Home metal > Live reviewS > 2013 > TMF 2013: Escenario Internacional (Sábado)

TMF 2013: Escenario Internacional (Sábado)

LOCK UP, ARCTURUS, COC, SODOM, M. ANGEL, T. SISTER, DOWN

2013-04-1319


LOCK UP

 

Casi sin darnos cuenta, un año había pasado desde la maravillosa semilla que representó el The Metal Fest 2012. Y si en ese fundacional momento fueron los floridanos Obituary los encargados de dar el vamos al Escenario Internacional, en esta ocasión era el cosmopolita “dream team” Lock Up el encargado de dar el primer puñetazo.

 

Ciertamente, el demencial cuarteto jugaría de local, no sólo por la presencia del incombustible Anton Reisenegger, sino también por el cariño que siente el público metalero chileno por monumentos de la talla de Shane Embury, Nick Barker y “Tompa” Lindberg, lo que se confirmó con el estruendoso recibimiento que les brindó la parcialidad justo a las 15:00 horas, momento en el que salieron a escena para destripar con ‘Brethren of the Pentagram’ de su impecable “Necropolis Transparent”.

 

La sólida e intensa presentación repasó capítulos de toda la discografía de los multinacionales, destacando ‘Slaughterous Ways’, ‘Violent Reprisal’ (donde los metalheads extasiados manifestaron su fervor alzando los puños), ‘Accelerated Mutation’ (donde Tomas se volvió absolutamente loco), ‘Necropolis Transparent’ (coreada a todo pulmón) y ‘Submission’, momento en el cual el sueco preguntó a la masa si gustaba de la vieja escuela.

 

Lo que hasta ese minuto era un espectáculo impactante se transformó en imprescindible cuando el vocalista hizo un sentido recuerdo del grandioso Jesse Pintado, indicando que lo conmemorarían invitando al escenario al histórico Dan Lilker, para que, con dos “leyendas” del bajo y ante la mirada atónita de la multitud, ejecutaran ‘Storm of Stress’ y ‘Fear of Napalm’ de los legendarios Terrorizer. ¡Todo esto con Kevin Sharp y su característico sombrero como testigos privilegiados! Tras ese episodio antológico, que nos hizo entender que la hecatombe nuclear se había iniciado en Santiago y no en alguna de las Coreas, llegó la clásica ‘After Life Purgatory’, para que luego -outro de fondo- Lock Up se despidiera de la fanaticada dando evidentes muestras de alegría, agradecimiento, compañerismo y satisfacción.

 

Es cierto, la caja de Nick siempre sonó significativamente más fuerte que el resto de los instrumentos, opacando en algo el resultado general; sin embargo, los 45 minutos de descarga inmisericorde -ofrecida por cuatro tipos enamorados de su arte y de su público- fueron el arranque perfecto para otra jornada que asoma memorable.

 

Mauricio Salazar Rodríguez

Fotos: Sebastián Jiménez

 

 

ARCTURUS

 

Adelantándose a su hora de entrada (16:00), los noruegos de Arcturus hicieron caso a las plegarias por tenerlos de una vez por todas en suelos chilenos y que mejor si es en el marco de The Metal Fest en su segunda edición.

 

El quinteto de Oslo no deja material guardado y se pasea por su catálogo con la dupla compuesta por ‘Evacuation Code’ y ‘Ad Absurdum’, presencia escénica complementada por una macabra mascara lúcida por ICS Vortex (ex Dimmu Borgir), más visuales oscuras y un espectáculo bastante atmosférico, siendo enfáticos en su propuesta Black Metal Sinfónico.

 

Los dobles bombos milimétricos de Jan Axel Blomberg, mejor conocido como Hellhammer  (Mayhem, Dimmu Borgir), son la puerta de entrada a ‘Nightmare Heaven’, canción que golpea sin piedad las cabezas de los asistentes que retribuyen su actuar con puños en alto al son de guitarras minuciosas. ‘Hibernation Sickness’ da protagonismo en su introducción gracias a teclados pulcros, momento en que transforma a esta pieza docta de estos decanos en cómo dar clase con elementos oscuros y refinados, en otra punta de lanza en su itinerario.

