Se encuentra usted aquí

Reign In Blood

Reign In Blood

Reign In Blood

Martes 28 Junio, 2011
1986. American

La relación de todo lo que representa DaVinci para el arte, Slayer lo es para el metal, específicamente el thrash. Además no es tan descabellada la comparación que La Monalisa sea catalogada de la misma forma que "Reign In Blood", es decir son las obras más significativas e importantes que han creado sus respectivos autores.

Gracias a este álbum Slayer inmediatamente se aseguró un lugar de privilegio entre los gigantes del rock en base a una fuerte ejecución musical que gozaba de buenas líricas, un sonido más que excelente, incluso para el día de hoy y una instrumentación precisa que moldeaba de manera perfecta el verdadero estilo thrash, en su más pura expresión. 'Angel Of Death' abre este disco con uno de los mejores riffs creados dentro del metal, que para cualquier persona amante de esta música, es sencillamente inolvidable. La voz de Tom Araya le añade un toque preciso y efectivo, matizado entre gritos agudos y voces relativamente más guturales que le dieron un sello personal al sonido Slayer. Además no se puede dejar de lado el contundente trabajo percutivo de Dave Lombardo, un baterista que gracias a este álbum y muchos otros, se ganó el respeto de toda una generación.

'Piece By Piece' y 'Necrophobic', son los temas más cortos del disco, pero muestran al grupo en su mayor esplendor, con esos riffs asesinos y oscuros, sin dejar de lado los solos ('Necrophobic') de Kerry King y Jeff Hanneman, los cuales mantienen una estructura similar -veloces punteos- en la mayoría de los temas.

`Altar Of Sacrifice`, sigue la misma línea de las composiciones antecesoras con un gran nivel de intensidad que al final disminuye lentamente hasta fusionarse con el tema posterior, sin antes demostrarle al mundo -en ese entonces- su afinidad hacia Satán ('Enter to the Realm Of Satan'!).

'Jesus Saves' baja un poco la rapidez, pero sin duda es uno de los temas más oscuros y pesados de este disco, con grandes quiebres y solos a cargo de la dupla Hanneman/King. Luego sigue 'Criminally Insane' con Lombardo solo en un comienzo, para mantener la misma estructura vocal e instrumental demostrada a lo largo de todo este trabajo. 'Reborn', hace renacer una métrica más oscura, basado en esos riffs que fueron creados en el mismo infierno -a juicio de muchos-, y que en un futuro no muy lejano logró influenciar a todo un estilo llamado death metal.

'Epidemic' mantiene las llamas ardiendo, llegando a ser considerada una composición más original dentro del estilo Slayer, no tan oscuras como sus antecesoras, pero igual de intensas que siempre.

Por último 'Postmortem' y 'Raining Blood' le dan el tiro de gracia a todos los que dudaron que "Reign In Blood" no era una obra de arte. De partida 'Postmortem' tiene todos los ingredientes que demostró la banda durante sus primeros discos, con un comienzo más "melódico" que lo normal, para continuar con uno de los grandes quiebres en la historia de la banda, justo cuando el track marca que empieza 'Raining Blood', siendo en realidad la segunda parte de este mismo tema que termina justo en el trueno y la posterior lluvia de sangre que inunda los oscuros pensamientos de todo ser adicto a la banda, considerando este corte como un verdadero icono en la historia del metal. Como olvidar ese oscuro comienzo donde cada vez aumenta más la intensidad instrumental, terminando todo en el éxtasis de la velocidad de punteos y percusiones.

Lo más trascendente es que este placa de tan solo 30 minutos de duración, marcó para siempre a toda la nueva legión del death metal, de hecho más que un disco de thrash, para muchos "Reign In Blood" es uno de los primeros trabajos death metal dentro de la historia de aquel estilo.

Claudio Torres

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado