Se encuentra usted aquí

Accept + Pentagram Chile: Profanos, dementes, poseídos

Accept + Pentagram Chile: Profanos, dementes, poseídos

Una cátedra aplastante de Heavy Metal
Accept + Pentagram Chile: Profanos, dementes, poseídos

Sábado 16 de Abril
Teatro La Cúpula - Santiago - Chile

Un día lluvioso invitaba a refugiarse rápidamente en el interior del teatro La Cúpula en el Parque O’Higgins. Los legendarios Pentagram Chile eran los encargados de calentar los motores para iniciar la velada.

Pentagram Chile
No hace mucho, abril era la época del año en la que se vivía lo que para miles de amantes de la música extrema era tanto un sueño como un deber: Un festival metalero de nivel mundial hecho en Chile. Pese a que el evento sucumbió amargamente, algo de su alma permanece y permitió vivir algo muy parecido a un deja vu, porque como en 2013, nuevamente compartían escenario Pentagram Chile y los monumentales teutones de Accept.

Conscientes de la relevancia de la jornada y de la envergadura de su legado, el cuarteto nacional no se guardó nada y a las 20:00 horas en punto comenzó a ensayar su versión del apocalipsis sonoro con ‘Profaner’ y ‘Demoniac Possession’, clásicos inmortales interpretados con perfección brutal y motivación contagiosa que fueron ovacionados por los fieles que vencieron al temporal y que a esa hora prácticamente colmaban el teatro La Cúpula.

Junto con agradecer al público y reconocer el placer y el honor que para el grupo representaba telonear a los “dioses de Accept”, el imperecedero Anton Reisenegger avisa que tienen muy poco tiempo, por lo que prontamente recurre a esos riffs gélidos, casi black metal, que sirven de obertura para ‘The Apparition’ y a la velocidad desquiciada de la excelente ‘Horror Vacui’, ambas rescatadas del álbum debut “The Malefice”. El final de la presentación estuvo a cargo de ‘Demented’, cuya versión escalofriante y majestuosa fue el cierre ideal para un show breve, pero intenso y demoledor.

Accept
Con un teatro lleno hasta las banderas y con el público prendidísimo mucho antes que empezara a sonar la intro, se percibía en el ambiente que esta noche sería gloriosa y espectacular. ‘Stampede’ tomó por asalto a la audiencia y fue entonces que se desató la “Furia Ciega” de las leyendas germanas. Era el último show de la gira mundial de presentación del disco que se extendió por casi dos años, pero realmente parecía como si fuera el primero, la banda estaba fresca, llena de energía y vitalidad, poniendo sobre el escenario pasión, garra y sangre para darlo todo con una aplastante categoría. Lo de Accept no resiste análisis alguno y el concierto es lisa y llanamente aplastante a todo nivel.

‘Stalingrad’ demostró que en el material reciente ya afloran nuevos clásicos, y la audiencia simplemente enloqueció, transformando el recinto en una verdadera caldera, en una olla a presión. La nitidez del sonido permitía apreciar todos los detalles de una banda ensamblada a la perfección y si había alguna mínima duda sobre que el cambio de baterista podría haber afectado la contundencia del grupo en vivo, rápidamente Chistopher Williams se encargó de demostrar todo lo contrario, el nativo de Nashville es una máquina de quirúrgica y espectacular contundencia. Clásicos como ‘London Leatherboys’, ‘Living Fot Tonite’ donde Uwe Lulis toma el protagonismo tocando los solos, y la furiosa y salvaje ‘Restless And Wild’, transformaron el lugar en un escenario de guerra, donde muchos fans simplemente optaron por quedar a torso desnudo dado el sofocante calor humano que la potencia del grupo provocó. Recién después de 40 minutos y tras una tremenda versión de ‘Midnight Mover’, el grupo sacó el pie del acelerador e hizo una pequeña pausa para que el impresionante Mark Tornillo saludara a la audiencia. El pequeño pero fibroso vocalista no solamente canta de forma increíble, sino que también es un gran frontman siempre conectando con la audiencia de manera espectacular.

