Se encuentra usted aquí

Sirenia: La unión de lo sinfónico y lo pesado

Sirenia: La unión de lo sinfónico y lo pesado

Una jornada para sus fans más acérrimos
Sirenia: La unión de lo sinfónico y lo pesado

10 de marzo de 2017 - La Batuta
Santiago - Chile

Más de cinco años pasaron para que los noruegos Sirenia volvieran a pisar suelo nacional. “Dim Days of Dolor”, su más reciente trabajo, es el material con que comenzaron una nueva gira mundial, partiendo su tramo sudamericano en Santiago frente a unos fans que lentamente llegaron a la Batuta, ocupando apenas cerca de la mitad de su totalidad, pero que estaban ahí por una banda a la que realmente esperaban.

La intro envasada ‘Seti’ sirvió de antesala para ‘Serpent’, del álbum “The Seventh Life Path” (2015), que abrió el show y fue inmediatamente aclamada por los presentes, que recibían coreando cada canción e incluso con saltos durante algunos momentos, pero en relativa tranquilidad en comparación con otros shows del mismo tipo. Tras unas breves palabras del guitarrista y fundador Morten Veland para saludar, siguió con la presentación ‘Lost in Life’, para luego continuar tras otra pausa con ‘Dim Days of Dolor’, que fue muy bien recibida, demostrando el fanatismo que mantienen sus seguidores, al disfrutar de todo lo que los noruegos ofrecían. La banda, por su parte, se veía cercana, al comunicarse entre la mayoría de los temas, sobre todo Veland, que fue quien más habló con sus seguidores. Si bien en un principio la batería se sentía mucho más fuerte que el resto de los instrumentos, el sonido mejoró en cosa de minutos y fue durante la mayoría del show bastante claro, pero la guitarra de Jan Erik Soltvedt se perdía en más de una ocasión, escuchándose muy poco a ratos en comparación al resto de la banda.

Las melódicas voces de la recientemente ingresada Zoldan y los guturales acompañamientos de Veland, además de pesadas secciones que incluyeron blast-beats, le dan a la banda una versatilidad que no le falta a su estilo, sobre todo al agregar arreglos sinfónicos y coros operáticos, pero que se sentían demasiado envasados al usar pistas grabadas, al igual que con el bajo, al no tener a nadie encargado de aquel instrumento para las presentaciones en vivo. Es entendible en algunos casos en que es más complejo ejecutar algunas partes del sonido que caracteriza a la banda, pero también hace falta ver como se toca, dejando de lado lo previamente grabado, sobre todo en el caso del bajo, instrumento más que esencial. De todas formas, el público respondía de forma más que positiva a lo que Sirenia dejaba en el escenario. La mayor parte de la discografía fue revisada durante el show, pasando por material del álbum debut de 2002, “At Sixes and Sevens”, como ‘Meridian’ -en donde Verland tomó un mayor protagonismo al asumir la mayor parte de las voces-,  de álbumes posteriores como  ‘Cold Caress’, ‘My Destiny Coming to Pass’, ‘The End of it All’, y material del más reciente álbum como ‘Treasure n’ Treason’, ‘Ashes to Ashes’ y ‘Elusive Sun’, esta última tocada por primera vez en vivo en esta jornada.

Más allá de la algo reducida concurrencia, a la banda se le vio muy animada durante la presentación, presentando Morten -y a veces Emmanuelle- los temas y siendo cercano con los suyos, agradeciendo por el buen momento que viven e interactuando de cerca al punto de saludar de mano a los de las primeras filas. Aun así, quizás hizo falta una mayor interacción con los fans del baterista oriundo de Viña del Mar, Jonathan Pérez, al no comunicarse en su idioma natal como lo han hecho otros músicos nacionales de bandas extranjeras como Felipe Muñoz, tecladista en vivo de Finntroll o “Ra” Díaz, bajista de Suicidal Tendencies, pero que aun así recibió el cariño de los suyos. Tras las ovacionadas ‘My Mind’s Eye’ y ‘The Other Side’, la banda dejaría el escenario bajo los gritos de los fans que esperaban algo más. Lo que más se escuchó mientras la banda estuvo fuera del escenario fue ‘The Path to Decay’, canción que la fanaticada pedía a gritos, por lo que fue lo que dio inicio al encore. Tras ésta, el público esperaba algo más, por lo que la poco esperada y aun así aclamada ‘My Lost Tenore’, original de Tristania –banda original del fundador Morten Veland- cerró una jornada que abarcó aproximadamente cerca de una hora y treinta minutos de show.

Sirenia es una de muchas bandas que, a pesar de tener una convocatoria menor, siempre tendrá una base de fans fiel que estará siempre ahí. Más allá de lo que les pueda hacer falta como banda en vivo, las posibilidades de un show cercano con los suyos y que llene sus expectativas siempre estarán cada vez que pasen por acá. Morten dijo en algún momento cercano al final: “Hasta la próxima”. De haber una próxima, la banda sabrá que los suyos siempre estarán ahí, más allá de que sean en una cantidad posiblemente reducida, pero que vibrarán con cada canción que se les ofrezca, como sucedió en la Batuta en esta ocasión.

Luciano González
Fotos: Peter Haupt

Sirenia: La unión de lo sinfónico y lo pesado
Sirenia: La unión de lo sinfónico y lo pesado
Sirenia: La unión de lo sinfónico y lo pesado
Sirenia: La unión de lo sinfónico y lo pesado
Sirenia: La unión de lo sinfónico y lo pesado

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Entrevistas Sirenia Sirenia: "Vamos muy preparados para entregarles lo mejor" 1 mes 3 semanas
Novedades Sirenia Sirenia se presentará en Chile 2 meses 2 semanas
Videos Sirenia Once my light 2 años 2 semanas
Discos Sirenia Perils of the Deep Blue 3 años 8 meses
Novedades SIRENIA lanza clip de ‘Seven Widows Weep’ 3 años 11 meses