieciocho temas, los chilenos aun tenían algo de energías, por lo que Testament regresó a castigar con el infaltable ‘Disciples Of The Watch’ y el Caupolicán terminó por venirse abajo.

En estos tiempos donde visitas de bandas internacionales son algo bastante normal y recurrente, este tipo de acciones, donde las productoras hacen un trabajo mancomunado en función de hacer un mejor evento, sólo termina favoreciendo a los fanáticos. Si alguna vez desaprovechamos el “The Metal Fest”, sería interesante ir tanteando terreno con la posibilidad de hacer un nuevo gran festival que reúna a los mejores exponentes del género. Finalmente, en un mercado donde cada vez se hace más difícil tener una gran convocatoria, quizás esta es la fórmula para mantener viva la escena, con apoyo, sinergia y todos juntos como hermanos del Metal.

Rodrigo Bravo Bustos
Fotos: Gary Go

Galería Asociada: 

Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal
Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal
Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal
Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal
Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal
Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal
Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal
Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal
Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal
Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal
Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal
Testament + Nile: The Brotherhood Of Metal

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Entrevistas The Haunted Marco Aro, de The Haunted: “Volver se siente increíble, como estar en casa” 3 días 1 hora
Discos The Lurking Fear Out of the Voiceless Grave 3 días 1 hora
Novedades Suffocation Soulinpain es la banda soporte de Suffocation en Chile 4 días 4 horas
Discos Arch Enemy Will To Power 4 días 9 horas
Novedades Entombed "Left Hand Path" de Entombed está disponible en nueva edición en vinilo 1 semana 1 día