Pero sin duda alguna que la marca registrada de la banda la ponen esas dos leyendas icónicas y legendarias que son el bajista Peter Baltes y el líder por antonomasia, el extraordinario guitarrista Wolf Hoffmann. Su porte gigantesco sobre el escenario (literalmente), su exquisita y depura técnica llena de virtuosismo, pasión y sentimiento, y su actitud imponente y gallarda, los transforma en unos músicos de otro planeta; cómo se entregan, y cómo coreografían cada canción del repertorio haciendo erizar la epidermis y dejando los ojos de muchos asistentes al borde de las lágrimas, más aún cuando joyas primigenias del catálogo de la banda como ‘Starlight’ suenan en gloriosas y conmovedoras versiones. Ni hablar cuando sonó la épica ‘Princess Of The Dawn’ otro clásico legendario, pero el material nuevo como ‘No Shelter’, ‘Dark Side Of My Heart’ y ‘Pandemic’ también fueron profusamente celebradas y es que el actual nivel creativo de Accept se encuentra en un estado de gracia. Sin sacar por ningún instante el pie del acelerador, el show se pasaba volando cuando llegó esa joya granítica del speed metal: ‘Fast As A Shark’ que terminó por destrozar a la audiencia con una lacerante y asesina versión, con esos riffs que simplemente se transformaron en escuela para muchas bandas posteriores. El show se cerraba en su parte regular pero quedaba mucho más con un bis nada menos que quadruple y avasallador. ‘Metal Heart’ sonó a gloria pura con todo el teatro de cabeza, donde incluso empezaron a caer gotas desde el techo dejando dudas sobre si eran de lluvia o de la condensación del sudor del sauna en que se había transformado el recinto, donde los pogos en cancha no paraban ni tampoco la pasión desatada en las tribunas. Tras cartón sonó ese aniquilador nuevo clásico del grupo, el tema con el que Accept hizo su declaración de principios para timbrar su regreso luego de 15 años: ‘Teutonic Terror’, simplemente una aplanadora a la que le siguió una potentísima y brutal ‘Son Of a Bitch’ para, literalmente, rematar  a la audiencia con la granítica ‘Balls to the Wall’ tras 22 canciones.

Tal como aconteció en su dos conciertos anteriores en Chile, el show termina y el público queda en estado de shock, sobre todo los más chicos que veían por primera vez a la banda; dos horas de aniquilación sin piedad de una banda que no da tregua, que remece cada hueso del cuerpo a punta de soberbio e implacable Heavy Metal interpretado como los dioses que son y es que no existe ninguna banda nueva en el mundo que pueda competir con esto; para lo que Accept pone sobre el escenario no hay relevo alguno, así de simple.

Dicen que la felicidad consiste en esos momentos mágicos e inolvidables que la gente puede recordar durante años. Bueno, esta noche fue uno de ellos, un show histórico y pletórico de una leyenda inmortal llamada Accept.

Texto Accept: Cristián Pavez
Texto Pentagram Chile: Mauricio Salazar
Fotos: Peter Haupt

Accept + Pentagram Chile: Profanos, dementes, poseídos
Accept + Pentagram Chile: Profanos, dementes, poseídos
Accept + Pentagram Chile: Profanos, dementes, poseídos
Accept + Pentagram Chile: Profanos, dementes, poseídos
Accept + Pentagram Chile: Profanos, dementes, poseídos
Accept + Pentagram Chile: Profanos, dementes, poseídos
Accept + Pentagram Chile: Profanos, dementes, poseídos
Accept + Pentagram Chile: Profanos, dementes, poseídos

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Accept Sorteo: Gana entradas para Accept en Chile 5 días 3 horas
Shows Satyricon Satyricon en Chile: Sentimiento puro 1 semana 3 días
Videos Pentagram Anticueca #2 (Audio) 1 mes 6 días
Novedades Invasión de shows: Descarga la revista Rockaxis #174 1 mes 6 días
Novedades Pentagram sorprende con este tributo a Violeta Parra 1 mes 1 semana