Se encuentra usted aquí

Maximiliano Sánchez, autor de “Massacre: 30 años de thrash metal”

Maximiliano Sánchez, autor de “Massacre: 30 años de thrash metal”

“Sin Massacre, probablemente la escena en sus inicios no hubiese estado articulada”
Miércoles 25 Enero, 2017
Maximiliano Sánchez, autor de “Massacre: 30 años de thrash metal”

Hace algunos años, el sociólogo Maximilano Sánchez investigó a fondo la escena metalera chilena de los ochenta no sólo desde un punto de vista musical, sino también como un fenómeno más amplio y con características de contracultura. El resultado fue el libro “Thrash Metal: Del sonido al contenido”, editado el primer semestre de 2014. Poco más de dos años después de ese hito, Maximiliano se atreve con un proyecto mayúsculo: Escribir la biografía de Massacre, uno de los emblemas del undergorund nacional y banda crucial para el desarrollo de la música extrema en nuestro país. Esa iniciativa se concretó en una obra de 420 páginas que acaba de ser publicada por la editorial Ajiaco. Teniendo en cuenta la relevancia del texto, nos pusimos en contacto con su autor para hablar de su segunda aventura literaria y de otros temas interesantes.

-Maximiliano, ¿cómo nace tu pasión por la música metalera?
-Fue a inicios de los noventa, cuando estaba en la enseñanza básica aún, séptimo u octavo. De casualidad llegaban discos de rock a mi casa. Por alguna razón aparecieron discos de metal. Recuerdo una portada azul de una banda llamada Gothic Slam que afuera decía “Thrash metal” y yo, un niño, pensé: “¿qué será esto?” Recuerdo incluso que conocí el “The Search”, de Necrosis, como el 90 (risas), pero sería absurdo decir que escucho metal desde ahí. Yo partí como el 93 más full, escuchando Sepultura, Slayer y Kreator, nada mal para empezar. Luego en la enseñanza media conocí amigos con los cuales intercambiaba casetes y conocí más a fondo la escena chilena: Criminal, Slavery, Undercroft, que era contemporánea en esa época. Seguí cambiando música hasta los primeros años de la U, cuando ya el mp3 y las descargas mataron toda esa magia, que si bien no estoy en contra de lo digital, sí era emocionante ir con tu cd o casete a la casa para escucharlo. También cuando te devolvían un disco todo rayado y puteabas a esa persona que se lo pasaste. En fin, son otros tiempos.

-Antes de publicar tus libros, hacías comentarios de discos y de conciertos en revistas y portales web, ¿qué te motiva a escribir?
-Me gusta escribir de metal y rock porque esto es una pasión, pero el tiempo me consume. Creo que continuaré solo con Rockaxis por ahora. Depende de cómo se sigan dando las cosas y de cuántas fichas me coloquen como escritor, pero la verdad no sólo me interesa escribir, tengo en mente otras cosas.

-¿Cómo se produce esa evolución de escritor de reseñas a escritor de libros?
-El primer libro nació fruto de una tesis que hice para titularme, por lo tanto, había presión en tener un producto. El libro está basado en esa tesis, pero claramente cambió en un 70%, pues se le incluyeron fotos y otras cosas, pero trabajé sobre una base ya existente. Respecto del libro “Massacre”, tomó más tiempo porque partió sólo de una idea. Podía ser un éxito o un fracaso editorial, pero quedé muy contento con la forma y fondo del libro. La verdad, jamás creí posible que pudiera escribir un libro, menos dos. No sabría decirte cómo se dio ese tránsito, sólo me lancé porque sentí que podía hacerlo, porque esto me apasiona y me gusta de verdad, por tanto, sabía que lo iba a terminar sí o sí, y creo tener ciertas habilidades mínimas de redacción e ilación de ideas.

-¿Cómo nace la idea de hacer “Massacre: 30 años de thrash metal”?
-Nace por una inquietud de querer investigar una banda que siempre me pareció atractiva desde su lado más íntimo. Había escuchado tantos mitos y comentarios sobre ellos, incluso antes que me viniera a vivir a Santiago y los conociera personalmente. Siento que más allá de acumular años tocando, Massacre al ser pionero, ocupa un lugar privilegiado desde donde contar la historia mucho antes de la génesis del thrash. Es una perspectiva real para aproximarse a los verdaderos orígenes del metal en Chile, desde un lado más vivencial del día a día. Creo que eso se logró plasmar de buena forma en el texto. Detrás de Massacre hay muchas historias crudas que podrían haber llevado a cualquier banda a disolverse y dejar de lado el metal, pero ellos persistieron, y eso se valora.