 

De inframundo parte ‘Painting My Horror’; ingredientes inducidos por agudos imposibles de igualar, coge al respetable directamente a su bolsillo… uno de los mejores de su set. “Hagamos de esto un lugar infernal”, nos advierte Vortex, que con bandera en mano, ‘Alone’, es la encargada de echar abajo el Movistar Arena. El track muestra toneladas de blast beats y rasgueos a quema ropa, fusionadas con momentos melódicos que no pierden ni un gramo de peso.

 

‘Chaos Path’, una de las favoritas de su frontman, abre el sendero al virtuosismo sobrio que transporta a muchos a los confines de los astros…. notable. “Hay fans de la vieja escuela acá, ¿seguros?”, pregunta ICS a la asistencia, y al ver respuestas positivas les regala ‘Raudt Og Savrt’, una de las pistas más soberbias del tracklist, que cierra el eclipse sonoro de vertientes tan separadas como lo es lo clásico y el Metal denso. De ello son pocos los sobrevivientes de este arriesgado crossover.

 

Finalmente ‘Shipwrecked’ (se asoma lienzo de Arcturus entre la platea) y la introvertida ‘Master Of Disguise’ cierra una notable presentación más que nada para los fanáticos, aunque los más curioso se llevaron tamaña sorpresa. Punto alto de la jornada.

 

Juan Guillermo Carrasco

Fotos: Sergio Mella

 

 

CORROSION OF CONFORMITY

 

La máquina del mal no da tregua, e imparablemente luego de las poderosas presentaciones de Arcturus y Lock Up (estos últimos encargados de dar una estruendosa bienvenida a este segundo año de tan maravillosa iniciativa como lo es el The Metal Fest), le tocó el turno a Corrosion of Conformity, banda que hace casi seis años no sacaba un disco y que, de repente, de la noche a la mañana, sorprendió a los fans con su disco homónimo y más encima con un EP denominado “Megalodon”.

 

Esta vez, y con las armas ya cargadas desde casa, los de Carolina del Norte hicieron su aparición interpretando ‘Psychic Vampire’, el primer tema de su nuevo álbum. Con una multitud absolutamente variada, entre quienes se marchaban y los que esperaban ansiosos este magistral debut, continuaron sin piedad destrozando las notas al ritmo de la batería de Reed Mullin, quien con una precisión absolutamente metódica guiaba a sus compañeros de banda, sin dar descanso a un setlist matador.

 

No se hicieron esperar más y atacaron a quema ropa con su segundo tema de esta presentación, ‘Deliverance’, uno de los puntos álgidos del concierto, ya que en cuanto sonaron las primeras notas se sumaron inmediatamente aquellos que se iban y corearon este magnifico tema con el típico: “Nooouu, no deliverance…”. Francamente increíble.

 

La aplastante presentación continuó repasando temas de su más reciente placa como ‘The Doom’, ‘The Moneychanges’ y algunos de su época más temprana como el imprescindible ‘Technocracy’. Si bien hubo algunos problemas, como la voz de Mullin que prácticamente no se escuchó, nada empañó la presentación de los sureños.

 

Si bien hasta ese momento había sido un deleite y espectáculo imprescindible (para todos los melómanos y fans), escuchar a este poderoso power trío, que sonó como una orquesta completa, el punto de quiebre, el acabose total, el jolgorio de los asistentes llegó en cuanto invitaron al escenario a Pepper Keenan, quien tocó junto con los hombres del sur temas imprescindibles de la discografía de Corrosion: ‘Señor Limpio’ y ‘Vote with a Bullet’, con el que cerraron.

 

Realmente lo que era un deleite se convirtió en algo de culto y es que ver a Corrosion debutando en tu país, con Reed Mullin de vuelta a la batería y con Pepper Keenan cantando de nuevo, es un lujo. Esta postal, junto con Dan lilker tocando con Lock Up, sin duda será uno de los mejores recuerdos de esta nueva edición de uno de los festivales más crudos y potentes de nuestro país. (Keenan calentó los motores para lo que se vendrá cuando la noche caiga… Down)

 

Julián Inostroza

Fotos: Sebastián Jiménez

 

 

SODOM

 

Sin duda otro punto culminante en esta primera jornada del The Metal Fest fue Sodom. Los veteranos del Thrash alemán establecieron las bases para todo lo que estaba aún por venir y además lanzaron todas sus apuestas como representantes únicos de este movimiento en esta edición del festival. Con casi 51 años de edad, Tom Angelripper todavía puede mantenerse como en los viejos tiempos, y sus compañeros Bernd "Bernemann" Kost y Markus Freiwald aún tienen la capacidad de hacer que cualquier escenario se sienta como el más grande e importante  del mundo, y eso es algo que sólo algunos pueden lograr.

