Se encuentra usted aquí

Tarja: Talento apolíneo

Tarja: Talento apolíneo

Una velada emotiva con la cantante finesa
Tarja: Talento apolíneo

Jueves 18 de mayo, 2017 - Teatro Caupolicán
Santiago - Chile

El día era raro. Difícil abstraerse de la muerte de Chris Cornell, que golpeó desde muy temprano a todo el mundo musical. Incluida Tarja Turunen, la diva del metal que se presentaba a la noche en la capital. Y a pesar de todo el carisma y la emoción que ella demostró desde el primer minuto que subió al escenario, agradeciendo constantemente el cariño irrestricto de parte del público chileno, casi al final del show se dio el tiempo de recordar al ídolo grunge. Como todos, también estaba conmocionada, y sus palabras lo reflejaban. “Vivan sus sueños ahora”, daba como mensaje antes de interpretar ‘Too Many’,  dedicada a la voz de Soundgarden.

Pero la jornada había comenzado con Crisálida, uno de nuestros emblemas patrios en cuanto a metal progresivo, en su variante más melódica. Recepción respetuosa para los nacionales que no sólo impactan con su sonido de guitarras pesadas y de sólida base métrica –que demuestran muy bien en vivo-, sino que además por su identidad arraigada a nuestro folclore, articulando una fusión interesante desde lo musical –en ciertos patrones rítmicos de la batería, sobre todo- y en la decisión de su compositora Cinthia Santibañez, por hacer de sus letras un puente a temáticas relativas a la naturaleza, la tradición y las culturas nativas de Chile. Canciones como ‘Cabo de Hornos’, ‘Morir Aquí’ o ‘Raco (Viento del Sur)’, son ejemplos de aquella vocación, que se realza gracias a su sonido envolvente, con atmósferas de teclados (pregrabados en esta ocasión), el virtuosismo de sus músicos en la ejecución y la voz de Cinthia que, lamentablemente, tenía un volumen bajo y que sonaba “encerrado”, provocando ecos y acoples. Lejos de ser una buena presentación de Crisálida, por detalles ajenos a ellos en cuanto a sonido, lo grato es poder ver a artistas chilenos con talento aprovechar este tipo de instancias.

El frío del teatro calaba hasta los huesos, mientras en el escenario se preparaba todo para la presentación de la cantante finlandesa y su banda. Una introducción orquestal recibían a la banda que tomó posición y ejecutó los primeros acordes (extrañamente muy funkys) de ‘Demons in you’. Ipso facto aparece Tarja, como una diosa bajada del Olimpo, vestida elegantemente con traje negro, acaparando todas las miradas. Radiante. Sonriente. Expresiva. Parecía mucho más eufórica que los asistentes, desde el minuto uno y durante toda la velada. Vez que pudo lo dejaba claro en un perfecto español: “los extrañaba muchísimo”.

Como era de suponerse, el setlist estuvo cargado a su último disco “The Shadow Self”, trabajo que la volvió a poner en un sitial de excelencia dentro del metal sinfónico, luego de un par de discos no muy bien recibidos por la crítica y algunos fans. El single ‘No Bitter Ends’, por ejemplo, sonó poderoso, con la banda sin especular en intensidad ni volumen. Es en estos pasajes donde el despliegue vocal de Tarja demuestra el porqué se ha convertido en una de las voces femeninas más indiscutibles y sobresalientes del metal. Su registro es tan o más contundente que la banda. Un talento de marca registrada que se deja lucir aún más cuando interpreta su repertorio más operístico, como ‘500 Letters’, ‘Shameless’ o ‘Victim of Ritual’. O su visita nostálgica al cancionero Nightwish, la banda con la que conquistó a los seguidores del género. Por supuesto, el público disfruta de este recuerdo, aunque hacerlo en formato medley le resta emotividad.

Pero ahí donde se puede encontrar un punto bajo, aparece Tarja como perfecta anfitriona, como una verdadera maestra de ceremonia: invitaba a los asistentes a agitar los brazos, aplaudir; se movía de un lado para otro, bailaba, cabeceaba; hablaba en español, en inglés. ¿Desafinó en alguna oportunidad? ¿Le habrá faltado aire? Parece irrespetuoso hasta escribirlo. Su nivel es sublime, excelso, que no deja espacios para la duda. Se da el lujo hasta de bajar los decibeles y hacer una pequeña intervención acústica con parte de sus temas, también en modo medley. Quizás, el momento de mayor comunión con sus seguidores.

Otros puntos altos fueron la ovacionada ‘Calling From The Wild’, con la banda demostrando una ejecución perfecta, destacando el guitarrista Julian Barrett, cuyos riffs y solos, más la complicidad de su partner en batería. El resto de la banda cumplía, siendo el ex-Apocaliptica Max Lilja, el que menos se escuchaba con sus arreglos en violonchelo –excepto en el acústico-, pero que fue uno de los más entusiastas arriba del escenario. ‘Supremacy’, el cover de Muse, también fue un momento aplaudido, acercando una canción pop hacía el metal (ayuda el espíritu sinfónico plasmado en la versión original). Sin mayores arreglos, lo que hace Tarja con ese gesto es poner en valor la obra de los ingleses. “Soy fanática de Muse”, incluso recalcó.

Un show a la altura de las expectativas que el público de la finlandesa ya reconoce. Siempre será reconfortante escuchar una voz con tanta consistencia, entre tantas otras de calidad dudable que aparecen en la escéptica escena metalera. Con Tarja no hay duda. Su voz pasará a la historia, con ese rango de soprano lírica. Virtuoso, diáfano, inmarcesible. Tanto sus canciones como su show se centran en hacer relucir todas esas virtudes. Y qué seguir diciendo sobre su performance como frontwoman, con una presencia que encandila, y eso es muy potente, muy atractivo. Y tampoco rifa su talento, haciéndose acompañar de músicos de primer nivel.
  
Las emociones estaban a flor de piel. Y luego de un final tan intenso (‘Innocence’, ‘Die Alive’, ‘Until My Last Breath’), aún quedaba un pendiente. Terminado el show, con las luces encendidas, el público saliendo y la banda saludando a algunos fanáticos, suena de fondo ‘Black Hole Sun’. Tarja se queda, sin micrófono parafrasea. Aplaude. Le da el adiós a Cornell. La música es eso, sin importar muchos los estilos, el talento se reconoce y cruza las fronteras. Tarja, aún sabiendo que era la estrella de la noche, permitió ese espacio. Profesionalismo y empatía a prueba de fuego.

César Tudela
Fotos: Peter Haupt

Tarja: Talento apolíneo
Tarja: Talento apolíneo
Tarja: Talento apolíneo
Tarja: Talento apolíneo
Tarja: Talento apolíneo
Tarja: Talento apolíneo
Tarja: Talento apolíneo

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Tocatas Crisálida Crisálida #TerrAncestralVIP 0 seg
Videos Tarja An Empty Dream 1 día 28 mins
Novedades Tarja Tarja estrena nuevo single y video clip 1 día 18 horas
Galeria Chargola Fuckinfest 3 semanas 6 días
Shows Chargola Fucking Fest Femme: Causa e inconsecuencia 3 semanas 6 días