-¿Cuánto tardaste en hacer el libro?, ¿cómo fue el proceso?
-Fue arduo. Tomó como un año y medio. Partió desde cero. Imagínate el proceso de tener cero páginas y luego de eso llegar a 420. Recopilación de antecedentes, prensa, entrevistas con los miembros desde 1978. De hecho, se dio una situación muy especial: Junté a Mauricio Yáñez (primer baterista oficial), Alfredo Torres (primer guitarrista) y Yanko, los 3 Massacre originales. No se veían hace como 30 años porque Alfredo vive en Brasil, pero logramos juntarnos. Fue una conversación apasionante, acalorada. Ese tipo de cosas me dio mucho gusto lograrlas. Me contacté con gente que compartió con ellos en conciertos internacionales: Pocho, de Argentina, que los llevó para allá el ‘89, Gente de Alvacast, de Montevideo, Curriculum Mortiis de Perú, etc.

-¿Cómo y cuándo se lo propusiste a la banda?
-Lo conversé con Yanko, que era con quien más tenía contacto y, bueno, es el líder de la banda junto con Lalo. Le dije que tenía ganas de escribir algo de ellos y siempre se mostró abierto a colaborar y con muchos deseos de que se concretara, pero había que ver los recursos, tiempo y toda la logística, por tanto, esto no era más que palabras y un sueño en un inicio. Pero cuando ya pasó el boom de mi primer libro, decidí embarcarme en esto. Postulé al fondo de la música, al área de investigación, y me lo adjudiqué para el año 2015. Se alargó más de la cuenta, pero las 420 páginas lo justifican.

-¿Cómo se portaron en cuanto a compromiso y participación en el proyecto?
-Un 7 todos, excepto Diego “Bestial Fucker”, que si bien habíamos acordado una reunión, luego de eso se fue entrampando el tema hasta que desistí de su persona porque se tornó complejo el asunto y mejor no dar detalles. Sólo resta decir que siempre asumí que la participación acá era opcional. Jamás imaginé en pagarle a alguien por ello. Yo casi no recibí plata para toda la pega que hice. Siempre traté de dar todas las facilidades a los músicos, de que fuera en un lugar y hora que les acomodara, compartir unas cervezas y eso.

-¿Está contenta la banda con el producto final?, ¿qué comentarios te han hecho?
-Los comentarios son pocos porque el libro es tan largo que muchos no lo han terminado de leer (risas). Además, a muchos aún no les he podido entregar su ejemplar de cortesía, pero el resultado ha sorprendido a quienes lo han visto. Creo que ninguna banda en Chile tiene una biografía tan extensa y completa como esta, menos de metal. Quienes se lo han leído lo encuentran muy sincero. Sorprenden los datos que existen, los detalles tan minuciosamente tratados y la enorme cantidad de material gráfico que ni la propia banda conocía. Quizá por ahí algunos piensen que interpreté de otra forma ciertos hechos que se narran, pero finalmente esto es una investigación y todo dato se trianguló tal cual como si fuera un estudio de cualquier fenómeno y en ese sentido creo que fui muy objetivo pese al enorme volumen de información que existía.

-¿Cuál es la importancia de Massacre en el metal chileno?
-Mucha. Pioneros, gestores. Sin ellos la cosa se hubiese demorado más. La sala de ensayo de la calle Carmen durante 1985 fue un punto de reunión y de formación de bandas. Allí se gestó el Death metal holocaust. Sin Massacre, probablemente la escena en sus inicios no hubiese estado articulada y estaríamos hablando de los inicios del metal en Chile para el año ‘87.

-¿Cómo te sientes tú con el libro?
Contento, satisfecho. Siento mucho orgullo porque además lo saqué en un momento súper difícil a nivel personal, donde a ratos se me iban las fuerzas, pero la verdad como que en 2 meses la cosa avanzó demasiado y de pronto me vi con un archivo que estaba pesando como 200 mb y que llegaba a las 350 páginas.

