Se encuentra usted aquí

Balls to the Wall

Balls to the Wall

Balls to the Wall

Martes 28 Junio, 2011
1983. Lark Records

Sin duda, cuando se habla del Heavy Metal más purista y representativo, los nombres de Judas Priest, Iron Maiden y Accept son los primeros en saltar a la palestra. Y en el caso de los alemanes, todos coinciden en señalar que este es su mejor y más clásico trabajo, incluye su mayor hit (el tema título) y representa el disco más exitoso a nivel mundial de la banda, logrando el oro en Estados Unidos con 500.000 copias vendidas sólo en ese país. Pero lo más increíble de todo, es que en aquel lejano 1983, los círculos más conservadores y retrógrados presentes en todas las sociedades del mundo, alzaron sus voces acusando a esta placa de ser un disco lleno de mensajes subliminales homosexuales.

Catalogaron al vinilo como “un disco gay para gays”, quizás basándose en la imagen de la portada que puede hacer referencia a alguna imagen sadomasoquista, aunque todos siempre hemos sabido que el auténtico Heavy se toca en cuero y tachas metálicas. Lo cierto es que en todos los discos de Accept aparecía en los créditos la leyenda “All lyrics writen by Accept & Deaffy”. Pues resulta que “Deaffy” era un seudónimo bajo el cual la manager del grupo Gaby Hauke (y además esposa del guitarra líder Wolf Hoffman), ¡era la que escribía todas las letras de la banda! Además en el sobre interno del disco, el grupo escribió: “Dedicamos este trabajo a toda la gente de este mundo, a una mayoría desconocida que tiene los mismos problemas, los mismos sueños y los mismos derechos que tú o yo”. ¿Se puede considerar esto como un mensaje gay?

El álbum arranca con el riff asesino de ‘Balls to the Wall’ (la canción), con un sonido realmente espectacular grabado y producido por la propia banda en los Dierks Studios de Colonia, lugar donde los grandiosos Scorpions han registrado la gran mayoría de sus discos. Claro, la placa se inicia con un himno monstruosamente bien compuesto y ejecutado, con la genial voz desgarrada del gran Udo partiéndote el cerebro, pero como todo clásico que se precie de tal, no se sustenta en un solo tema. La profundidad del bajo de Peter Baltes acoplado a la perfección con el peso específico de la batería de Stefan Kaufmann (hoy guitarrista de U.D.O.), ponían la base en bandeja para las guitarras de Hermann Frank y Wolf Hoffman, este último muy influenciado por la música clásica, algo muy presente en sus solos, todo formidablemente aderezado por esos inconfundibles coros tipo “ejército alemán”, que le daban el sello al sonido único y distintivo de este pedazo de banda.

‘London Leatherboys’ era la siguiente, la que, en su tiempo, era la más relacionada con el mundo gay, cuando en la realidad habla de un grupo de motociclistas de chaquetas de cuero, una especie de “Hell’s Angels” a la europea. Un track con un groove infeccioso y una importante cuota melódica en la voz de Udo, un cantante que no solamente sabe gritar. ‘Fight it Back’ es el clásico metal a doble bombo que podría levantar a un muerto de su tumba, con unas líneas de guitarra realmente inspiradas y Udo haciendo toda clase de ruidos con su voz, logrando momentos realmente de antología. En ‘Head Over Hells’ es el bajo del poderoso Peter Baltes el que se roba la película, bordando otro gran tema de un disco que no tiene absolutamente ningún punto bajo en todo su recorrido. Nuevamente Udo nos demuestra que cuando quiere cantar en forma melódica, también es un gran cantante.

‘Losing More Than You’ve Ever Had’ es el notable “tema escondido” o “tapado” que siempre existe en un disco clásico de proporciones titánicas. Quizás no sea de los mayores himnos en vivo de la banda, pero es una canción simplemente grandiosa con un canon lleno de notables armonías vocales y de guitarras. ‘Love Child’ es otro de los más grandes himnos del disco, otro clásico instantáneo y que también fue acusado de promover una temática gay, cuando en lo cierto es que su letra habla de una cruda realidad ya por esa lejana época: la prostitución infantil. Niños sin dinero, ropa y alimentos, como los que pueden haber en cualquier gran urbe del mundo, que se prostituyen por dinero (o por pasta base o drogas como ocurre acá). ‘Turn Me On’, ‘Losers and Winners’ y ‘Guardian of the Night’, constituyen una tríada final de antología, donde el grupo manifiesta en diversos niveles de intensidad, su gran talento y habilidad para componer auténticos himnos del metal, con pasión, garra y originalidad, pero siempre sonando a 100% puro y duro Heavy Metal en cada surco.

El gran final de la placa llega de la mano de ‘Winterdreams’ una balada de corte épico adornada maravillosamente con guitarras acústicas y con una voz de Udo que emociona hasta la médula, un tipo que en vivo parece que va a estallar hinchando las venas de su garganta con su vozarrón de acero, pero que al mismo tiempo, te puede emocionar hasta las lágrimas con las sutilezas llenas de dulzura que le imprime a esta canción. Una gran manera entonces de terminar un álbum arquetípico de lo que debe ser el Abecedario o la Biblia de cómo componer un disco de auténtico Metal, y que en manos de estos alemanes, puede sonar más Heavy que un tanque de acero puro.

Cristián Pavez

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Artículos Recuento metal 2017 Recuento metal 2017: Nuestra oscura pasión 4 meses 3 semanas
Shows Accept + Barón Rojo Accept y Barón Rojo en Chile 6 meses 1 día
Galeria Accept, Barón Rojo Accept + Barón Rojo 6 meses 1 día
Novedades Accept Ganadores entradas para Accept en Chile 6 meses 3 días
Entrevistas Accept Accept: “Los fans nos inspiran en cada show” 6 meses 3 días