 

Sodom es una banda que siempre se ha visto apoyada activamente por su legión de leales fans durante los últimos veinticinco años… y hoy no sería la excepción. Era evidente desde el momento en que las primeras notas de ‘Among the Weirdcong’ se dejaron escuchar, que supe que tendríamos un show extremo y lleno de circle pits, ya que no pasó mucho tiempo para que los fans -en gran número- comenzaran a saltar y armar los primeros mosh, algo que tanto Tom como "Bernemann" Kost (guitarra) parecían recibir con los brazos abiertos.

 

Hubo numerosas ocasiones, sobre todo cuando sonaron clásicos como ‘The Vice Of Killing’, ‘Burst Command Til War, ‘Surfin' Bird’ o ‘The Saw Is the Law’, en las que Tom tenía que concentrarse en su instrumento mientras veía con “peligro” como los cuerpos se amontonaban en la cancha para iniciar el clásico ritual, pero el veterano alemán parecía más contento que molesto, incluso arengando a la multitud a moshear y a cantar junto a él sus clásicas canciones.

 

Sodom fue simplemente genial. El tiempo parece que no les importa, ya que siguen siendo tan poderosos y decididos como siempre lo han sido. El setlist fue perfecto con grandes canciones antiguas y algunas nuevas, como la estrenada ‘Stigmatized’ de su álbum número catorce, “Epitome of Torture”, próximo a editarse.

 

Es costumbre que las bandas suelan decir: "ustedes son el mejor público, los amo…", sin embargo, tengo que admitir que cada vez que Tom decía estas palabras realmente le creía. Nada que decir en contra de estos músicos, su entrega y profesionalismo les dieron un show 10 de 10. Simplemente autentico Thrash Metal alemán directo a la vena. Otros aspectos destacados del set fueron ‘Nuclear Winter’, ‘Outbreak of Evil’, ‘Agent Orange’, ‘Blasphemer’, ‘Fuck The Police’ y ‘In War and Pieces’, el cual, junto con una versión extraña de ‘Bombenhagel’, fueron algunos de los más sobresalientes de la noche.

 

A destacar como una banda, que ha existido desde hace treinta años sigan tocando con más energía que las bandas que poseen la mitad de esa edad y además sean tan amables y atentos con sus fans. En lo que a mí respecta, es la mejor manera de celebrar esta segunda edición del festival. Gran banda - show increíble. A esperar ansiosamente ese “Epitome of Torture” (2013), Sodom lo valen.

 

Alexis Pérez Escalante

Fotos: Sergio Mella

 

 

MORBID ANGEL

 

El imponente marco de público que colmaba la cancha y el primer nivel de butacas no sólo confirmaban que el “Ángel Mórbido” es uno de los números favoritos en Chile, sino que también llevaba a recordar su mítica primera presentación en nuestro país, elementos que sin duda hacían presagiar un show inmejorable. Rápidamente comenzó a confirmarse esta hipótesis con ‘Immortal Rites’ y un cuarteto sonando aplastante, al igual que en ‘Fall From Grace’, donde el doble bombo del pequeño Tim Yeung nos permitía entender por qué fue elegido como el reemplazante de “Comando”.

 

El azote continuó con la infaltable ‘Rapture’, la devastadora y magistral ‘Maze of Torment’, la sección dedicada a “Illud Divinus Insanus” (‘Existo Vulgoré’ y ‘Nevermore’, sencillamente brutales) y ‘Lord Of All Fevers And Plague’, ¡tocada algo más rápida que la versión de estudio!