-Max, eres sociólogo y tu libro anterior, “Thrash Metal: Del sonido al contenido”, aborda los orígenes de una contracultura, ¿qué enfoque le diste a “Massacre: 30 años de thrash metal”?
-Lo de Massacre es una investigación musical, tal cual. Incluso para plantear mi proyecto inicial y adjudicarme el Fondo tuve que definir una metodología, plan de análisis, desarrollar una carta Gantt, trabajo en terreno y todo eso. Sin embargo, a medida que escribía, claramente le di el enfoque más lúdico y tuve una total libertad de incluir contenidos y citas de acuerdo a mi parecer. La historia es como un cuento, lo que intento es que el lector sienta como si la misma banda le estuviese contando los hechos. Esa es como mi forma de escribir. No soy denso con mi pluma, como sí lo son la mayoría de los sociólogos.

-El libro fue lanzado en noviembre en la cuarta versión de la Feria del libro heavy, en Buenos Aires, Argentina, ¿de qué se trata esa iniciativa?
-Es un evento que ya va en su cuarta versión. Se realizó en el barrio de Boedo, en el centro cultural “La Imaginería”, un lugar bien agradable y tranquilo, al menos mientras estuvimos ahí. Existían stand de ventas de todo tipo de souvenirs asociados al metal y varios libros que se editan allá. Andaba gente de medios asociados al metal, músicos y público metalero en general. Los argentinos no son tan buenos para los tarros como nosotros, prefieren el heavy y hard rock de Hermética, V8. Aman a sus bandas, Pero a pesar de eso, sí hubo mucho interés por mis publicaciones. Dejé algunas allá. Aparte, me compraron otras pocas copias. Nada mal para el promedio que uno vende en eventos de este tipo. Hubo muchas ponencias. Incluso algunos músicos interpretaban temas y se dio un ambiente de mucha camaradería. Preguntaban mucho por la escena de acá. Muchos la conocen a cabalidad, sobre todo los que gustan del death y thrash metal.

-¿Cómo se gestó tu participación?
-Me contacté con el organizador, Sergio. Le dije que estaba interesado en participar. Le envié un pequeño resumen de mi ponencia y la cosa prendió. Bueno, también el hecho de tener 2 libros publicados le dio más peso a mi participación también. Allá se lanzó lo de Massacre. Llevamos un par de copias que fueron presentadas en sociedad, incluso antes que en Chile. Mucha gente quedó prendida y hoy me piden copias del libro. En ese sentido estamos viendo la posibilidad de ingresar de lleno al mercado Argentino, no con copias aisladas, sino con varias en distintos lados.

-¿Cómo fue tu experiencia participando en ella?
-Excelente. Compartí mucho con los metaleros de allá, hice algunos contactos con gente de medios que me propuso cobertura una vez que saliera el libro por acá por Chile y ahora estamos en eso, viendo la posibilidad de que aparezca en revistas (impresas) a inicios del 2017 y algunos programas de radio en unas semanas más.

-¿Cómo te ha ido con “Thrash Metal: Del sonido al contenido”?
-Bien. Ese libro siempre será un aporte y material de consulta. Es como mi primer hijo. Tuve participaciones en feria Pulsar, Feria del Libro, entrevistas en radio y TV. Salieron 300 copias y ya se han vendido cerca de 1000, entonces estoy muy contento por eso. Aún me quedan como cinco copias. De hecho, ya vendí un combo porque un chico estaba interesado en los dos libros. Claramente, la prioridad es dar a conocer lo de Massacre, pero si alguien gusta también ando con estas pocas copias bajo el brazo.