 

En el tramo final del set, el carismático y locuaz David Vincent le indicó a la multitud que si se sabían la próxima canción, podían cantarla, pero si no, que Dios tenga piedad de nuestras almas. Acto seguido, nos impactaron con ‘Chapel of Ghouls’, con un punto cúlmine a cargo del inmortal Trey Azagtoth y su escalofriante sección de leads, la que dio paso a ‘Where The Slime Live’, del relativamente experimental ‘Domination’, momento en el que gran parte del público saltó al ritmo de una base instrumental avasalladora y sin fisuras.

 

Tras poco más de una hora de concierto, el grupo se despidió con la eterna ‘God of Emptiness’ (con Phil Anselmo cabeceando) y su hermana ‘World Of Shit (The Promised Land)’, bajando de esta forma el telón de un gig que rozó la perfección.

 

Es probable que algunos osen decir que los norteamericanos nos visitan seguido, que el setlist no tiene sorpresa, que su último compacto es mediocre o que se echa de menos a Pete Sandoval, pero lo cierto es que en esta latitud Morbid Angel recibe pasión desbordada y reconocimiento a prueba de balas. Y como no, si con espectáculos como el de hoy siguen confirmando que dictan cátedra en la música extrema y son dueños absolutos del trono del Death Metal.

 

Mauricio Salazar Rodríguez

Fotos: Sergio Mella

 

 

TWISTED SISTER

 

Uno de los papis del Heavy Metal, Twisted Sister, se presentaban en el Escenario Internacional del The Metal Fest con un marco de público alucinante, claramente debido a la expectación que causa una agrupación absolutamente histórica en el Rock y Metal. Y es que la banda liderada por Dee Snider en las voces, simplemente hizo lo que quiso con la fanaticada que se acercó a ver uno de los espectáculos más atractivos de la jornada sabatina.

 

Desde el primer momento que se anunció la llegada de Twisted Sister a Chile, muchos fueron los que dijeron que esto no era Metal… y vaya que estaban equivocados. El show presentado por los norteamericanos fue impetuoso, potente y se trató de una absoluta fiesta. Luces apagadas, condones inflados volando, manos alzadas y la música de AC/DC de fondo, fueron el preámbulo de este verdadero valuarte del género.

 

El comienzo con ‘You Can’t Stop Rock & Roll’ fue majestuoso. Snider demostró en todo momento una energía impactante, al punto que varias de las bandas que formaron parte del festival se vieron involucradas en la fanaticada. Miembros de Sodom, Brutal Truth y el mismísimo Phil Anselmo coreaban las canciones, levantaban sus brazos, igual que cualquier amante del Heavy Metal, y es que estas no son canciones, son verdaderos himnos de una leyenda.

 

Canciones como ‘The Fire Still Burns’ (dedicada como regalo de cumpleaños a uno de los amigos de la banda) o la emblemática ‘The Kids Are Back’, fueron sólo la antesala al climax de la jornada, que vino de la mano de la sempiterna ‘We're Not Gonna Take It’, la que en realidad para nosotros fue, es y siempre seguirá siendo ‘Huevos Con Aceite’, coro que cantado por absolutamente todo el Movistar Arena, dejando boquiabiertos a los miembros que pedían una y otra vez el estribillo en nuestro idioma. ¡Un imperdible del show!

 

En este instante el concierto podría haber terminado y probablemente muchos se habrían dado por pagados, pero lo que vino fue absolutamente notable: ‘The Price’, una de aquellas baladas infaltables en todo compilado de videos de los bares mundiales. Encendedores en alto, brazo sobre el hombro de tu chica y un inmenso coro confirmó eso de que somos el mejor público del mundo… apreciación hecha por los mismos miembros de Twisted Sister.

 

La teatral ‘Burn In Hell’ (con un Dee Snider empapado en una luz roja que hacía más demoníaco su rostro) y el Movistar volvió a caerse con ‘I Wanna Rock’ (también dedicada a otro cumpleañero del staff), que impulsó los “olé olé” que nunca fueron entendidos por Snider, quien tuvo que pedir ayuda Eddie “Fingers” Ojeda, quien fue el traductor de la jornada (momento de culto).

 

Para finalizar, ‘It’s Only Rock & Roll (But I Like It), que en realidad partió con un público bastante reacio, pero que finalmente cayó rendido a los pies de un vocalista con una actitud capaz de hacer saltar a miles de fanáticos (literalmente, ¿o no saltaste cuando Dee Snider lo pidió?). Un final de lujo que dejó en claro que los chilenos no sólo quieren el Rock & Roll, sino que realmente lo aman.

 

Rodrigo Bravo Bustos

Fotos: Sebastián Jiménez

 

 

DOWN

 

Caída la noche, el público presente en el Escenario Internacional se empezaba a impacientar cuando ya eran las once y cuarto -hora a la que estaba anunciado el show de Down- y el concierto aún no comenzaba y seguían probando sonido. A esas alturas el público ya estaba resignado a un atraso de largo aliento, pero a eso de un rato de probar sonido, los de Nueva Orleans comenzaron inmediatamente con ‘Lysergik Funeral’, tema que prendió a todos los asistentes que ya se encontraban ahí y a los que venían llegando de la sólida presentación de Undercroft en el lado nacional.

 

La euforia de los asistentes llegó cuando tocaron ‘Pillars of Eternity’, en el que al final de dicha canción el frontman Phil Anselmo indicó que se la dedicaba a Dimebag Darrell.

El carismático vocalista de Down hizo de las suyas, manejó al público como quiso, en varias pausas le pidió que cantaran el típico apoyo a las bandas, el “oh ooooo oh”, tomo agua, escupió, regaló botellas e incluso les pidió a los asistentes que cantaran el cumpleaños feliz a Kirk; si hasta el típico cover de Pantera que hacen, ‘Walk’, estuvo presente en esta nueva presentación.

 

Todo siguió con ‘Lifer’ y ‘Witchripper’, temas que aumentaron más lo ánimos de los asistentes y que fueron coreados por todos. También sonaron pistas como ‘Losing all, Ghosts Along Missisipi’, ‘New Orleans is a Diying Whore’, ‘Eyes of the Aouth’, entre otros de los temas más conocidos de Down.

 

Down fue un número más que adecuado para cerrar este primer día de celebración metalera, y no sólo porqué sonaron potentes y sólidos a pesar del pito que sonaba cada vez que Anselmo cantaba y de alguno los errores de guitarra de Kirk, sino porque Down realmente significó una fiesta llena de momentos de culto, como por ejemplo al principio de ‘Hail the Leaf’, donde Anselmo prendió un “caño”, dándole todo un sentido al tema. Además, el cariño de la gente hacia Phil y Pepper es algo que puede ayudar a cualquier banda al momento de subir a finalizar un festival de tal magnitud.

 

Sinceramente, el cierre de este festival fue una fiesta y una euforia total. Cuando para finalizar los de Nueva Orleans tocaron ‘Bury me in Smoke’, y casi llegando al final de la pista, dejan sus instrumentos, se sube una chica que toma la guitarra de Kirk, Woody Weatherman, Rich Mullins y otro sujeto toma el bajo de Pat, para seguir tocando el final de ‘Bury me in Smoke’. Mientras el grupo se despide, todo el escenario se vacía y queda Phil absolutamente solo, observando al público; les dice cantemos lo último por los viejos tiempos y canta la última frase de ‘Stairway to Heaven’ de Led Zeppelin, espera la respuesta del público, quien responde, tira el micrófono y se va. Un final de antología para esta primera jornada del The Metal Fest 2013 en nuestro país.

 

Julián Inostroza

Fotos: Sebastián Jiménez

Sección Banda Contenido relacionado
Articulos EL ESCUADRóN CHILENO EN THE METAL FEST
Biografia ARCTURUS
Cdaxis SODOM Epitome of Torture
Dvdaxis TWISTED SISTER The Video Years
Entrevista VOIVOD “Estamos muy emocionados de estar en chile y poder tocar junto a Megadeth y Dark Angel”
Noticia ESCUCHA CD DE CORROSION OF CONFORMITY
Live Review THE METAL FEST 2014 Apocalyptic Stage
+ Relacionados

 

Nombre


*Requerido

Email


*Requerido (No será publicado)




















   


Utiliza las últimas versiones de los navegadores Firefox | Chrome | iexplorer para una mejor experiencia en la web.