-Salvo Patricio Jara, no recuerdo a alguien que haya escrito más de un libro dedicado al metal chileno. En ese sentido, pienso que eres una voz autorizada para hablar de la música extrema local, ¿cuáles son, a tu juicio, los cinco discos ineludibles, las cinco bandas clásicas más importantes y las cinco bandas actuales más recomendables en lo que a metal hecho en Chile respecta?
-Creo que de las clásicas, ya me di cuenta de sobra que Massacre es una de ellas, Pentagram, Warpath, Necrosis y Dorso.
Cinco discos: Undercroft, “Twisted Souls”. Los conocí en el colegio y luego los vi en vivo como el 97, ¡y morí! Es mi producción chilena favorita, también por mi marcada afición por el death metal. Sadism, “Tribulated Bells”. Importante por ser pionero del estilo, aunque siento que esta banda está mejor ahora que antes. Torturer, “Opressed by the Force”. De los mejores discos que se han hecho acá. Técnica y calidad pura. Execrator, “Silent Murder”. A pesar de que me gusta más Execrator antiguo, este disco tiene un nivel técnico superlativo y un sonido demoledor para la época. Inquisición, “Steel Vengance”. Creo que es la mejor banda de Heavy metal de acá. Un disco que, a mediados de los 90 también me voló la cabeza. No puedo dejar afuera probablemente uno de los mejores discos que se ha hecho en la última década y para mí, en toda la escena: “Sights of Suffering”, de Atomic Agressor.
Bandas actuales hay muchas. No sé si llamarle actuales porque muchas llevan una trayectoria importante desde los noventa, pero destaco a Force of Darkness, Unaussprechlichen Kulten, Magnanimus, Thornafire, Darkemist y Nuclear, además de una infinidad de bandas underground que podría tomar otra entrevista. Sólo hay que prestarles atención o ir a darse una vuelta por el Arena Recoleta u otras comunas donde estas bandas se presentan regularmente.

-¿Habrá una presentación oficial del libro?, ¿cuándo?, ¿dónde?
-Estamos planificando algo bien especial. Estaremos y estamos en muchas instancias, ferias, estuvimos en la Bar Bestial Conspiracy vendiendo copias en un encuentro llamado “Extreme metal meeting”. La verdad, estaré en cualquier lado que me inviten, no importa si es un mega evento o el más puro underground. Tendremos presentaciones periódicas en distintos lados. Estamos por confirmar en la biblioteca nacional y otros lugares, pero queremos que el lanzamiento oficial sea inolvidable y apoteósico, por lo tanto, creo que durante el verano estaremos planificando y anunciando dónde y cuándo.

-¿Cómo se puede conseguir el libro?
A través de mi correo: sanmaximiliano@gmail.com y a través de la editorial Ajiaco. Pueden escribirle a Pablo, que fue el editor del libro, a lacroix.pablo@gmail.com. De todos depende que estas copias se vayan agotando y podamos reimprimir más, por tanto, también les recomiendo vayan a las tiendas especializadas del ramo: SickBangers en Providencia, tiendas del Eurocentro (Rock Music, Traffic) y Librerías del GAM. Inclusive, lo encuentran en Deremate. Estamos gestionando otros lugares, los cuales avisaremos mediante las redes sociales: mi Twitter @maxiasm, el Facebook de Ajiaco Ediciones y existe un fan page en Facebook con el nombre del libro donde también anunciamos novedades. A su vez, hay un sitio que desarrollé mientras se ejecutaba el proyecto y que ahora pretendo retomar como sitio oficial de la publicación. Hay cosas interesantes como extractos de videos con las entrevistas y otras sorpresas. También es una vía de contacto directa conmigo: sanmaximiliano.wixsite.com/massacre

Mauricio Salazar Rodríguez

Maximiliano Sánchez, autor de “Massacre: 30 años de thrash metal”
Maximiliano Sánchez, autor de “Massacre: 30 años de thrash metal”
Maximiliano Sánchez, autor de “Massacre: 30 años de thrash metal”
Maximiliano Sánchez, autor de “Massacre: 30 años de thrash metal”
Maximiliano Sánchez, autor de “Massacre: 30 años de thrash metal”
Maximiliano Sánchez, autor de “Massacre: 30 años de thrash metal”

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades "Rock con cara de mujer": Disfruta y comparte la revista Rockaxis 166 1 mes 1 día
Novedades Sol Sistere Sol Sistere con cambios de formación 3 meses 3 semanas
Novedades Massacre Apareció libro de Massacre, legendaria banda nacional 4 meses 1 semana
Novedades MetalChef Nuevo capítulo de MetalChef Chile 5 meses 1 semana
Entrevistas Slayer Slayer. “Reign in Blood” (7/10/1986 - 7/10/2016) 5 meses 3 semanas